Mantenerlo es un crimen contra la humanidadEstados Unidos debe levantar el bloqueo a Cuba y Venezuela por el coronavirus Rafael Correa, Álvaro García Linera y Gustavo Petro piden cancelar o aplazar la deuda externa de América Latina.

José Manuel Martín Medem 22/03/2020


Cuba no recibirá turismo por lo menos durante un mes como consecuencia del coronavirus, lo que complica aún más su agobiada capacidad económica, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) se ha negado a facilitar la ayuda humanitaria que necesita Venezuela para afrontar la pandemia. Cuba tiene el mejor y más solidario servicio nacional de salud de América Latina pero el bloqueo impuesto por Estados Unidos limita drásticamente sus recursos para resistir frente al COVID-19. En Venezuela, a la guerra económica organizada por Washington se añade ahora la nueva caída de los precios del petróleo. Si las sanciones y el aislamiento siempre han sido violaciones del derecho internacional y de las decisiones de la Asamblea General de la ONU, ahora, con la crisis del coronavirus, someten a Cuba y a Venezuela bajo una tremenda amenaza de sufrimiento generalizado. Bloquear a quién intenta defenderse de una terrible epidemia es un auténtico crimen contra la humanidad. Si siempre ha sido una reclamación de soberanía nacional la eliminación del bloqueo, ahora resulta urgente e imprescindible el levantamiento por lo menos temporal de las sanciones. Es lo que han pedido la Comisión de la ONU para América Latina y el Caribe (CEPAL) y destacados economistas estadounidenses. Jeffrey Sachs, director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia, insiste en que “las sanciones violan el derecho internacional” y considera que “su levantamiento es una necesidad humanitaria para la defensa ante la pandemia”. “En esta crisis -dice Dean Baker, portavoz del Centro de Investigación Económica y Política-, con millones de personas en riesgo de contraer la enfermedad, la única respuesta humanitaria razonable es suspender las sanciones hasta que pase la amenaza”.

Cancelar o aplazar la deuda externa

A la reclamación de que se levante el bloqueo a Cuba y Venezuela se añade la petición de que se cancele o aplace la deuda externa de América Latina. Es una declaración conjunta de Rafael Correa, ex presidente de Ecuador, Álvaro García Linera, ex vicepresidente de Bolivia, y Gustavo Petro, candidato presidencial de la izquierda en Colombia, quienes advierten que es imposible aplicar políticas eficaces de salud pública contra el coronavirus y al mismo tiempo seguir pagando la deuda externa. El manifiesto lo firma también el economista español Alfredo Serrano Mancilla, director ejecutivo del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), y plantea lo siguiente: La condonación de la deuda externa (en promedio el 43% del PIB en América Latina) es tan justa como necesaria para evitar que sea un escollo aún mayor que añadir al complejo reto de superar este momento social y económico tan crítico. Solicitamos la condonación de la deuda externa soberana de los países de América Latina por parte del FMI y de otros organismos multilaterales e instamos a los acreedores privados internacionales a que acepten un proceso inmediato de reestructuración de la deuda que contemple una mora absoluta de dos años sin intereses. Solicitamos también una resolución de la Asamblea General de la ONU que proporcione el marco legal internacional para llevar a cabo esta estrategia efectiva de condonación y fomentar el proceso de reestructuración.

En esta sección

Debate con Cátedra China: relaciones entre China, Unión Europea y EspañaPrisión preventiva para el ex presidente Uribe por su presunta complicidad con los paramilitaresEl gobierno golpista de Bolivia intenta impedir la participación electoral del MAS que encabeza las encuestasEstados Unidos sigue aumentando la tensión internacionalManifestación en solidaridad con la Revolución Cubana

Del autor/a

TVE ha decidido que la inmensa mayoría de los españoles son monárquicosPrisión preventiva para el ex presidente Uribe por su presunta complicidad con los paramilitaresBolsonaro juega a la guerraCristiani no impidió la matanza de los jesuitasLas patatas fritas de PepsiCo son cancerígenas