Atenas, primera parada de la campaña del PIE por el Trabajo Digno de la Mujer Los gobiernos tienen que acabar con las violaciones de los derechos laborales de las mujeres.

Gema Delgado 30/04/2015

La crisis tiene cara de mujer. Y no se limita a un solo país sino que se muestra en todas partes, además, las desigualdades se producen también entre diferentes grupos de mujeres en el mismo país. El desempleo, la precariedad, los contratos a tiempo parcial y el trabajo sumergido, se agudiza notablemente en las mujeres. Estas son algunas de las discriminaciones laborales que sufren las mujeres en el mundo laboral, unidas a la brecha salarial, la conciliación de la maternidad con el trabajo y otras formas de explotación laboral y sexual, desde las condiciones laborales de las migrantes, o de algunos sectores laborales, a la explotación social y sexual de la prostitución. Las más perjudicadas de todas son las jóvenes y las migrantes. También las mayores con más problemas para obtener una pensión digna.

De todo esto se habló en el encuentro celebrado el 24 y 25 de abril en Atenas sobre el Trabajo Digno para las mujeres, dentro de la campaña europea del Partido de la Izquierda Europea. Se realizó un análisis de la situación, de las causas y también de la ideología que subyace detrás de las políticas económicas y sociales que materializan esas condiciones.

En las conclusiones se subrayó que el patriarcado y el capitalismo no tienen fronteras, por eso hay analizar el tema desde una dimensión de clases con las desigualdades que se derivan. Y también se recordó que las mujeres que han pasado a la historia como símbolo de resistencia de la lucha por los derechos de las mujeres, tienen una dimensión feminista y de izquierdas. Es por eso que le corresponde a la izquierda alternativa recoger en sus programas las reivindicaciones y ambiciones de las mujeres, como expuso la presidenta del PIE, Maite Mola, que participó en la jornada. También explicó que las luchas hay que hacerlas a nivel europeo, y añadió que el Estado tiene que ser un patrón ejemplar en la protección de las relaciones laborales para preservar la igualdad de género en el mundo del trabajo.

En la presentación de las jornadas, la Secretaria General del Igualdad de Género en el gobierno griego de Syriza, explicó como las medidas impuestas por la troika han empeorado las condiciones laborales de las mujeres, e insistió en que no puede haber justicia social sin una salida social de la crisis y el previo reconocimiento de los derechos de las mujeres. También hizo hincapié en la necesidad de que el gobierno controle las violaciones de los derechos laborales de las mujeres y acabe con ellas.

La protección a la maternidad fue otro de los temas debatidos en este encuentro internacional. Se denunció que la patronal considera a las madres una carga y en lugar de hacerlo como recursos humanos, las penaliza. Las participantes reivindicaron que la maternidad tiene una dimensión social que concierne a la sociedad en su conjunto, y no se trata una cuestión privada. Y también se habló de prostitución, apuntando que 50 eurodiputados del GUE/NGL se opusieron a ella en el Parlamento Europeo. Se recordó que la prostitución es un tema que sigue en la mesa en países como en España, donde algunos partidos plantean su regularización.

Anne Asabourin, de la dirección del Partido Comunista Francés y miembro del comité ejecutivo del PIE, abordó cómo las mismas desigualdades se repiten en Grecia, en Francia, en España y en otros países. Y cómo son las mujeres las más afectadas por el capitalismo en su versión más dura. Habló de cómo se reducen los servicios públicos y la protección social y su repercusión en el día a día de las mujeres. Explicó lo que puede significar la desregulacón del trabajo que supone la ley Macron y habló de la discriminación de las mujeres en cuestión de pensiones. Apuntó como significativo el hecho de que sean las mujeres las que más se acogen a la jubilación anticipada, la gran mayoría lo hacen por miedo a perder sus derechos y más de la mitad para cuidar a los nietos, y ayudar así a conciliar la vida laboral y familiar de sus hijas, y al cuidado de otros miembros de la familia.

El empleo estable y permanente es una de las condiciones para la igualdad. Y la igualdad en el trabajo es uno de los pilares para la igualdad en todos los ámbitos. Los servicios públicos son los mejores amigos de las mujeres. Estas fueron algunas de las conclusiones relevantes de esta campaña europea por el Trabajo Digno de la Mujer que ha tenido una de sus primeras etapas en Atenas, y que continuará por otros países europeos.

Publicado en el Nº 284 de la edición impresa de Mundo Obrero mayo 2015

En esta sección

Las futbolistas ya no están fuera de juegoRyanair cierra bases y deslocaliza trabajadores para burlar la legislación laboral española¿Estamos preparados para una nueva crisis?La petroquímica de TarragonaVictoria de los trabajadores de los supermercados en Asturias

Del autor/a

Amanda Meyer: “Gobernar permite poner las herramientas del gobierno al servicio de la agenda feminista”Unidas Podemos solicita una Comisión Parlamentaria que investigue “exhaustivamente y hasta el fondo” el presunto enriquecimiento ilícito del rey emérito Juan Carlos IEl gobierno elogia el papel de los comunistas en la lucha por la democraciaLa petroquímica de Tarragona va a la huelga el día 19 de febreroEnrique Villalobos: “Es esencial seguir trabajando en construir organización popular”