[Fiesta PCE 2014] Entrevista Secretario General del PCEJosé Luis Centella: “No habrá paz social mientras no exista justicia social” “No se trata ni de sumar siglas, ni de que nadie se diluya en la nada, el reto es construir un Bloque Social y Político de carácter alternativo que tenga vocación de mayoría”

Ginés Fernández González
Gema Delgado 18/09/2014

Mundo Obrero: Estamos a punto de celebrar la 37º edición de la Fiesta del PCE, ¿cuáles son los objetivos del Partido para la Fiesta de este año en un contexto de una crisis sistémica que dura ya 7 años?
José Luis Centella:
Este año la Fiesta se celebra en el marco de una campaña de la derecha para hacer creer a la ciudadanía que la crisis está terminando, que las reformas del Partido Popular han sido un acierto, pero la realidad es que millones de personas siguen en paro, y más de dos millones y medio no cobran ningún tipo de ayudas, los desahucios continúan, por lo tanto esta fiesta tiene que tener el significado de poner en valor la continuidad de la lucha por una salida social, anticapitalista y democrática de la crisis, y hacerlo desde los planteamientos de la máxima convergencia que nos permita construir el Bloque Social y Político que responda a la demanda de la mayoría social trabajadora.

Vamos a confirmar que no habrá paz social mientras no exista justicia social en una democracia real

M.O.: Este año se cumple el 25 aniversario de la muerte de Dolores Ibárruri, ¿qué podemos aprender del ejemplo de lucha de Pasionaria?
J.L.C.:
Una frase resume la vida, la lucha de Dolores Ibarruri, de nuestra Pasionaria, "más vale morir de pie que vivir de rodillas". Rebelarse, no resignarse, luchar frente a la injusticia y a la desigualdad dan a esta frase una dimensión que la convierte en el referente de quienes en cualquier lugar del planeta luchan y trabajan por un mundo mejor.

Dolores nos enseña que la lucha no se hace solo desde las instituciones sino sobre todo desde la calle, y combatió en la calle los desahucios, mucho antes de que la Plataforma de Afectados por la Hipotecas lo hiciera, defendió a los jornaleros del campo que exigían la tierra para vivir, bajó a las minas asturianas. Siempre Pasionaria estaba con los suyos, siempre combatiendo contra todo tipo de injusticia.

Pasionaria fue la voz de los soldados que en el frente daban su vida por los ideales de una república de trabajadores de todas las clases, de las mujeres que mantenían activa la Retaguardia. Era la voz potente, apasionada que daba ánimo y voluntad en los peores momentos. Y luego largos años de dictadura, de exilio de mantener viva la resistencia, de mantener la lucha, años en los que su figura se fue agrandando en la distancia de su Patria, en los que se fue identificando con los millones de trabajadoras y trabajadores que la escuchaban en Radio Pirinaica, la única que se podía escuchar en España sin ser censurada por el franquismo. Hasta su regreso del exilio en 1977 para recuperar la legalidad perdida, para reencontrarse con su Asturias minera y luchadora.

Por último quiero recordar que Pasionaria dejó escrito: “hay una cosa peor que ser minero; es ser mujer de minero. A la explotación del trabajo, la mujer añadirá la explotación familiar, la de servir al hombre y a la prole, haciendo que su jornada laboral no termine ni siquiera para reponerse”. Por eso fue presidenta de la organización feminista más importante de la época, la Organización de Mujeres Antifascistas, organización en la que las mujeres, comunistas, socialistas o republicanas, se organizaron en la lucha por la democracia y contra el fascismo, como hoy trata de hacer el Movimiento Democrático de la Mujer.

M.O.: También se cumplen 100 años del comienzo de la I Guerra Mundial y se acelera el número y virulencia de los conflictos bélicos, de guerras preventivas, de rearme de la OTAN, la masacre en Gaza, el caos generado en Siria, Iraq, Libia, y la guerra civil en Ucrania, víctima del conflicto de intereses de las grandes potencias, por no hablar de la olvidada Africa, ¿cuál es la apuesta por el internacionalismo y la paz del PCE?
J.L.C.:
En estos momentos la lucha contra las agresiones imperialistas, y la defensa de la Paz deben ser una prioridad para el conjunto del Partido, no habrá salida social de la crisis si no conseguimos derrotar a la OTAN. Por lo tanto, hacer frente al intento de imponer la dictadura del capital, vencer lo que se ha venido a llamar globalización capitalista, combatir el imperialismo más agresivo que ha conocido la historia, hace necesario poner en marcha un nuevo internacionalismo, un internacionalismo que sea capaz de aglutinar esfuerzos y potenciar luchas sociales y políticas en todo el Planeta, de forma especial la lucha por La Paz a nivel mundial necesita el desarrollo de foros de encuentro que sean referencia mundial de la lucha contra la dictadura de los mercados.

