El problema de EuropaEntre los 'Freikorps' y el 'Modell Deutschland' Si el gobierno alemán lograra seguir imponiendo su modelo tras las elecciones europeas, conllevará el aumento de la extrema derecha.

Carlos García Hernández. Secretario Político del PCE-Berlín 01/02/2019

Desde que el diario taz publicara una investigación que demostraba que exsoldados y miembros del servicio secreto alemán planeaban asesinar a políticos de izquierda, la noticia de la existencia de los Freikorps del siglo XXI ha sido poco menos que ocultada.

Sin embargo, die Toten mahnen uns, los muertos nos reclaman. Esta es la frase que se puede leer en la lápida que preside el cementerio dedicado a las grandes figuras del socialismo en Berlín, donde el 13 de enero de 2019 nos reunimos para conmemorar el centenario de los asesinatos de Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht a manos de los Freikorps. Es como si, a modo de aviso, el destino hubiera hecho coincidir el centenario del asesinato de Rosa y Karl con el descubrimiento de los Freikorps actuales.

El objetivo del gobierno alemán, obviamente no declarado, es que todo este episodio se olvide antes de las próximas elecciones al Parlamento Europeo. Veamos por qué.

Las próximas elecciones al Parlamento Europeo se van a celebrar tras una legislatura que en la Unión Europea ha sido desastrosa y el gobierno alemán (con la aquiescencia interesada de Francia y la vergonzosa sumisión del resto de países de la Zona Euro) es el principal responsable de ello.

Desde el Parlamento Europeo, cabeza visible de las instituciones de la Unión Europea, se impuso a toda la Zona Euro el Modell Deutschland. La implantación de este modelo fue la condición sine qua non que dio Alemania para formar la Unión Europea.

En Francia esta condición supuso muchas tensiones. Por una parte, el pueblo francés no quería perder su soberanía, pero por otra ansiaba que Alemania subvencionara los productos agrícolas franceses. Al final, durante el gobierno de un colaboracionista nazi en la segunda guerra mundial (François Mitterrand) triunfó la opción preferida por el neoliberalismo monetarista, la renuncia a la soberanía monetaria y política en favor de la moneda común.

El resultado de esta nefasta historia se ha precipitado durante la última legislatura del Parlamento Europeo. Comenzó en 2014 con las economías europeas todavía sumidas en la crisis de 2008. Se habló de la refundación del capitalismo, de la consolidación de unas medidas de austeridad que, aunque dolorosas en el pasado, iban a empezar a dar sus frutos, del final definitivo de la crisis y del resurgir de la Unión Europea en todo su esplendor.

Absolutamente nada de esto se ha producido. Por el contrario, el Modell Deutschland no ha sido más que el nombre que han recibido las medidas que primero crearon la crisis y luego la empeoraron todavía más.

De cara a las próximas elecciones europeas, lo que tratará el gobierno alemán es salvar el Modell Deutschland y los dos pilares en los que se basa, a saber:

i) El ahorro del sector privado tiene que provenir en su mayor parte de las exportaciones, por lo que el déficit público tiene que limitarse a un máximo del 3%.

ii) La independencia del Banco Central, lo cual ha supuesto que a partir del 19 de diciembre de 2018 el BCE haya dejado de comprar deuda de los países de la Unión, pese a que dicha compra haya salvado del colapso a la Zona Euro y pese a que esta decisión suponga un debilitamiento del crecimiento económico.

Ambos pilares son devastadores y de carácter puramente neoliberal. Los déficits públicos deben ser siempre lo suficientemente altos como para garantizar el pleno empleo sin crear inflación y la emisión de deuda por parte de los países monetariamente soberanos no supone ningún riesgo de suspensión de pagos, es más, dichos países no necesitan siquiera emitir títulos de deuda para financiar su gasto corriente. Por tanto, las próximas elecciones deberían ser el escenario en el que la izquierda llamara a acabar tanto con el Modell Deutschland como con el proyecto del Euro y de la Unión Europea en su conjunto, ya que son el Modell Deutschland, el Euro y la Unión Europea los que han contribuido a la reaparición de los Freikorps (recordemos que desde 1990 los estándares de vida en Alemania se han estancado [1]).

No obstante, todo hace indicar que una vez más el gobierno alemán logrará seguir imponiendo su modelo tras las elecciones europeas. Ello conllevará el aumento de la extrema derecha en el Parlamento Europeo. Ante la pasividad cómplice de la izquierda, la extrema derecha será la que en la próxima legislatura tome la iniciativa. Eso significa que debemos estar preparados para la irracionalidad. En 1919, los Freikorps, nacidos de la crisis económica que supuso la primera guerra mundial, y su irracionalidad conllevaron el asesinato de las personas que se opusieron a dicha guerra. Ahora estamos a punto de entrar en otra recesión económica a escala mundial. Esta vez, debido al desgaste de décadas de Modell Deutschland, Europa estará todavía peor preparada para salir de la crisis, pero la extrema derecha se cebará (igual que en 1919) con la izquierda no neoliberal en vez de cebarse con los verdaderos causantes de la crisis, los grandes trust exportadores alemanes que con el Modell Deutschland se han enriquecido de manera exorbitante mientras empeoraban los estándares de vida de los trabajadores de toda Europa.

Nota:
1. Ver: http://bilbo.economicoutlook.net/blog/?p=18635

Publicado en el Nº 323 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2019

En esta sección

De nuevo la doctrina Monroe: objetivos, Venezuela y CubaSudán: la soga de Omar al-BashirAprobada en referéndum una nueva Constitución en CubaOtro intento de golpe de Estado en una Venezuela asediadaPalestina, sin coherencia no hay política

Del autor/a

Socialismo made in USAEntre los 'Freikorps' y el 'Modell Deutschland'Ramón Santamaría, el último insustituibleLos problemas de MerkelCelebración en Rusia del centenario de la Revolución de Octubre