Crónica de las jornadas organizadas por IU MadridLa economía en el centro de análisis del Feminismo Detrás de las opresiones, violencias y discriminaciones que sufrimos, hay razones económicas. Debemos entender cómo nos afectan y cómo organizarnos para subvertirlas.

Nora García Nieves. Área de la Mujer de IU Madrid 06/03/2020

Muchas veces, cuando se pone “feminista” después de un concepto como “política” “educación” o “república” nos hace falta definir qué queremos decir con ello. En concreto cuando hablamos de economía feminista la gente se sorprende, como si el feminismo no tuviera nada que decir sobre la economía o si tuviéramos algunas pequeñas reivindicaciones que nos afectan sólo a nosotras. ¿Qué es entonces, la economía feminista? ¿Porqué creemos que es importante que el feminismo tenga en el centro de su análisis la economía? Son algunas de las preguntas que intentamos desarrollar durante las jornadas de Economía Feminista de IU Madrid el pasado diciembre.

Queríamos dejar claro que la economía está en el centro de nuestra sociedad, y en nuestra sociedad, las mujeres nos llevamos la peor parte. Si esta economía no nos sirve debemos debatir cuál sí, entender los aportes que hace el feminismo a la crítica del capitalismo ampliando el propio concepto de economía y también las alternativas posibles para construir una sociedad sin una esfera productiva explotada que se sustente a su vez en la explotación de la reproductiva. Debemos imaginar un mundo en el que la vida de las personas esté en el centro, desde la interdependencia y la eco-dependencia; en el que no haya una cara b de la vida, invisibilizada y precarizada; que redefina el “estado de bienestar” y ponga en cuestión los relatos robinsonianos de la sociedad a través de lo comunitario, lo no mercantilizado y lo público, no sólo desde la institucionalidad sino también desde la autogestión y lo colectivo.

Nosotras queremos ir más allá, no sólo denunciando la brecha salarial o el techo de cristal, sino subvirtiendo el sistema laboral, para incorporar nuevos valores sociales de solidaridad, respeto, apoyo mutuo, emancipación y justicia, que repercutan en vidas dignas con derechos, tiempo, cuidados y donde podamos desarrollarnos como personas libres.

No podemos perder el foco de que detrás de las opresiones, violencias y discriminaciones que sufrimos, hay razones económicas. Aterrizar, analizar y entender cómo nos afecta la economía, por qué y cómo organizarnos para subvertirla, es una tarea fundamental para poder proyectar ese otro mundo posible en éste. Pensar, que una nueva economía no tendría nada que decirnos a las mujeres, es la semilla de la derrota para cualquier proyecto de sociedad igualitaria. Por eso estructuramos las jornadas desde la praxis, para conectar la teoría, la práctica política en las instituciones y la lucha en la calle.

Queríamos mandar un mensaje muy claro: La economía nos incumbe. Si queremos construir otro mundo posible, debemos entenderla, y el primer paso es descomplejizarla. Esa idea de que sólo los expertos, tecnócratas y gurús de asesorías transnacionales son capaces de explicar la economía es falsa. Por ello, empezamos nuestra jornada con un taller sobre presupuestos con perspectiva de género. Carlos Sánchez Mato y Begoña San José nos explicaron el trabajo realizado en el Ayuntamiento de Madrid durante la primera etapa de Ahora Madrid. Destacaron la importancia de trabajar desde la institución codo con codo con el movimiento feminista, desarrollando metodologías que impulsen el conocimiento y la colaboración entre el funcionariado, los colectivos feministas, las áreas de gobierno, los distritos y la ciudadanía. Hablaron de la necesidad de crear nuevos criterios que rijan las políticas, que impulsen valores de igualdad y redistribución, que pongan en el debate la importancia de lo público como lo colectivo y que politicen a la sociedad. Entender cómo funciona la maquinaria de la institución local nos da muchas claves para articular la lucha en la calle, organizarla y reclamar nuestros derechos. Además fue un debate muy interesante sobre cómo debemos trabajar en las instituciones, no solo para gestionar mejor, sino para poner en cuestión las instituciones neoliberales que nos rigen y ampliar los límites de lo posible, con creatividad, trabajo y articulación desde abajo.

Eva García Sempere nos explicó que al análisis feminista de la economía hay que añadirle la visión ecologista y cómo estas luchas están entrelazadas. Además, quisimos poner encima de la mesa las tareas que tiene Izquierda Unida para ello, no solo en el proceso de construcción programática, sino en cuanto a estrategia organizativa y pedagógica.

María Pazos vino a hablarnos de su libro “Contra El Patriarcado, economía feminista para una sociedad justa y sostenible” en el que debatimos sobre el Estado de Bienestar y cómo no puede haber igualdad entre hombres y mujeres sin igualdad social. Hicimos un ejercicio en el que imaginamos cómo sería una sociedad sin patriarcado y nos dimos cuenta que el primer paso para la transformación social, es practicar la imaginación desde un análisis científico de nuestra realidad material.

Las jornadas terminaron con un taller de contrapoder feminista, en el que quisimos analizar los tiempos que dedicamos a lo largo de un día a producir, cuidar a los demás y a nosotras mismas, y cómo eso tiene un impacto en nuestras economías. Vimos lo difícil que es enumerar la cantidad de cosas que hacemos a lo largo del día, los ámbitos en los que somos precarias y cómo los cuidados, el transporte o el urbanismo de las ciudades afectan a desarrollar vidas dignas de ser vividas. A partir de ahí, intentamos proponer alternativas a nuestros problemas cotidianos, conectando lo aprendido durante las jornadas con reivindicaciones concretas que podamos estructurar en nuestros distintos espacios militantes. Además, fuimos a ver la exposición Musas Insumisas en el Reina Sofía, porque la cultura tiene siempre que formar parte de las propuestas formativas y también cenamos juntas para celebrar un año de intenso trabajo, porque los cuidados y lo personal tiene que tener también espacio en la militancia.

Como resumen de las jornadas, una reflexión: La necesidad de la formación de cuadros desde la pedagogía popular y desde la construcción de espacios para compartir conocimientos y debates enfocados a la praxis. Como organización debemos articular un camino que impulse diferentes formas de participación para que nuestra militancia se active y desarrollar herramientas para animar a nuestras compañeras y compañeros a estudiar, conocer y debatir. Como decía Paulo Freire “Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su propia producción o construcción”.

Publicado en el Nº 332 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2020

En esta sección

'Casi' todo lo que usted siempre quiso saber los test de coronavirus y nunca se atrevió a preguntarHa muerto Chato Galante, nuestro “delincuente” más preciadoMuere por coronavirus el luchador contra la impunidad Chato GalanteCoronavirus pero también dengue en América LatinaAnte la LOMLOE, más educación pública

Del autor/a

La economía en el centro de análisis del FeminismoLos retos del movimiento feministaLa cruzada de la Iglesia y las derechas contra los avances del feminismoLa Huelga Feminista: Un grito globalLa mirada de las hermanas Mirabal ante el fascismo, el racismo y la misoginia