Esos pasos son para ti Llevamos lustros escuchando y leyendo informes, siempre patrocinados por algún banco, que hablan de demografía para demostrar la insostenibilidad del sistema de pensiones públicas.

J.M. Mariscal Cifuentes. Director de Mundo Obrero 29/10/2019

Las banderas eran distintas y todas eran de algún lugar de este lugar llamado España, pero no hubo guerra alguna entre ellas, las llevaban con toda naturalidad porque representaban a sus hijos y a sus nietos, y eso les hacía más fuertes. Muchos y muchas portaban a modo de colgante los patucos de sus nietos. Unos salieron del sur, otros salieron del norte, y fueron barriendo con sus pies el asfalto y los caminos hasta encontrarse. Han recorrido la España vaciada y han parado a descansar en pueblos llenos de solidaridad, de apoyo, de admiración. Desde Rota y desde Bilbao hasta encontrarse en Madrid, daban igual las prótesis, las varices, el frío o el calor. “Esto lo hago por mis hijos y por mis nietos”, es la frase que más hemos oído de sus labios. Las lágrimas surgían a su paso porque resulta emocionante comprobar que aquellos y aquellas que algunos han tratado de desahuciar de la vida, siguen siendo ejemplo de lucha y de combate. En Talavera, Guada, la presidenta de la plataforma local en defensa de las pensiones públicas echa de menos cada lunes a la gente más joven acompañando a la lucha, pero le da igual. Inasequibles al desaliento, miles de pensionistas de toda España llevan meses y meses organizándose y ya era hora de que se encontrasen, que se reconociesen, que se sintieran acompañados por la juventud por cuyos derechos luchan.

Llevamos lustros escuchando y leyendo informes, siempre patrocinados por algún banco, que hablan de demografía para demostrar la insostenibilidad del sistema de pensiones públicas. Apocalipsis inmediato a la vuelta de la esquina si no se modifica el sistema de pensiones. Un eufemismo que viene a significar “déjennos a nosotros sus pensiones, que ya nos ocupamos nosotros de especular con su dinero”. Ningún gobierno, hasta ahora, ha suprimido las nutritivas exenciones fiscales para los planes privados de pensiones. Un transvase del dinero de todos a las manos privadas de los buitres; otro derecho social fundamental, base de cualquier sociedad que tenga el bienestar de sus mayores entre sus objetivos, utilizado para engrosar los balances contables de la gran banca. PSOE y PP, ambos, nos han venido diciendo que había que aumentar la edad de jubilación. No nos cuentan que el 10% más rico de este país tiene 10 años más de esperanza de vida que el 10% más pobre. Que al albañil, cuando se jubila, le quedan diez años menos de vida que al directivo de esa misma banca que quiere arañar en sus ahorros.

“Gobierne quien gobierne las pensiones se defienden”, no es una consigna electoral, más bien al contrario, es el grito de guerra de quienes han identificado al enemigo y las resistencias políticas y económicas al mantenimiento y desarrollo de sus derechos, de nuestros derechos. La movilización en defensa de las pensiones públicas ha sido y va a seguir siendo un faro, una guía frente al adanismo, un ejemplo para quienes quieren convertir la lucha política en un espectáculo mediático y televisivo, una bofetada a la razón individualista y consumista hegemónica. Se han llenado los pies de llagas no para ir al cielo, sino para asaltarlo, o para enseñarnos cómo hacerlo. No les tenemos que dar las gracias por su lucha, tenemos que incorporar su memoria a la de todos y todas, la memoria que dice que sólo vence quien lucha. Qué paradójico que el tópico asocie al jubilado con la observación de una obra. Esta vez, la obra que han observado y que, como siempre, critican, es el intento de demolición de lo que ellos construyeron. Escuchemos sus pasos. Suenan a futuro.

Publicado en el Nº 329 de la edición impresa de Mundo Obrero octubre 2019

En esta sección

El PSUC es la respuesta al futuro de CatalunyaEn conmemoración del 102 aniversario de la Gran Revolución Socialista de OctubreBanderas descoloridasLa 'Huelga de la Canadiense'Esos pasos son para ti

Del autor/a

Guillermo Fernández-Vázquez: “Integrar la cuestión de la familia como salvaguarda frente al mercado sería el acto antifascista por excelencia”Esos pasos son para tiAlberto Garzón: “Tras el 10N, IU debe ofrecer a todo lo que hay a la izquierda del PSOE un proyecto de unidad”Joao Pedro Stedile: "Lula no es un preso político, sino un secuestrado por la burguesía"Al socialismo en bicicleta