Algunas ideas en torno a la democracia cubanaAprobada en referéndum una nueva Constitución en Cuba La economía cubana seguirá regida por el principio de la planificación socialista, el mercado tendrá un carácter complementario y regulado.

José Luis Centella Gómez 05/04/2019

Abordar una valoración en torno al proceso constituyente que se está llevando a cabo en Cuba, debe partir de un requisito previo, el de admitir que la resolución de este debate corresponde de forma exclusiva y protagónica al Pueblo Cubano, que en un proceso constituyente ejemplar, ha debatido, en los barrios, las ciudades, los pueblos y los centros de trabajo cada artículo, cada idea, de esta Nueva Constitución que trata de situar a la República de Cuba en el S. XXI, manteniendo la esencia de su proceso revolucionario y adaptando aquellas cuestiones que sirvan para mejorar las reglas que regirán la vida social, económica y política del Pueblo Cubano.

La realidad es que han sido múltiples las modificaciones que ha sufrido el texto constitucional desde que salió del Parlamento cubano, hasta que fue sometido a consulta popular con una participación superior al 90% y un refrendo del 86% de quienes participaron.

Al afrontar el significado de la Constitución es obligada la referencia a la definición de Fidel sobre que Revolución es tener sentido del momento histórico. Pues bien, de eso se ha tratado, la dirección de la revolución toma sentido del actual momento histórico y plantea la necesidad de dotarse de un marco institucional que responda a las necesidades de la construcción del socialismo en este Siglo XXI.

Dicho esto también es bueno señalar que no estamos ante un texto que parte de cero, ni mucho menos de una propuesta que rompe con lo anterior, estamos ante una norma que plantea el mantenimiento del carácter socialista del Estado, y la democracia participativa y protagónica del pueblo cubano, a la vez que sitúa los cambios necesarios para permitir mejorar las condiciones de vida del pueblo cubano perfeccionando el sistema socialista, el funcionamiento de las instituciones, recortando burocracia y acercando al pueblo a los centros de dirección para hacer mas protagonista al Pueblo de la toma de decisiones.

En todo caso unos de los cambios que más expectación han producido han sido los relacionados con la economía y los relativos a los derechos de propiedad, ya que incluye modificaciones en relación con los principios económicos, aunque no deberíamos olvidar los debates que se han producido sobre la posibilidad de reconocimiento del matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo, así como la incorporación del “habeas corpus”, cuestiones que sobrepasan lo jurídico para alcanzar un calado político y generan controversia, cuyo final no está predeterminado, porque como decía, será el pueblo cubano quien a través de miles de reuniones y encuentros dirá la ultima palabra.

En lo económico, se mantiene, como decía, la propiedad socialista de los sectores estratégicos de la economía y de la sociedad como garantía de mantener y mejorar los logros de la Revolución en relación con el mantenimiento de los derechos básicos del ser humano, pero se da un reconocimiento constitucional a la propiedad privada y a la inversión extranjera, eso sí, enmarcándola y limitándola al marco socialista de la economía, es decir que se pone la propiedad privada y las inversiones extranjeras al servicio de los objetivos del Estado Socialista.

Por lo tanto la propiedad privada puede actuar en sectores no estratégicos y siempre que respete las reglas que marca el carácter socialista de no romper la solidaridad y la mejora de la vida del Pueblo.

Esta realidad de existencia de propiedad privada ya existía, pero al darle carácter constitucional se está evitando los problemas que se derivan de la improvisación, de esta manera, la nueva Constitución regulará cuestiones tales como concentración de la propiedad, evitando la acumulación, el trabajo por cuenta ajena, las relaciones laborales en el seno de la empresa privada y en la publica, etc.

Debe tenerse en cuenta además que la economía cubana seguirá regida por el principio de la planificación socialista, por lo que el mercado tendrá un carácter complementario y regulado, asumido como un elemento de estímulo al desarrollo de las fuerzas productivas.

