Escenarios

'Gazoline': Repensar desde los suburbios

Higinio Polo. Redacción
Iván Alvarado 24/10/2019

Obra: Gazoline.
Dirección: José Luis Arellano García.
Dramaturgia: Jordi Casanovas.
Intérpretes: Mard B. Ase, Jean Cruz, María Elaidi, Prince Ezeanyim, Delia Seriche.
Escenografía: Silvia de Marta.
Iluminación: Juan Gómez-Cornejo (AAI).
Producción: La Joven Compañía.
Coreografía: Andoni Larrabeiti.
Vídeo creación: Bruno Praena.
Próximas funciones ver: https://www.lajovencompania.com/fechas-y-entradas

La Joven Compañía no deja de trabajar y de realizar diversas apuestas sobre temáticas heterogéneas, pero siempre bajo un mismo prisma, que sean de interés para la población joven, aunque con apuestas que llegan fácilmente al público en general. El montaje que nos presentan está inserto dentro del proyecto Primer Acto de la Fundación Teatro Joven y las Fundaciones Edmond de Rothschild cuyo objetivo es visibilizar la diversidad étnica en las artes escénicas.

La apuesta es un acercamiento a una temática que cada cierto tiempo es puesta de moda por los medios de comunicación hegemónicos, los disturbios en los suburbios de Francia, les banlieues. En este caso se rescatan los altercados acaecidos en 2005, aunque los sucesos siguen transcurriendo cada cierto tiempo pese a que no nos lleguen noticias sobre los mismos de modo asiduo.

La trama viene marcada por la historia de cinco jóvenes franceses abocados a una vida de miseria debido a diversos factores: el itinerario migratorio de sus progenitores que les condiciona, el ser pobres y el haber nacido en una zona de Francia donde más se visibiliza el fracaso del proyecto asimilacionista francés. Todos estos factores abocan a estos personajes a ser franceses de segunda categoría.

Con una puesta en escena bastante sencilla, donde la acción transcurre alrededor de un coche, de un supuesto alto cargo del gobierno francés, ubicado en el centro del espacio escénico y en torno al cual aflora el conflicto que viene siempre marcado por la necesidad de salir de la situación en la cual se encuentran.

El texto aborda de manera continua el elemento del deseo, ya sea por salir de les banlieues, de mejorarla, de transformarla; y como ese deseo es cruzado por el de cada uno y cada una de los y las personajes. A través de la historia de dichos personajes se introduce la de otros que son igualmente crónica de la desolación. Personajes que vienen de la cárcel, que se enfrentan a desahucios o que quieren usar la historia de los personajes como noticia sensacionalista.

Todo ello narrado por una disyuntiva clara, quemar o no quemar el coche para salir en la televisión y poder denunciar así su situación. Este elemento genera un juego constante entre la urgencia y la duda que marca el norte como una brújula sin imán, al cual hemos de añadir un elemento extra que potencia todo ello, la acción física, que por momentos ayudan a conseguir dicha sensación de asfixia rodeada de la oscuridad de los aledaños del coche.

Todos los conflictos que rodean el corpus de personajes encuentran en dicha acción de quemar el coche la excusa perfecta para canalizar toda la acción en torno al acto de quemar el coche en sí. Es un claro ejemplo de cómo mostrar el poder desde la concepción del mismo de Michel Foucault. El poder no es un ente abstracto que emana de un lugar central, sino que es mostrado desde las distintas relaciones de poder que atraviesan sus historias, que se encuentran a su vez subyacentes al supe objetivo general de la obra, cómo salir de la miseria.

Lo que llama la atención en todo ello es cómo seguimos buscando fórmulas inocuas, es mejor pensar en la miseria de otros lugares, sin poner el foco de atención en problemas que cada ciudad del Estado español tiene en sus arrabales y que necesitan visibilizadas para repensar nuestro propio proyecto estatal, que da las mismas respuestas a la gran mayoría de los jóvenes y las jóvenes que da cualquier otra democracia parlamentaria en occidente.

Publicado en el Nº 329 de la edición impresa de Mundo Obrero octubre 2019

En esta sección

Sindicatos: la necesidad de análisis autocríticosKorina...por ké no te callas?Desescalada y capitalismoLa reacción monárquica (II)Útil

Del autor/a

Hiroshima y NagasakiKerala: el comunismo indio frente a la pandemiaRacismo y miedo: no puedo respirarTrump quiere más pruebas nuclearesLa Cracovia del coronel Alexéi Botián