70 aniversario con un aumento del gasto militarUn ataúd para la OTAN No es Moscú quien acerca su dispositivo militar a las fronteras occidentales, sino Estados Unidos y la OTAN quienes han llevado sus tropas a los límites de Rusia.

Higinio Polo 11/02/2020

El septuagésimo aniversario de la creación de la OTAN se celebró en Londres con una reunión preparada como ceremonia formal, donde los gobernantes dedicaron apenas tres horas al plan de defensa de Polonia y los países bálticos, a la prevención ante ataques cibernéticos, al despliegue de armamento en el espacio y a la actitud que deben mantener ante Rusia y China. Aunque el comunicado final omitió muchas de las cuestiones abordadas, en Washington y Bruselas se planifican con detalle. La cita, precedida por disputas entre Trump, Macron y Erdogan, y por reproches públicos, contó incluso con burlas privadas acerca del estrafalario proceder del presidente norteamericano, y mostró al mundo los recelos de Francia y Turquía, además de la incomodidad de los aliados europeos ante las exigencias de Washington. Ankara pretendía que la OTAN declarase como terroristas a los kurdos sirios del YPG, una organización a la que Estados Unidos ha armado y ayudado con logística militar en la guerra de Siria.

Se aprobaron planes de reforma de la OTAN y el complaciente secretario general, Stoltenberg, siempre servil con Trump, anunció un aumento de los presupuestos militares de 360.000 millones de euros, en cinco años, en los 29 estados miembros, y destacó el compromiso para defender a los países bálticos (esos democráticos aliados cuyos gobiernos permiten, e incluso alientan, desfiles de los veteranos de las SS nazis) de la supuesta “amenaza rusa”. Trump continúa exigiendo que los miembros de la OTAN aumenten el gasto militar hasta el 2% del PIB, requisito que hoy sólo cumplen ocho países: Alemania, Francia, Italia y España no llegan a ese porcentaje. Washington quiere ir más lejos: en la cumbre de Bruselas de julio de 2018, Trump llegó a exigir que los países miembros dediquen el 4% del PIB al gasto militar.

La OTAN ha señalado a China y Rusia como los peligros que debe afrontar. Desde 2008, la cooperación entre la OTAN y Rusia se ha detenido, y la tensión ha aumentado. Moscú impugna el fortalecimiento de la estructura militar occidental a lo largo de sus fronteras europeas, así como su constante expansión, que supone una violación de los compromisos adquiridos en su día: la OTAN, además de la incorporación de Polonia, Hungría y Chequia en 1999, integró en 2004 a los tres países bálticos y a Bulgaria, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia; en 2009, a Croacia y Albania; y en 2017, a Montenegro. Así que no es Moscú quien acerca su dispositivo militar a las fronteras occidentales, sino Estados Unidos y la OTAN quienes han llevado sus tropas a los límites de Rusia. Pese a ello, el Pentágono y el cuartel general de la OTAN lanzan alarmas sobre la actitud rusa.

Washington y Bruselas, que mantienen abierta la incorporación a la OTAN de Ucrania y Georgia, bloqueada hasta hoy por las diferencias entre los aliados europeos, acusan a Moscú, invirtiendo la realidad, de intervenir en esos países. La OTAN, pese a la falta de evidencias, sigue insistiendo en el supuesto “expansionismo ruso”, utilizando la incorporación de Crimea a Rusia y la ayuda de Moscú a Damasco para derrotar al yihadismo apoyado por Occidente y sus aliados Arabia e Israel. Para ello, aviva constantes sospechas sobre la actividad rusa en el Báltico y en aguas de Noruega, e insiste en la vieja acusación, no demostrada, de su injerencia en procesos electorales, en operaciones de desestabilización y de estímulo de movimientos populistas en Europa, y en el trabajo de unidades militares rusas de ciberespionaje lanzando supuestos ataques a instituciones, organismos, partidos políticos y empresas occidentales.

