Diputadas de IU y Podemos reflexionan sobre el actual estado de la confluencia políticaNo podemos decretar la unidad No podemos quedarnos en una confluencia de partidos, el avance está en desbordar hacia el movimiento social.

Pedro J. Ortega 30/10/2019

“Si no fuera necesario sortear la Ley Electoral ¿haríamos confluencia?”. La pregunta la lanzaba la portavoz de Unidas Podemos - IU en la Asamblea de Madrid, Isabel Serra. Una pregunta al aire que adquiere todo el sentido en el momento actual de la reflexión política que cruza a las organizaciones que conforman el espacio de Unidas Podemos. Ella mismo respondió: “Nos quedan muchos pasos más allá de lo electoral y de lo institucional”.

La Fiesta del PCE reunió en el escenario Tereshkova a cinco mujeres que actualmente desempeñan responsabilidades como cargos públicos de IU y Podemos, electas por listas de confluencia. Además de Isa Serra, en el escenario se encontraban Ana Naranjo, diputada de Adelante Andalucía en el Parlamento andaluz; Haizea Garay, concejala de Elkarrekin Donosti; Irene de Miguel, diputada de Unidas Podemos en la Asamblea de Extremadura; y Eva García Sempere, diputada de Unidas Podemos en el Congreso.

Una pregunta sobre la que abrir el debate que introdujo la responsable de política institucional del PCE, Clara Alonso. ¿Cuál es el papel de los cargos públicos en el avance de la unidad? La reflexión atravesó todas las intervenciones de las cinco ponentes. Todas coincidieron en señalar que, salvo honrosas excepciones, el trabajo desempeñado hasta ahora en el espacio político había sido el que corresponde a sucesivos procesos electorales, cuestión por la que se ha impedido el necesario avance de los procesos de confluencia.

Y es que avanzar en clave organizativa se hace complicado cuando los comicios se atraviesan. Irene de Miguel lo resumía con una idea sencilla: “Hasta ahora, lo que hemos tenido es unidad electoral; la confluencia está en construcción”. “No ha dado tiempo a pensar la estrategia con mirada larga”, añadió.

Eva García Sempere incidió más en la idea: “No podemos decretar la unidad ni por arriba ni desde las instituciones”. La diputada de Unidas Podemos reflexionó sobre lo importante que es imbuir a los cargos públicos de una lógica unitaria y criticaba que haya dinámicas en las que ciertos diputados responden únicamente ante su organización de origen, obviando a las demás.

“Resulta muy difícil convencer de que somos los mismos cuando no trabajamos conjuntamente en los territorios”, añadió García Sempere que se basó en su propia experiencia como diputada para recetar “más trabajo” a los cargos públicos en pos de la estrategia unitaria. “Nada une más que el trabajo porque en el trabajo se acaban los recelos” dijo Sempere que, además, consideró que “tener a nuestra gente trabajando conjuntamente es algo fundamental”.

La crítica de García Sempere fue más allá y conminó directamente a los cargos públicos de la confluencia: “No rendimos cuentas conjuntamente. Le decimos a nuestra gente que hay que unirse pero luego los cargos públicos no bajamos al territorio de la mano a decir lo que estamos haciendo”. Para Sempere, ese trabajo conjunto hacia la militancia “debe ser lo que nos sirva para construir políticas conjuntamente”. “Si a los cargos públicos no nos ven como suyos, no avanzamos, concluyó”.

Ana Naranjo se basó en la experiencia de Adelante Andalucía y la puso como ejemplo de la construcción de espacios más allá de lo netamente electoral e institucional. “La construcción colectiva de un programa político sirve para construir base social y militante”, dijo Naranjo. Cabe recordar que el proceso de conformación de la unidad en Andalucía tuvo como principal eje la construcción de un programa político común en un debate que cruzó de abajo a arriba a las militancias de Podemos, IU y organizaciones andalucistas.

Pero, más allá de la propia experiencia andaluza, a la misma vez Naranjo reconoció que “cada vez que se abren intentos de construcción política por abajo, se convocan nuevas elecciones”.

En la misma línea reflexionaba Haizea Garay que basaba la experiencia municipal de Donosti en un trabajo muy vinculado a los barrios y a la organización de asambleas locales conjuntas de Podemos e IU. Aún así, coincidía con sus compañeras en señalar que “los procesos electorales han servido para asentar bases pero no es suficiente”.

Irene de Miguel habló de “limar asperezas” y propuso como “única solución” abandonar la discusión sobre los matices “porque no nos lleva a nada productivo”. “Lo que nos une es lo que nos hace avanzar”, señaló de Miguel para remarcar que “la prioridad es acabar con el régimen del 78”. Para ello, “no podemos quedarnos en una confluencia de partidos, el avance está en desbordar hacia el movimiento social”.

Publicado en el Nº 329 de la edición impresa de Mundo Obrero octubre 2019

En esta sección

Construir un polo capaz de bascular la reconstrucción hacia los intereses de la mayoría trabajadoraLa CEOE pide más ayudas pero rechaza la justicia fiscal en la recuperación económicaLa CEOE firma el pacto por el empleo y pide más ayudas al gobierno pero rechaza la justicia fiscal para la recuperación económicaUnidas Podemos pide la aclaración de la muerte del líder sahauri Bassiri desaparecido en manos de funcionarios españoles hace 50 añosEspaña debe salirse del Tratado sobre la Carta de la Energía

Del autor/a

La importancia del Ingreso Mínimo Vital para una Andalucía con 10 de los 15 municipios con más paroNo podemos decretar la unidadEl PCE asume el reto de “mantener la unidad” de las fuerzas antineoliberales: “Ya fuimos los guardianes de la unidad de los demócratas”Diputadas de IU y Podemos reflexionan sobre el actual estado de la confluencia políticaTeoría del Valor, comunicación y territorio’, una herramienta para el combate científico al capitalismo