Escenarios

Crítica de teatro. Obra: La tempestad, de William ShakespeareUn Shakespeare para nuestro tiempo

Colectivo ATEC 21/07/2016

Obra: La tempestad
Autor: William Shakespeare
Intérpretes: Sayo Almeida, Miriam Cano, Roberto González,
Pablo Huetos, Emilio Lorente, Rafa Nuñez, José Gonçalo Pais,
Javi Ródenas y Eva Varela Lasheras.
Director: César Barló
Compañías: La puerta estrecha y Alma Viva Teatro
Función: La puerta estrecha (Madrid) el 16 de junio de 2016

Hay una apuesta muy arriesgada en este montaje que se funda en la absoluta confianza en que es posible abordar un texto tan complejo y significativo como el de Shakespeare sin utilizar el lenguaje escénico canónico, ni diluirlo en las versiones personales. Como pasa con quienes conocen bien un texto teatral, o lo han trabajado profundamente, en la versión de La puerta estrecha y Alma Viva está La tempestad, con su arrolladora fuerza sensitiva, sus diversidades conflictivas, sus variados y ricos personajes, pero está como una obra del siglo XXI, vinculada a las formas artísticas de nuestro tiempo, sin tomar al texto clásico como excusa. No se trata de una actualización, por mucho que se utilice un vestuario moderno tratado con acierto para darle una apariencia de trascendencia temporal; tampoco es una adaptación, puesto que el espacio escénico diseñado, una variedad de lugares en que se desarrollan las distintas escenas, siempre nos recuerda, a veces accidentalmente, que estamos en un patio rodeado de edificios modernos, con ascensor, o en una antesala donde son visibles los objetos de nuestro tiempo, y otras veces premeditadamente, que los signos de la obra de Shakespeare han sido traducidos a nuestra época, como los que señalan la esclavitud de Ariel, por ejemplo: unos patines y unos protectores de los que se librará al final.

Esta tempestad es el resultado de un trabajo de hibridación entre las concepciones escénicas de dos compañías con discursos estéticamente diferentes: La puerta estrecha, por una parte, que aporta la estructura del montaje y el rigor en la relación texto/puesta en escena, también, desde luego, algunas interpretaciones sumamente brillantes como la de Eva Varela o Rafa Núñez; mientras que Alma Viva desarrolla otras estrategias estéticas: la parodia posmoderna, la demarcación en los movimientos y el desborde entre lo culto y lo popular, así como la integración de lo ficcional y lo participativo. En lugar de una asimilación o un choque estético, lo que el montaje asume es una hibridación satisfactoria puesto que mantiene en pie la obra de Shakespeare con lenguajes diferentes hibridados, lo que, como se indica en el programa de mano, hace que las puntas de nuestros pies rocen el suelo donde vivimos nuestro día a día, donde nuestra existencia transita por el mundo, pero que el corazón y la mente viajen a través de atmósferas y hechos mágicos, aquellos que vivimos con toda intensidad en los sueños. Ni que decir tiene que para este planteamiento fértil y creativo no son necesarios grandes efectos especiales, ni meter un barco encallado en el escenario. Basta con utilizar los espacios y con definir significativamente el tipo de sonidos que componen el espacio sonoro, es suficiente con marcar adecuadamente los gestos y producir sensaciones con los decorados simplificados.

A esta determinación estilística que representa la hibridación contribuye, sin duda, la música, que se ajusta a los distintos modos estéticos que caracterizan las escenas trayendo reminiscencias de distintas épocas, la voz decidida del cantante (José Gonçalo Pais) que llena de recursos tonales sumamente ricos la mayor parte de sus intervenciones, y una palabra fuerte que quiere actuar en el mundo.

Publicado en el Nº 297 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2016

En esta sección

Hay que colaborar con el proyecto cinematográfico 'San Felipe' sobre la militante comunista Amada García RodríguezEl PCE convoca su concurso de relato corto 'la narrativa del centenario'Teorías sobre la plusvalía. Tomo III, sesión 2Historia del PCEAcercarse a Blas infante

Del autor/a

Un Shakespeare para nuestro tiempoCierre en falsoEl capitalismo en el punto de mira'Por un teatro cívico' de Percy MacKaye | 'José Barbacana' de Jerónimo López MozoEl poder de la tristeza