Escenarios

'Estado de sitio', por desgracia un texto actual Texto y acción fluyen, buscando un papel activo por parte del público, con una realización escénica de copresencia real entre actores y público.

Iván Alvarado 07/02/2019

Obra: Estado de sitio
Dirección de escena: César Barló
Elenco: Adrián Viador, Teresa Alonso, José Gonçalo Pais, Eva Varela Lasheras, Diego Ercolini, Sayo Almeida, Samuel Blanco
Diseño Espacio Escénico y Vestuario: Karmen Abarca
Atmósferas: Lisi Búa
Compositor canción: Rodrigo Manchado
Diseño Iluminación: César Barló
Asesoría de Movimiento: Mamen Agüera
Asesoría de Coros: Raúl Iaiza
Diseño Gráfico: José Gonçalo Pais
Producción: AlmaViva Teatro y La Puerta Estrecha
Función: La Puerta Estrecha

Nuevamente hemos de recurrir a la Puerta Estrecha para ver algo más allá de lo normal en la escena madrileña. En este caso se trata de una co-producción de la Puerta Estrecha con AlmaViva Teatro, que nos traen una de las obras más complejos de Albert Camus a la par que actual.

Un texto lleno de simbolismo y con inmensas analogías, que nos pueden llevar a cualquier contexto histórico pese a que está ambientada en Cádiz, pero hasta la propia ciudad andaluza, símbolo de la resistencia y el progresismo de otra época, se presta a ese propio juego.

La trama, que narra una ciudad sitiada al estar en cuarentena por una epidemia de peste, no da tregua. Lleno de continuas ambigüedades hace oscilar el conflicto entre los personajes y la estructura que los ata a la ciudad. Es justamente esta construcción dramatúrgica la que hace moverse al libreto en una complejidad constante.

Dicha complejidad transita por diversas corrientes ideológicas, desde el existencialismo hacia posturas más cercanas a la Teoría Crítica en ciertos momentos, al cuestionarse la capacidad de revolución de los sujetos en determinados contextos; o la no violencia cuando reflexiona sobre el papel de la violencia en la historia, con ecos cercanos a “Los Justos”, donde la “no violencia” aflora al poner en tela de juicio elementos como la venganza y al buscar posturas morales complejas en sus personajes.

Hemos de añadir a lo expuesto dos elementos que en vez de facilitar la asimilación del texto ayudan a complejizarlo más. El primero; más ligado con la propuesta de dirección, que en su intento de introducir elementos más cercanos a la actualidad añade más partes, sobre todo introduciendo dispositivos tecnológicos como móviles. El segundo; la velocidad de ejecución del momento escénico, que obliga al público a estar en constante concentración sobre lo que se dice o se hace en escena.

Lo sorprendente es que, por momentos, no pocos, la articulación de la complejidad funciona como una maquinaria engrasada, en la cual texto y acción fluyen, buscando en más de una ocasión un papel activo por parte del público, acercando la obra a una realización escénica con una copresencia real entre actores y público. Si bien, se podría haber mejorado dicha relación si se hubiera dado una cierta continuidad narrativa entre las preguntas que se le hace al público a la entrada con lo que pasa posteriormente en escena.

Otro de los elementos que hacen funcionar a la apuesta es el nivel interpretativo coral, donde el personaje de La Peste juega un papel central que consigue imprimir su energía al resto del elenco hasta conseguir alcanzar un nivel de energía coral idóneo.

Todos los elementos expuestos hacen de esta apuesta de “Estado de sitio” una obra que obliga a seguir pensando en ella más allá del teatro, cuando la cabeza va intentando encajar las piezas lentamente, sobre todo por las preguntas que deja insertas en los y las asistentes.

César Barló sigue adentrándose en apuestas arriesgadas, con textos complejos como el anterior de Koltés, y sigue logrando resultados bastante satisfactorios gracias a un equipo de trabajo con el que consigue internarse en procesos de creación que no dejan indiferente.

Publicado en el Nº 323 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2019

En esta sección

Renau y el salvamento del Patrimonio Artístico NacionalTertualianosCien años con la BauhausI Congreso Internacional. El pensamiento y la praxis de Rosa Luxemburg. Significación y actualidad de su legado político y económicoEn defensa del marxismo. Rosa Luxemburg y la polémica revisionista

Del autor/a

Nekrassov, qué viene después de la farsaPaco Ibañez: "El Concierto del Olympia fue hijo de mayo del 68"Bricoleur lorquiano en el Romea'Estado de sitio', por desgracia un texto actual‘Bricoleur’ lorquiano en el Español