Seguimos

La UE asume los postulados del revisionismo histórico de la extrema derecha con la resolución del Parlamento Europeo que equipara fascismo y comunismoEuropa ya tiene quien la reescriba Atropella la memoria de 20 millones de soviéticos que murieron por liberar Europa y la de miles de comunistas europeos comprometidos con la lucha antifascista, entre ellos los republicanos españoles.

Asociación Foro por la Memoria Democrática 30/10/2019

Hace escasamente un mes, fue aprobada en el Parlamento Europeo una resolución por la que se acordaba la equiparación del fascismo y el nazismo con la ideología comunista, identificación que ya se impulsara desde los grupos de derechas europeos, en su Declaración de Praga de otoño de 2015, y que ya denunciara nuestra Asociación por este medio que nos posibilita Mundo Obrero: ahora, con un sugerente titular como es el de La importancia de la memoria europea para el futuro de Europa, la resolución aprobada en la UE asume los postulados del revisionismo histórico de la extrema derecha, sin despeinarse ni mostrar sonrojo alguno por manipular maniqueamente no sólo la historia reciente de la Unión, sino también los motivos que llevaron a su constitución.

Con el argumento recurrente del pacto germano-soviético de no agresión (agosto de 1939) como causa fundamental del inicio de la guerra, la mayoría de los parlamentarios europeos -o sus asesores- olvidan deliberadamente que el Tratado de Versalles, por el que Alemania y sus aliados se responsabilizaban del inicio la I Guerra Mundial y se aseguraba el desarme de la primera como prevención de un nuevo conflicto, fue inmediatamente incumplido por los alemanes, sobre todo con la llegada de Hitler al poder. También se olvidan de los acuerdos de Munich de octubre del 1938, por los que las democracias europeas, sobre todo las relacionadas con la No Intervención en el conflicto español, que entonces se desarrollaba y en el que las tropas nazis intervenían sin reparo ni disimulo, dejaban anexionar los Sudetes checoslovacos al III Reich.

Nos enfrentamos ante una nueva oleada de propaganda que modela la revisión de la historia común a beneficio de singularidades nacionales, hoy incorporadas a la Unión, que tienen en su propio pasado episodios de colaboracionismo y complicidad, si no ya de afinidad ideológica, con los regímenes fascistas de los años treinta europeos.

Estamos ante un texto que insulta y atropella la memoria de 20 millones de soviéticos, combatientes y civiles, que murieron por defenderse de la ocupación alemana, primero, y por liberar Europa después, como potencia aliada de Francia, Reino Unido y Estados Unidos; es un miserable ultraje equiparar a los miles y miles de comunistas europeos, hombres y mujeres, comprometidos con la lucha antifascista, entre ellos los republicanos españoles exilados, que combatieron por la liberación de los territorios ocupados, con los criminales nazis a los que se enfrentaron; es una ofensa injustificable el identificar con sus asesinos a los centenares de miles de deportadas y deportados muertos por la siniestra mano del fascismo y sus aliados en los campos de exterminio.

Las equivalencias son malas consejeras porque irremediablemente caen en el maniqueísmo laso. Y mucho peores si vienen de la administración pública que es la que ha de gobernar para una totalidad de personas. Al fin y al cabo, por terminar por hoy con este asunto, no es más que censura y deformación de la verdad, de la realidad, a favor de intereses ideológicos ultraconservadores y los modelos económicos que los sustentan.

Por el contrario, tenemos la fortuna de encontrarnos también con una buena noticia, la de que la alcaldía de París, dirigida por la franco-andaluza Anne Hidalgo, impone a título póstumo de Medalla Grand Vermeil, la máxima condecoración otorgada por el Ayuntamiento parisino a personas de reconocida notoriedad en la ciudad, a Neus Catalá, la histórica camarada del PSUC fallecida en el mes de abril pasado, deportada y sobreviviente del campo de concentración nazi de Ravensbrück. También, desde el 4 de octubre, llevará su nombre un espacio público de capital francesa.

Nos felicitamos por ello; en nuestro país, como es tradición, estos tipos de reconocimientos, en el caso de hacerse, tardarán todavía.


Twitter: @foroporlamemori
Web: http://www.foroporlamemoria.es
Correo-e: asociacion.foroporlamemoria@yahoo.es

Publicado en el Nº 329 de la edición impresa de Mundo Obrero octubre 2019

En esta sección

China avanza en la legislación de seguridad nacional de Hong KongPor primera vez tenemos en el gobierno gente en la que podemos confiarMovilización en defensa del gobierno de coalición para una recuperación democráticaNadia es perfectaMalditas sean las guerras y los canallas que las hacen (*)

Del autor/a

Nada que añadirLos que no perdonanFrancisco, alegres y olé!!Europa ya tiene quien la reescribaIniciando el nuevo curso