Desde estos planteamientos, proponemos realizar un encuentro internacional en el que participe el Partido de la Izquierda Europea, junto a otras organizaciones, colectivos y movimientos que confrontan con el imperialismo y luchan por derrotar el capitalismo. Encuentro que permita avanzar conjuntamente, desde la diversidad de opinión, el respeto a las diferencias y a los puntos de vista de las minorías.

En lo concreto se trata de poner en evidencia a los gobiernos que están permitiendo las masacres humanas que se cometen en Siria, Palestina, Libia, Iraq y un largo etc. mientras las multinacionales se van apoderando de las riquezas naturales del planeta.

M.O.: Otra violencia en aumento es la dirigida contra la mujer, que se manifiesta con muchas caras. Una de ellas en la política ultraconservadora del nacionalcatolicismo, potenciada por el PP, no sólo por las leyes antiabortistas de Gallardón sino por las actitudes continuas de sus dirigentes, como la del alcalde de Valladolid o el exministro y eurodiputado Cañete. Todo con el objetivo de relegar de nuevo a la mujer al cuidado de la casa, niños y dependientes, rompiendo con su emancipación económica, política y social. ¿Cómo está trabando el PCE frente a esta institucionalización de la violencia de género?
J.L.C.:
Las mujeres hoy, son víctimas de la doble explotación: convertidas en ejército de reserva, mano de obra barata al servicio de los mercados y recluidas en el hogar para cargar los cuidados. Son las más afectadas por las medidas anticrisis de los gobiernos conservadores. Estas medidas y sus consecuencias demuestran que lo que verdaderamente buscan es el retorno al hogar de la mujer.

Los países europeos poco comprometidos con la igualdad de género, entre los que se encuentra España, han utilizado la excusa de la austeridad económica para eliminar los organismos públicos específicos de igualdad. Los ataques a las conquistas de las mujeres como el derecho al aborto libre y gratuito, atenta directamente contra los derechos de las mujeres. La maquinaria reaccionaria se ha puesto en marcha. La voluntad de controlar y tutelar los cuerpos de las mujeres, su sexualidad y, en general sus vidas, responde, claramente, a una ofensiva de corte neoliberal pero sin duda de corte patriarcal.

Los movimientos feministas deben ser una prioridad estratégica para el PCE. No sólo por su capacidad de transformación sino porque el contexto económico actual nos atacará con toda su crudeza, los movimientos feministas se convierten en un eje central en la pelea política.

Para los y las comunistas debe ser tarea prioritaria organizar y movilizar a las mujeres desde todos los ámbitos posibles: asociaciones de mujeres, feministas, inmigrantes, jóvenes, sindicales, vecinales, de familias, de solidaridad…desde este punto de vista, entendemos que una de las tareas prioritarias del Partido Comunista es trabajar para la convergencia en torno a un bloque social anticapitalista que, desde la intervención sobre conflictos concretos, permita ir conectando todas las luchas para darles un sentido de unidad, con el fin de construir poder popular con capacidad de disputa al poder real con la RE-construcción del Movimiento Democrático de Mujeres: la creación de un gran frente de masas feminista que posibilite la acción unitaria de las mujeres, siendo dicha unidad, en estos momentos de vulnerabilidad social extrema, más necesaria que nunca.

M.O.: La recuperación virtual de la economía de la que se enorgullece el PP, que no llega a la mayoría, acaba de ser minimizada por el Banco Central Europeo. ¿Qué opina el secretario general del PCE de esa recuperación de la que presume Rajoy?
J.L.C.:
La crisis económica actual ha puesto de manifiesto las debilidades del modelo económico español, debilidades que se manifiestan en la pérdida de peso de las ramas productivas y predominio del capital extranjero en el sector industrial, junto a la práctica desaparición del sector empresarial público, consecuencia del proceso de privatizaciones.

Ante esta situación se articula la propuesta neoliberal, que ha llevado al crecimiento de la deuda, a la imposición de planes de ajuste, con políticas de ajuste que suponen una gigantesca operación de socialización de pérdidas de los bancos que son pagadas con fondos públicos, mientras los beneficios van directamente a manos de unos pocos.

En estos momentos las políticas económicas del Partido Popular están dirigidas a garantizar la recuperación de la tasa de beneficios del capital y al pago de la deuda a toda costa, políticas que son responsables de la situación dramática que viven las capas trabajadoras.