También es importante señalar la limitación de mandatos y el tope de edad de 60 para la Jefatura del Estado, y es importante, no solo porque es una propuesta valiente en el objetivo de favorecer una renovación permanente, sino porque supone un reto, ya que obliga a fortalecer la formación de cuadros a todos los niveles para que esa renovación no sea una cuestión formal obligada por la ley, sino que se corresponda con la disposición de un amplio plantel de cuadros que puedan desarrollar esa renovación permanente.

Una cuestión muy importante que plantea la Constitución Cubana y que considero necesario resaltar, porque pone de manifiesto el protagonismo que se otorga al Pueblo en la Carta Magna cubana, es lo que se refiere a la posibilidad de revocar los mandatos, tanto de los/as diputados/as nacionales como de los/as delegados/as municipales cuando pierdan la confianza de sus representados. Esta posibilidad que se regulará por Ley, garantiza que quienes han sido elegidos representantes del Pueblo en alguna institución, tengan claro que su mandato depende en todo momento de mantener la confianza de quienes los han elegido. Esta cuestión de poder revocar a los cargos públicos ha sido planteada en diversas ocasiones por las fuerzas de Izquierda en España pero siempre ha sido rechazada porque quienes gobiernan consideran que el pueblo tiene que limitarse a votar cada cuatro años, dando carta blanca a quienes salen elegidos para hacer lo que consideren oportuno sin mas relación con sus electores.

Una cuestión importante, pero poco resaltada ha sido la modificación de los órganos locales del Poder Popular. En la estructura provincial las asambleas del Poder Popular se eliminan y en su lugar se constituye un Gobierno integrado por un Gobernador y un Consejo Provincial. Este, dirigido por el primero, incluiría además a los presidentes de las asambleas municipales y los intendentes que tienen a su cargo la dirección administrativa en el municipio.

Esa estructura se considera más funcional y adecuada a las características de las provincias, como entidad coordinadora territorial y con vistas a potenciar aún más a los municipios. De esta manera, los municipios adquieren una mayor potenciación, el reconocimiento de su autonomía y la mayor relación entre la comunidad y sus representantes distinguen lo que se presenta.

Dos cuestiones importantes han sido modificadas en el debate popular. Por una parte se ha aplazado la regulación del matrimonio entre personas del mismo sexo a un desarrollo normativo posterior, de manera que sigue abierto el debate de la amplitud de este reconocimiento.

Por otra parte se ha recuperado el carácter comunista del sistema cubano, que en el borrador sometido a debate quedaba relegado al preámbulo. Esta cuestión viene a confirmar la firmeza de la conciencia revolucionaria de la mayoría del pueblo cubano, que sin militar en el Partido Comunista de Cuba, sí lo consideran su referente y garantía de continuidad de los logros de la revolución. De esta manera quienes creyeron que después de Fidel llegaría el caos, se encontraron con Raúl y su acierto al dirigir la transición, y quienes pensaban que solo el carisma de Fidel mantenía ligado al Pueblo Cubano a la revolución se encuentran con esta Constitución en la que se plasma la unidad del pueblo en torno al carácter socialista de la revolución.

Publicado en el Nº 325 de la edición impresa de Mundo Obrero abril 2019

En esta sección

El Sáhara Occidental y las elecciones del 28 de abrilManu Pineda: “Allí donde esté, representaré a mis organizaciones: el PCE e Izquierda Unida”De nuevo la doctrina Monroe: objetivos, Venezuela y CubaSudán: la soga de Omar al-BashirAprobada en referéndum una nueva Constitución en Cuba

Del autor/a

Aprobada en referéndum una nueva Constitución en CubaEl Gallego Fernández, un héroe de los nuestrosIdeas para el mensaje que debe marcar las próximas elecciones europeas pensando en el día despuésPartidos políticos, sindicatos y movimientos sociales europeos se dan cita en Bilbao para hablar del proyecto de una Nueva EuropaUnidad de la izquierda para hacer frente a la ofensiva imperialista