Todos saben que los dados se han tirado
Todos tiran con los dedos cruzados
Todos saben que la guerra terminó
Todos saben que los buenos perdieron
Todos saben que la pelea estaba amañada
El pobre se queda pobre
Y el rico se enriquece..
Así es como funciona, todos lo saben
Todos saben que entra agua en el barco
todos saben que el capitán mintió
todos se sienten abatidos
como si su padre o su perro acabase de morir.
(L.Cohen)


¿Costes eléctricos o sobreproducción?
Todos saben que estamos una crisis de sobreproducción por una sobrecapacidad que los capitanes no quieren parar
Todos ellos saben que mienten cuando dicen que se solucionará,
todos saben que empezaran a caer eventuales y auxiliares
Todos saben que los ERE´s llegarán
Todos gritan demagógicamente la culpa es de los chinos , de la tasa verde
Todos saben que habrá kilómetros y kilómetros sin gente
Todos rogarán que paguemos la luz al monopolio invencible de las eléctricas
Todos saben que sus hijos tendrán que emigrar
Todos saben que la salida es buscar puntos de encuentro con los BRICS
Todo el mundo sabe que hay una nueva Ruta de la Seda
Todo el mundo sabe porque los Capitanes de la economía “no dejarán”
Todo el mundo sabe que todo podría ser diferente
Todo el mundo sabe que intentarán matar a Marco Polo

Estos ripios de tan escasa calidad literaria son los que chapurreábamos una de las noches de la Universidad Obrera de Primavera en Asturias, fruto de la síntesis de la Canción de Cohen, el orujo y las noticias sobre el futuro de Arcelor-Mittal. En la Universidad Obrera llegamos a una serie de conclusiones y me gustaría compartir alguna con vosotros.

1º) Preparar a la clase obrera orgánica, argumental y psicológicamente (lo que antes fusionaba el recio concepto preparación política), para una potencial recesión que se traducirá en un golpe decisivo a la industria española.

2º) Observamos como, desde el Consejero de Industria en Asturias (PSOE) hasta la prensa de derechas, se repiten siempre los mismos mantras y recetarios neoliberales. Every body knows:

Mantra 1) “La culpa la tienen la importaciones de acero extracomunitario y la única solución es aumentar aranceles”. Es decir, copiemos a Trump y que los países a los que impongamos estas tasas nos respondan con la misma moneda y así dar otra vuelta de tuerca a la crisis económica y política mundial .

Mantra 2) ”todo es a causa de los incremento de los costos de CO2 a la producción europea”. Esto significaría ser más laxos en materia de emisiones, que es justo lo que “necesitan” los pulmones de los trabajadores o podría convertirse en una ecotasa europea con resultados similares al primer mantra.

Mantra 3) “El elevado precio de la electricidad es el culpable, El estado debe pagar con dinero público aumento del precio del Kw/h, por ahorrar se piden 200 millones de euros”. Es decir el programa de la izquierda se limitaría a dar una gran bonificación para que la empresa Transnacional (a partir de ahora ETN) no se vaya y así poder ser un poco más competitivo y que el ajuste sea lo menos doloroso posible, o en otro sitio, porque la clase obrera de otro país duele menos.

Mantra 4) Habrá que tomar medidas para no cerrar la planta: (ERE´s) , eventuales y auxiliares deben ser los primeros. Es decir, sin comentarios.

Estos cuatro argumentos, como instrumentos que suenan al unísono, empiezan a ser no solo ruidosos dogmas neoliberales, sino también estrofas agotadas y cansinas; pareciera como si los otrora frescos intelectuales de los think tank del capital hubiesen entrado en el mismo nivel de dogmatismo acartonado que achacaban a coordenadas espacio-temporales soviéticas.

¿Qué fue de esa creatividad que solo podía nacer y medrar en el hemisferio occidental?¿Qué fue de los refulgentes núcleos irradiadores? ¿Si, esos que hasta nos ponían morenas las carnes a los que trabajamos bajo neones?

Algo falla en el adversario, pero también en nosotros. Y digo NOSOTROS como clase, porque estos mantras para solventar el problema de sobreproducción-sobrecapacidad, ERE´s en España y en la U.E., se repiten entre las plantillas de trabajadores y en una parte importante de los representantes sindicales.

Estos argumentos responden a un objetivo doble:

1º) No explicar las causas materiales de los “Planes de racionalización” que están teniendo lugar en la Industria Siderúrgica europea. Esto desorienta a la clase. Lo táctico entierra a lo estratégico. Se Cierra temporalmente la planta de acero de Cracovia, se reduce un 16% la producción en Asturias, pero no se quiere ver lo esencial, que Los accionistas quieren más dividendos y para ello invierten en tecnología o en productos financieros y reducen costes en todas las plantas en el factor trabajo. Es la historia de siempre pero invisibilizada por el “ahora ya”.