Estas políticas han generado el hundimiento de la actividad productiva y de la entrega de nuestra soberanía económica a los intereses de la Troyka, el resultado es paro y unas políticas sociales que nos están llevando a un aumento de las diferencias sociales mediante un cambio estructural, este proceso supone en la práctica la imposición de una auténtica dictadura de los mercados y la pérdida total de soberanía de los Estados.

Al mismo tiempo es una realidad que la imposición de los programas de ajuste solo será posible por medio de un retroceso sin precedentes de las condiciones sociales y laborales de la mayoría social trabajadora, acompañada de una política autoritaria para evitar por la vía represora el conflicto social.

Por lo tanto en el marco de las políticas de la UE que tan servilmente sigue el Gobierno del PP no pueden tener solución los problemas que sufren millones de personas. Solo desde la construcción de un nuevo Modelo de Sociedad, en la que se ponga la economía al servicio del Ser Humano para dar prioridad a la creación de empleo, la universalidad de los derechos sociales y que permita disponer de unos servicios públicos de calidad.

M.O.: ¿Nos podría avanzar cuáles van a ser los ejes centrales del mitin de esta Fiesta que abre el curso político del Partido?
J.L.C.:
Vamos a celebrar una nueva Fiesta en el marco de una profunda crisis, que tiene una dimensión europea e internacional pero que afecta, de forma especial, a los pueblos del sur de Europa. Hoy, la brecha que separa a los gobernantes, al servicio de los poderosos, de la gente común, se profundiza día a día, mientras nos desahucian, despiden, precarizan el trabajo, destruyen la sanidad y la enseñanza pública, los poderosos se llenan los bolsillos con el dinero que hemos generado las personas de la clase trabajadora, y reducen el gasto público para sostener el beneficio privado.

El sistema económico ha sido sacudido por una grave crisis. El capitalismo necesita periódicamente de estas crisis, es su ciclo natural, su forma brutal y convulsa de vida, como un mecanismo de poner sus beneficios en orden, para ello no dudan en destruir nuestras vidas.

Pero en estos momentos esta profunda crisis coincide y se potencia con una grave crisis política, que está produciendo una colosal transformación de la conciencia de millones de personas a través de su experiencia y de las movilizaciones.

Por lo tanto el mitin de la Fiesta tiene que ser una oportunidad para presentar las propuestas del Partido sobre la necesidad de ganar la batalla de las ideas al imperialismo como fase actual del capitalismo, y hacerlo desde nuestra identidad de comunistas, desde nuestro orgullo de pertenecer al Partido Comunista de España.

M.O.: ¿Cómo valora el PCE las movilizaciones que se están preparando por parte de las marchas de la dignidad, las mareas y los sindicatos en contra de las políticas represivas del PP?
J.L.C.:
Las Marchas por la Dignidad han sido una movilización unitaria, de amplísimo espectro social que confronta directamente con el intento de impulsar una salida antisocial a la crisis que nos lleva hacia una democracia limitada y secuestrada, que asegure por décadas la defensa de los intereses del capital.

El Partido debe volcarse para que las próximas movilizaciones levanten la voz de quienes no nos resignamos a sufrir las consecuencias de una crisis que no hemos provocado y que solo provoca paro, precariedad laboral, la exclusión social, desahucios, o simplemente no poder pagar la luz o el agua, mientras vemos cómo los bancos y las grandes empresas recuperan beneficios.

Los principales objetivos de estas marchas son la defensa del empleo digno y de calidad, la defensa de los servicios públicos y el rechazo de los recortes sociales, laborales, la denuncia de la criminalización de los movimientos sociales, la exigencia de una auditoria de la deuda ilegítimamente contraída por el Estado, resumidos en su lema Pan, Trabajo y Techo, objetivos que solo serán posibles conseguir sumando, convergiendo, trabajando juntos para plantar cara con éxito a la mayor ofensiva del capital en su objetivo de imponer sus intereses en la economía y en la vida de las personas.

M.O.: El PP importa las guerras preventivas en forma de legislación preventiva para intentar disuadir una confrontación social que se hace cada día más inevitable. El resultado es que ya hay más de 80 expedientes judiciales abiertos contra más de 265 manifestantes, la mayoría de ellos con vinculación sindical, que han participado en huelgas y protestas, entre ellos algunos camaradas y líderes sindicales. ¿Cómo está trabajando el Partido este ataque al derecho de huelga y de manifestación?
J.L.C.:
El sistema es consciente de que solamente con una fuerte represión de la protesta, acompañado de una legislación represiva puede hacer frente a las movilizaciones que provocan sus políticas antisociales.

