Homenaje a Marcos AnaEl gobierno elogia el papel de los comunistas en la lucha por la democracia

Gema Delgado. Redacción 21/02/2020

Viernes 31 de enero. Se ha hecho de noche y en las puertas del Auditorio Marcelino Camacho aún hay una treintena de personas que aguardan con la esperanza de poder entrar. No caben. La sala no da más de sí. El Partido Comunista de España, con la Fundación Marcos Ana y CC.OO. rinden homenaje al camarada Marcos Ana, que el pasado 20 de enero hubiera cumplido 100 años, aunque él siempre le restara los 23 años que pasó en la cárcel.

Que se haga un homenaje a Marcos Ana no es ninguna novedad. “El hito -dijo el ministro Alberto Garzón cuando subió al escenario- es que hoy estamos aquí en representación del Gobierno de España”. El coordinador federal de IU contó que Marcos Ana es parte del hilo rojo de la historia de este país y “de las generaciones que con gran sacrificio conquistaron una democracia que hoy sería mucho más débil sin su lucha”. Por eso apuntó a la necesidad de hacer pedagogía para que la gente que viene de otras generaciones sepa lo que supuso esa lucha.

El Vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, fue más lejos y extendió el reconocimiento a todos los Marcos Ana y al Partido Comunista en el que el poeta siempre militó: “En nombre del gobierno quiero decir que la democracia española no existiría sin la lucha de los comunistas españoles y sin hombres y mujeres como Marcos Ana”. “Este -insistió- es un homenaje a los héroes y heroínas que se jugaron la vida por la justicia social y la democracia”. Hoy también toca “defender las bases de esa democracia”, continuó, y la forma de hacerlo es “que la sociedad civil se organice en barrios, ciudades y pueblos en defensa de la escuela y la sanidad pública, en defensa de las pensiones”.

El Secretario de Estado para la Memoria Democrática, Fernando Martínez, evocó la bondad, compromiso y generosidad de Marcos Ana, recordó que él no quería que olvidáramos, que quería que se supiera la verdad para que no se repitiese y, también, que estaba triste porque había muchos hombres y mujeres a los que esta democracia no había dado su reconocimiento. “Ese reconocimiento es fundamental para saldar cuentas con nuestra memoria y esa va a ser una de las tareas fundamentales del gobierno de España, y especialmente de esta Secretaría de Estado que hoy represento”. Se despidió aseverando que Marcos Ana “se sentiría plenamente feliz” con el gobierno que tenemos en estos momentos.

Y en ese compromiso del responsable del gobierno en Memoria Democrática puso su confianza y reivindicaciones el presidente de la Asociación Marcos Ana, Willy Meyer, al explicar que llegó la hora de conseguir Verdad, Justicia y Reparación y que “es tarea del nuevo gobierno el que por fin sea el Estado el que lo haga”, recordando que España es el único país europeo que aún no ha asumido esa responsabilidad. Hacerlo, “sería la mejor forma de reducir a la nada a las voces que pretenden ser las herederas del franquismo”.

En esa línea habló también el Secretario del Memoria Democrática del PCE, Mauricio Valiente: “Para hacer homenajes ya estamos los partidos, los sindicatos, las ONGs, lo que hace falta es un homenaje estatal y seguir avanzando en políticas públicas de Memoria Democrática”. Y en la agenda enumeró los puntos que desde hace años lleva reivindicando el movimiento de memoria democrática y que incluyen, entre otros, la anulación de las condenas y la persecución de los culpables.

El líder de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, anfitrión de este acto tan reivindicativo como emotivo, calificó de “canallada” y de “puñalada a la democracia, a la memoria y al rigor histórico” la resolución del Ayuntamiento de Madrid, a instancias de Vox, sobre los reconocimientos en espacios públicos de la capital a personas represaliadas de la Guerra Civil, que incluye la paralización de la construcción de la estela conmemorativa de las 2.934 víctimas fusiladas en las tapias del Cementerio del Este en los primeros años de la dictadura.