2º) Crear un enfrentamiento falso pero muy operacional entre 2 bloques:
Un bloque industrial interclasista dirigido por accionistas, ejecutivos, políticos del sistema y seguido por gran parte de los trabajadores que necesitan humanamente comer y lógicamente reclaman más subvenciones y un bloque verde, de raigambre intelectual, por lo general con estilo “New Left, que aun a pesar de hacer los análisis más certeros sobre el futuro del clima, en no pocas ocasiones están alejados de la tradición sindical y la cultura obrera realmente existente. Este último suele tener problemas para entender que una persona en serio riesgo de despido y que necesita dar de comer a su familia no está en las mejores condiciones para recibir lecciones de transición ecológica exprés, abstracta y sin alternativas reales sobre la mesa. El ser social, la materialidad de la vida en un mundo trepidantemente endeudado determina una percepción del tiempo, cuando menos cortoplacista.

Creo que el papel del Partido ante esta disyuntiva, debe ser fusionar lo más avanzado de la propuestas sindicales con las ecológicas en torno a un proyecto estratégico a largo plazo para la inmensa mayoría.

Por ello debemos fortalecer 2 vectores de actuación

1º) Vector Pedagógico.

Politización del sector. Es necesaria una intervención directa del PCE en los centros productivos estratégicos de manera inmediata . El Partido tiene que llevar un conocimiento racional y estratégico a nuestra clase, explicar que es la sobrecapacidad, la crisis de sobreproducción, los recortes de plantilla, la plusvalía, etc para poder rearmar con utillaje conceptual a una clase que desconoce el funcionamiento “macro” de la economía global. Eddy Sánchez advertía en la Universidad Obrera de Asturias sobre el desplazamiento del peso de la “banana azul” hacia el este y las potenciales consecuencias para el tejido productivo español debido a las limitaciones del “Cinturón de Oro Mediterráneo”.

No hay posibilidad de comprender la crisis en el clúster central de Asturias si no hay conocimiento de las tendencias del capital a nivel mundial y europeo, el Partido tiene que dotar de 3D a la mayoría social.

2º) Vector propositivo.

En este punto tenemos que plantear un programa de mínimos que sustituya el estilo de vida aspiracional construido en los años 80 para los trabajadores. Frente al individualismo, tenemos que construir toda una escalera aspiracional de clase que subir colectivamente. (Que Daniel Bernabé perdone mi osadía ).

¿A qué nos referimos? A una cosa que en época de mis padres llamaban “programa de máximos y programa de mínimos”

-Primer escalón:
Imposición de un precio máximo de KW/h. No habrá subvención ni exenciones fiscales sin una participación mínima de un 20 % de la SEPI a ninguna Industria estratégica. (Aníbal Lecter lo llamaba Quid pro Quo). El Estado Francés lo tiene y algunas autonomías también participan de manera proactiva, como por ejemplo el País Vasco.

-Segundo escalón:
Nacionalización de la producción y distribución eléctrica de manera similar a la francesa como garantía última de precios asequibles a familias y grandes consumidores industriales. 15.000 millones de euros, la cuarta parte del rescate a los bancos.

-Tercer escalón:
Construcción de una Empresa Nacional de Renovables, de capital mixto capaz de abordar la transición energética hacia el horizonte verde. En nuestro país hay empresas privadas de éxito y con proyección internacional que podrían estar interesadas en multiplicar producción y ventas, deseosas de fuertes aportes de capital inicial para el desarrollo de componentes de alto valor añadido. (Véase informe de energía e industria del Partido Comunista de Asturias [1]).

-Cuarto escalón:
Hacer del Estado español un estado proactivo en la economía, que invierta en nuevos sectores tractores de la economía y en desarrollo humano, biotecnología, nanotecnología, TIC, trasporte sin huella de carbono, telecomunicaciones, etc. Países como Canadá, Australia o Nueva Zelanda lo hacen aunque su deuda pública supere el 90 % del PIB, con tasas de crecimiento altas.

-Quinto escalón:
Replanteamiento de las relaciones comerciales con la región euroasiática , búsqueda de consolidación de relaciones comerciales y políticas que debiliten la hegemonía de EE.UU. caminando hacia un modelo de relaciones multilaterales basadas en la Paz y la diplomacia.

-Sexto, no es un escalón y no, no sabemos como será exactamente el socialismo en el siglo XXI. No se puede subir sin un cuerpo, la clase; sin un corazón que bombee sangre a todos los órganos, El Partido; y sin piernas, CC.OO y los MM.SS.

NOTAS:
1. http://pcasturias.org/mineria-e-impacto-economico-y-social/



En esta sección

Unidad sindical en la huelga del Metal en Bizkaia en defensa de su convenioIVECO, un nuevo “caso” de la alianza criminal entre patriarcado y capitalEn defensa del olivar tradicionalLa pesca, la industria local y la soberanía alimentaria frente al monocultivo del turismoEl sector eléctrico en España, paradigma del control capitalista de un sector estratégico

Del autor/a

Everybody knows… ARCELOR MITTALAlcoa Avilés: el rugir de la clase. Táctica y EstrategiaALCOA y las prioridades de la izquierda