Así, para justificar su rearme, la OTAN filtró a los medios de comunicación que Rusia puede bloquear internet en Europa: en 2017, el jefe del estado mayor británico (Stuart Peach, un mariscal del aire que ahora es el presidente del comité militar de la OTAN) hacía público un inquietante aviso sobre consecuencias económicas devastadoras si Moscú lanzaba su fuerza naval para destruir los cables submarinos de internet, y la prensa y la televisión colaboran en ello: el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung excitaba la histeria antirrusa aludiendo a la actividad de los submarinos nucleares rusos en el mar Báltico (que podrían llegar a bloquearlo), en los océanos Ártico y Atlántico y en el mar Negro. También lo hacían otros medios, como el diario británico Daily Telegraph. Además, la OTAN, reflejando la preocupación estratégica norteamericana, alerta sobre la presencia de China en África, pese a que es exclusivamente económica y de cooperación, y en Europa, donde desconfían de la iniciativa china 16+1, y de la compra de activos y puertos como El Pireo en Atenas, y de su capacidad para desarrollar las redes 5G de telefonía móvil donde Huawei cuenta con una enorme ventaja en investigación y aplicaciones.

En 2018, el gasto militar norteamericano fue de 649.000 millones de dólares, un 36% del total mundial, que creció hasta su máximo histórico: es el triple de lo que emplea China y más de diez veces el gasto ruso. El mismo año, los 29 miembros de la OTAN aumentaron conjuntamente su presupuesto militar en un 7% (56.500 millones de euros) respecto al anterior. Estados Unidos, que tiene en el extranjero más de 800 bases militares, repartidas por más de 40 países, quiere modernizar (en un proyecto ideado con Obama) su arsenal atómico, un plan que costaría unos tres billones de dólares en un plazo de treinta años: es el camino del rearme, sin justificación política más allá del propósito de mantener la hegemonía norteamericana en el mundo. Pese a las palabras de Macron, sobre la “muerte cerebral” de la OTAN, Estados Unidos prosigue su rearme. En España, quiere aumentar sus tropas en Rota y Morón.

Washington pretende imponer su dominio a cualquier precio, y para ello ha dinamitado los tratados de desarme: abandonó unilateralmente el ABM; en 2019 ha abandonado el INF, y amenaza con liquidar el START III: eran los tres principales tratados que obligaban a las superpotencias. Estados Unidos, pese a los reproches de Trump calificando de morosos a la mayoría de sus aliados, necesita a la OTAN para seguir presionando a Rusia y contener a China, para asegurar su hegemonía militar en el planeta y para que los aliados aporten tropas y ayuden a sufragar sus intervenciones militares en el exterior. Pero el mundo no requiere una nueva carrera de armamentos; precisa la renovación del START III, necesita impedir el despliegue de armamento en el espacio, reducir las fuerzas convencionales y los arsenales nucleares, acabar con el imperialismo y la rapiña, e iniciar una nueva era de distensión y de paz: necesita un ataúd para la OTAN.

Publicado en el Nº 331 de la edición impresa de Mundo Obrero dic 2019 - ene 2020

En esta sección

Los partidos comunistas de América del Sur agradecen la solidaridad de China, Rusia y Cuba contra el coronavirusZapatero apoya la declaración de los ex presidentes que piden la cancelación de la deuda externa de América Latina China y Rusia piden la intervención de la ONU para que EEUU levante el bloqueo a Cuba y NicaraguaEl PCE denuncia que en Colombia los paramilitares aprovechan el confinamiento por el coronavirus para asesinar a los líderes socialesAcusan en la ONU al gobierno golpista de Bolivia por la muerte y el secuestro de dos periodistas argentinos

Del autor/a

Duterte en el Hotel ManilaCincuenta años del ‘Tratado de No Proliferación Nuclear’Un niño refugiado, perdido en LesbosPicaso, itinerario fotográficoUn ataúd para la OTAN