26M: a por tu Ayuntamiento Los y las comunistas que serán concejales y concejalas a partir del 26 de mayo son continuadores de una tradición política que forma parte de nuestra identidad como organización, el municipalismo como herramienta de transformación.

J.M. Mariscal Cifuentes. Director de Mundo Obrero 11/05/2019

Recuerdo a Julio Anguita insistir en una idea: "los Ayuntamientos son Estado", una visión que hoy conviene repetir y repetirnos, pues se ahonda la herida de la crisis del modelo de Estado monárquico, en sus versiones centrípeta reaccionaria, y centrífuga en sus diversas versiones, que de todo hay, y el poder local parece haber desaparecido del debate. Los ayuntamientos durante el franquismo no eran más que concesiones graciosas otorgadas por el dictador al cacicazgo local para su reproducción. Por eso había que quitar caciques y poner alcaldes cuando hace ahora 40 años se estrenaron los ayuntamientos democráticos. Pero ha pasado el tiempo, y la verdad desagradable asoma, como decía Don Jaime, y es que los ayuntamientos son hoy algo más parecido a aquel municipio que formaba parte de las bases de la dictadura que al espacio de poder local participativo con el que soñaban las miles de personas que nutrían el movimiento vecinal de los 70.

También se utilizó la crisis como excusa para atentar contra uno de los pilares fundamentales de lo que debería ser un Estado democrático, Montoro puso su apellido a una ley que ha constreñido la capacidad que los ayuntamientos tienen de solucionar los problemas de su vecindad, una ley que supuso la subordinación completa del poder local a los dictados financieros de los poderosos, atando de pies y manos a alcaldes y alcaldesas de todos los colores políticos para la gestión de sus asuntos. Por eso estas elecciones municipales son una oportunidad para reivindicar el papel de los ayuntamientos en la reconstrucción de un Estado democrático.

Las ciudades y los pueblos no son espacios ajenos a los conflictos e intereses de clase. Al contrario, es en el espacio urbano donde hoy se establecen las más duras contradicciones que el capitalismo provoca, el lugar donde se alojan la pobreza, el paro, las drogas, las casas de apuestas, la especulación, la contaminación, la explotación, la precariedad, las agresiones sexuales, los asesinatos de mujeres, el ocio alienante, el consumismo individualista, la economía sumergida, la corrupción, las viviendas vacías y la gente sin casa. Por eso conviene huir de los discursos localistas, o aldeanos, que hablan de la defensa de los intereses de un pueblo o una ciudad en abstracto, como si todos los que viven allá tuvieran los mismos intereses.

En plena crisis de beneficios de los que nos habían robado el suelo para luego hacernos una hipoteca, la ley Montoro abría las puertas a los agentes privados para hacer negocio con los servicios públicos municipales, con la gestión de los residuos, del agua, del transporte, de la seguridad, de los servicios sociales, de los cuidados, etc, mercantilizando nuestros derechos para dividir los servicios para pobres de los servicios para ricos.

Los y las comunistas que serán concejales y concejalas a partir del 26 de mayo son continuadores de una tradición política que forma parte de nuestra identidad como organización, el municipalismo como herramienta de transformación, la participación como herramienta de poder popular, no de propaganda plebiscitaria, el carácter público de los servicios para garantizar la universalidad de los derechos sociales, la transparencia como la mejor arma contra la corrupción, la rendición de cuentas, no sólo ante nuestros votantes, sino ante el pueblo trabajador y la movilización, sobre todo la movilización, no la mera gestión en un marco impuesto, sino la exploración de las grietas de los conflictos, encabezar desde el ayuntamiento la defensa de las libertades cívicas, de los derechos sociales, de la igualdad de género, en definitiva, no gobernar para todos sino en defensa de los intereses de las mayorías sociales víctimas del capitalismo y como cemento y vanguardia del poder popular que emerge en nuestros barrios.

Publicado en el Nº 326 de la edición impresa de Mundo Obrero marzo 2019

En esta sección

Sobre EFE, FILFAS -noticias falsas- y Periodistas “de Cámara”La cuenta atrásEl Crepúsculo que no quieren que veamos desde nuestra oscuridadVotar por la Educación pública, laica e inclusivaLOTERÍA (Electoral) y APUESTAS DEL ESTADO (Borbónico)

Del autor/a

Ángel Munárriz: “El caldo de cultivo de Vox lo pone la jerarquía católica y brota del rouquismo”José Sarrión: “Nosotros instrumentalizamos las instituciones en favor del movimiento social”26M: a por tu AyuntamientoEnrique Santiago: "La República es el único modelo que permite mantener unido al pueblo trabajador del Estado español"La República en España, del 14 al 28 de abril