Feria para ricos, ofertas de trabajos sexistas y salarios de miseriaLa trastienda laboral del Mobile World Congress

Gema Delgado 11/04/2019

Requisitos: Falda corta. Talla 36/38. Maquillaje obligatorio. Zapatos de tacón de 5 cm. Altura mínima calzada 1,75 cm. Jornada laboral de 12 horas seguidas con 20 minutos de descanso para comer. Y las chicas altas cobran más. A las que descalzas superen el 1,75 m de altura se les pagaría 7,2 euros brutos la hora y al resto 6,2 euros brutos. Esta era una de las ofertas que se publicitaron para trabajar como azafata de Congresos la zona VIP del Mobile World Congress según el sindicato UGT de Barcelona que denunció ante el Tribunal de Trabajo de la Generalitat la discriminación sexista que hubo en la selección de personal para realizar tareas durante la Feria.

CCOO también realizó una acción informativa de sensibilización en el marco del MWC ante la oferta de puestos de trabajo, especialmente para mujeres, atendiendo a unas características físicas determinadas que no sean necesarias para poder desarrollar la tarea concreta que debe ejecutar.

La Inspección de Trabajo de la Generalitat ha abierto un expediente para investigar las denuncias ante estas ofertas de empleos que contribuyen a seguir perpetuando los estereotipos de género y a seguir «cosificando» a las mujeres. Pero no fue sólo el carácter discriminatorio y sexista lo que denunciaba UGT, sino la precariedad del empleo y la miseria de los sueldos que ha habido en esta feria en las que se mueve tantísimo dinero: 473 millones de euros (8 millones más que el año anterior) según la organización. Pero ese volumen de negocio, según este sindicato "es a costa de chafar y precarizar las condiciones laborales de los millares de trabajadores que durante estos días presentan sus servicios".

Efectivamente se genera mucho empleo: 13.900. Algunos de esos son los de esas azafatas que tienen que encajar falda corta de 36/38 y pasarse doce horas casi seguidas trabajando sonrientes sobre tacones. Otros los ocupan las personas que trabajan en labores de mantenimiento con jornadas de 12 horas diarias durante cuatro días, pagadas entre 9 y 10 euros brutos por hora, en muchos casos por debajo del convenio, según UGT, que también encontró ofertas para camareros, que exigían una experiencia laboral previa en restaurantes con estrellas Michellin, y que ofrecían un sueldo de 9,7 euros brutos la hora. Añadían además que tendrían que tener tolerancia al estrés y estar acostumbrados a un gran volumen de trabajo.

Por otra parte, la explotación no se limita a lo que ocurre en ese recinto ferial de 100.000 m2. Tiene efectos colaterales que afectan a las camareras de piso de los hoteles. Durante estos días se aumenta el ratio de habitaciones que tienen que limpiar y arreglar por hora: cobran 1,5 euros por habitación en jornadas de 12 horas además de tener que atender a las exigencias más selectas de los clientes VIP.

El Mobile World Congress se regodea en cifras despampanantes. En esta edición han contado con 2.400 empresas expositoras y han participado 107.000 asistentes, de los que, por cierto, sólo una de cada cuatro son mujeres. En la recámara quedan las condiciones laborales de los que hacen posible la Feria. UGT denuncia la opacidad de los mecanismos de intermediación y la falta de control sobre las ofertas de trabajo que se publican en los portales telemáticos. Pero también denuncia a aquellos partners y patrocinadores que con su pasividad y tolerancia permiten la explotación laboral del trabajo directo e indirecto generado con esta feria y entre ellos señala a la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. Les piden que dejen de ser cómplices de lo que está sucediendo y que pasen a la acción. "Exigimos la regulación y la transparencia de las ofertas de trabajo con unos mínimos requisitos que incluyan: salario, contratación, horario, experiencia y formación, y en que no aparezca ningún signo de discriminación en razón de sexo".

Publicado en el Nº 325 de la edición impresa de Mundo Obrero abril 2019

En esta sección

Unidad sindical en la huelga del Metal en Bizkaia en defensa de su convenioIVECO, un nuevo “caso” de la alianza criminal entre patriarcado y capitalEn defensa del olivar tradicionalLa pesca, la industria local y la soberanía alimentaria frente al monocultivo del turismoEl sector eléctrico en España, paradigma del control capitalista de un sector estratégico

Del autor/a

En defensa del olivar tradicionalGuillermo Úcar: “No podemos normalizar que nuestra relación laboral sea como falsos autónomos y se nos contrate por horas” Estados Unidos persigue un colapso económico total de Venezuela aunque la población tenga que sufrirCarlos Sánchez Mato: “Presentamos una alternativa para quienes consideran que su Madrid no es el de los recortes y políticas de la derecha impuestas por Montoro y aceptadas por Manuela Carmena”Elena Ortega: “La justicia es una herramienta para mantener los pilares del Estado y del régimen”