La realidad es que en España hay cerca de 300 sindicalistas procesados por participar en piquetes informativos, manifestaciones u otras acciones reivindicativas, junto a miles de jóvenes que han recibido multas por su participación en manifestaciones, en lo que parece seguir una clara línea de criminalización de la protesta, de las reivindicaciones sindicales y del derecho de huelga y de reclamación y defensa de los derechos de los trabajadores.

Por ello, el PCE, toda la izquierda social, política y sindical tenemos que denunciar el aumento de las políticas represivas y la necesidad de situar en cualquier convergencia política la necesidad de derogación de toda la legislación de carácter autoritario aprobada por el Partido Popular.

M.O.: ¿Cómo valoras el intento del sistema de mantener la monarquía sin necesidad de celebrar un referéndum entre república y monarquía?
J.L.C.:
Ante el intento de consolidar la monarquía en la figura de Felipe VI como nuevo Jefe de Estado, sucediendo a su padre Juan Carlos I, sin que los partidos que sostienen a la monarquía hayan permitido que el pueblo pueda decidir libremente sobre si desea la continuidad de la monarquía o prefiere la república como forma de organización del Estado, el Partido Comunista de España deja claro que no aceptamos el intento de ligar la existencia de un régimen más o menos democrático a la continuidad de la monarquía.

Al mismo tiempo consideramos que la forma de organización de la Jefatura del Estado, como máximo representante de la ciudadanía, sólo adquiere plena legitimidad cuando está sostenida por la mayoría social expresada libremente en un Referéndum. Por lo tanto, el Partido Comunista de España rechaza la forma y el fondo en la que se ha producido la sucesión entre Juan Carlos I y Felipe VI y declaramos con toda conciencia que acatando por imperativo legal la actual forma del Estado, no le concedemos legitimidad de ejercicio en tanto no sea sometida a consulta ciudadana y ratificada por mayoría en un Referéndum libremente celebrado.

En consecuencia nos sentimos plenamente identificados en la declaración firmada por diversas fuerzas política en el Ateneo de Madrid el día 3 de junio y llamamos a todas nuestras organizaciones y militancia a implicarse en las Asambleas Ciudadanas que de forma unitaria están desarrollando una movilización para exigir la celebración de un Referéndum.

M.O.: Estamos en un proceso electoral que se extenderá hasta las elecciones generales de 2015. ¿Cuál es la posición del PCE en ese proceso de confluencia y qué forma y modelo plantea?
J.L.C.:
Sólo desde el reconocimiento de que la izquierda no cabe en un solo movimiento, o en una sola fuerza política, es posible avanzar en la constitución de la unidad tan necesaria en estos momentos de la mayor agresión por parte del capital que conoce la historia.

No se trata solamente de organizar una operación electoral, al contrario, el verdadero reto es avanzar en la construcción de un nuevo modelo de sociedad, desde el máximo respeto a las características de cada colectivo, desde el mantenimiento de los distintos perfiles, anteponiendo lo que nos une a las legítimas diferencias que existen, acordando un programa de mínimos que ilusione a la mayoría social trabajadora.

Por eso el reto del PCE es implicarse en la construcción de una alternativa para demostrar que es posible gobernar de otra manera, creando empleo estable y de calidad, auditando la deuda externa para no pagar la que no tenga relación con gastos sociales o de interés publico, cambiando el modelo productivo para acabar con la especulación, configurando un modelo de democracia participativa que permita a la ciudadanía decidir directamente sobre los temas que le afectan directamente, culminando la igualdad de genero y permitiendo a las mujeres ejercer el derecho a decidir sobre su cuerpo, y que configure un Estado multicultural, plurilinguistico y plurinacional.

Trabajar de forma sincera y leal en la construcción de una salida democrática y social a la crisis, no se trata ni de sumar siglas, ni de que nadie se diluya en la nada, el reto es construir un Bloque Social y Político de carácter alternativo que tenga vocación de mayoría.

Publicado en el Nº 276 de la edición impresa de Mundo Obrero septiembre 2014

En esta sección

El gobierno garantiza que nadie se quedará sin vivienda por no poder pagar el alquilerRelación de actividades consideradas esencialesSe paralizan todas las actividades no esenciales para que el contagio se reduzca al mínimo nivelSe paralizan todas las actividades no esencialesEl PCE reclama un plan europeo para la protección social

Del autor/a

A Marina Delgado Delgado, nuestra africanaHasta siempre, la lucha sigueAtaques acústicos de Cuba contra personal de los EE.UU. ¿ciencia ficción o realidad?Lo importante es ver cómo construimos un proyecto alternativo al capitalismoÚtiles a la gente