El tren de la memoria

Historias de 'La Roja' El franquismo, cambió el uniforme de la selección: los colores de la camiseta, el escudo… y el himno.

Mariano Asenjo Pajares 31/05/2019

“¡Vivan mis leones rojos del equipo nacional!”
(Himno de la selección nacional de fútbol, 1934)

El triunfo franquista desfiguró España por completo, incluida a la selección española de fútbol. Ni su uniforme, ni su escudo, ni su himno se respetaron. España pasó de jugar de rojo a hacerlo de azul y el escudo cambió de ser el de la Federación Española de Fútbol por el águila bicéfala de los Reyes Católicos que tanto conmovía a Franco. En cuanto al himno, como era lógico por lo que a continuación se explicará, también fue liquidado pues el utilizado durante la República para acompañar los partidos de España tenía un nombre un poco sospechoso: 'Leones Rojos'.

Habrían de pasar muchos años y mediar otras motivaciones bastante más inocuas hasta que Luis Aragonés, en su brillante etapa como seleccionador nacional bautizara la camiseta del equipo español como 'la Roja', sin ninguna connotación política. Simplemente, por el color de la camiseta. El caso es que el nombre ha hecho fortuna porque, como diría un especialista en marketing, es corto, entra por los ojos y es fácil de recordar. Son otros tiempos, ciertamente, aunque ello no acabe de convencer a agitadores como Jiménez Losantos, a quien le cae mejor “la España espartana” y, en cualquier caso, nunca ‘la Roja’ por no ser “nacional”.

El caso es que el himno permaneció en el olvido absoluto durante 70 años hasta que el periodista y coleccionista deportivo Juan Jesús Hurtado la encontró hace ya más de una década. "No sabía nada del disco hasta que lo vi en un portal de compraventa en internet. Ponía 'Disco de pizarra. Canción de fútbol'", recuerda. Sin quizá pretenderlo, Hurtado se encontró con un desconocido himno a la Selección Española de Fútbol que, allá en 1934 y años posteriores, fue muy popular.

España había llegado a cuartos de Final del Campeonato del Mundo en aquel año, en un disputado partido en Florencia contra Italia. El pase a cuartos le tocó ante los anfitriones italianos, fue un encuentro durísimo: siete españoles y cuatro italianos acabaron lesionados. Se jugó el 31 de mayo en el estadio de Florencia, pero al acabar en empate se hubo de jugar una prórroga al día siguiente. Comenzó marcando España y a partir de ahí las irregularidades se sucedieron con una gran violencia y malas intenciones que no fueron sancionadas. La cosa acabó en una prorroga que se jugó al día siguiente. El ambiente no mejoró y España cayó eliminada. El partido fue conocido como “la batalla de Florencia”.

Un partido mítico. Pero, volviendo al himno. Hurtado lo compró, reconoce, sin saber lo que era. En la cara b aparecía el pasodoble ‘Hoy torea Marcial’, pero ni en la Sociedad Fonográfica ni en la SGAE hay constancia de unos 'Leones Rojos' cuya única copia parece estar en poder de Hurtado.

Lo que sí sabemos es que este 78 rpm fue un encargo de la editora ‘La Voz de su Amo’ y que también conocemos los compositores y el intérprete del frustrado himno. La letra es de Ramos de Castro y González Tablas y la música de Francisco Gravina. La voz que escuchamos, bajo la dirección musical de Pascual Godés, es la de Pablo Hertzog.

Hertzog grabó el himno en Barcelona en un momento especialmente dulce para él, poco antes de estrenar, el 2 de marzo de 1936 -menos de un mes después de la victoria del Frente Popular- la película ‘El gato montés’. En ella compartía protagonismo con su esposa, María del Pilar Lebrón. Con la caída de Cataluña, juntos tuvieron que marchar al exilio: en mitad de una ola de represalias contra todo lo que no fuera adhesión a los vencedores.

Hasta el hallazgo de Hurtado ni rastro de la pieza musical. Las cosas del franquismo, que también cambió el uniforme de la selección, los colores de la camiseta, el escudo… El color de la camiseta de la selección nacional fue siempre rojo, con Alfonso XII y con la II RE. En 1939, el régimen cambió la camiseta al color azul y así se mantuvo hasta 1947.

Como no podía ser de otra manera tal y como se desarrollaron los acontecimientos, el final de aquella selección fue muy duro y triste. El cantante, nacido en Madrid de padres belgas, Pablo Hertzog, el seleccionador nacional, un médico de Vitoria llamado Amadeo García de Salazar y más de media docena de los jugadores acabaron todos en el exilio. Recordemos que el presidente del Madrid y el del Barcelona fueron fusilados. Del disco no hay copia, ni registro, ni huella alguna en los archivos. Nada.

Publicado en el Nº 326 de la edición impresa de Mundo Obrero mayo 2019

En esta sección

Españoles hijos de putaMujeres de clase trabajadoraGreta, Marx y la TierraPactosGobierno y poder

Del autor/a

La 'Huelga de la Canadiense'Normandía y sus olvidosLa 'Huelga de los treinta duros'Historias de 'La Roja'Militares antifranquistas