Unai Sordo, Secretario General de CCOO, descalificó y respondió a los descendientes de quienes encerraron a Marcos Ana y que ahora se permiten utilizar la palabra “comunista” como insulto. “Ser comunista no puede ser un insulto porque tenemos memoria y sabemos cómo se pelearon y se consiguieron las libertades en España. Ser comunista es ser como Marcos Ana y como los que se dejaron la vida y la salud en ello”.

En representación de UGT participó Sebastián Pacheco y el máximo responsable del sindicato en Madrid, Luis Miguel López Reillo, quien arrancó aplausos al decir, “le debemos una República a Marcos Ana” antes de despedirse al grito “Salud y República”.

Versos, voces, música y corazón

Las mujeres y hombres de la cultura, sus amigos y compañeros también quisieron recordarle poniendo voz y música a sus versos. Desde su editor y amigo Osman Vega al director del Instituto Cervantes, Luis García Montero quién recordó a Marcos Ana como “un hombre integrado en la vida que avanzaba, un hombre que estaba con los ojos abiertos al futuro”. También explicó la diferencia entre estar en libertad y ser libres: “en la dictadura había gente que estaba en libertad pero no era libre, y en la cárcel había presos que no estaban en libertad pero mantenía la llave de la libertad”, esos eran los hombres y mujeres como Marcos Ana. Y eligió el poema “Los seres vivos”. Diego y Alejandra Navarro, Carlos Olalla y Amparo Climent, Lucía Álvarez, Juan Carlos Mestre dieron vida a más poemas: “A los católicos”, “Al soldado que luchó frente a mí”, “Mi corazón es patio”, “Carta urgente a la juventud del mundo”, “Mano en paz”.

El hilo rojo Marcos Ana sigue uniendo también a generaciones de músicos. Guitarras, acordes y voces que le cantaron: desde Luis Pastor y Lourdes Guerra a Rozalén, pasando por José Antonio Rodríguez; Pilar Gual y Fernando Escáriz; Poncho K; Salvador Amor, Yeska y Helena Bianco. Rozalén cerró el turno de intervenciones con una canción escrita para su tío abuelo, Justo, desaparecido en Guerra Civil. El colofón lo puso el público, con auditorio en pie, puño en alto, entonando la Internacional.

Todos evocaron la bondad y compromiso del hombre que quiso llenar de estrellas los corazones de la gente. Garzón resaltó la persistencia, resistencia y diálogo, “tan importantes hoy para reforzar la democracia”. Enrique Santiago, Secretario General del PCE dijo que era “el más digno hijo del Partido Comunista de España”. Mauricio Valiente, le recordó como “embajador de la causa antifranquista”, destacando su internacionalismo y su participación en la Fundación de ACNUR.

Todos coincidieron en que el mejor homenaje es mantener su memoria.

Publicado en el Nº 332 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2020

En esta sección

El PCE defiende aumentar las medidas de aislamiento y reducir la actividad económica al mínimo imprescindibleMarcos fue el "hombre nuevo", el comunista íntegro y éticoLa excepcionalidad de un hombre normalEl gobierno elogia el papel de los comunistas en la lucha por la democraciaLa Conferencia del PCE, una oportunidad para avanzar en la reconfiguración de la izquierda en España

Del autor/a

Amanda Meyer: “Gobernar permite poner las herramientas del gobierno al servicio de la agenda feminista”Unidas Podemos solicita una Comisión Parlamentaria que investigue “exhaustivamente y hasta el fondo” el presunto enriquecimiento ilícito del rey emérito Juan Carlos IEl gobierno elogia el papel de los comunistas en la lucha por la democraciaLa petroquímica de Tarragona va a la huelga el día 19 de febreroEnrique Villalobos: “Es esencial seguir trabajando en construir organización popular”