Con América

El Comité de Solidaridad Internacional acusa del presunto crimen “a la policía y a las Fuerzas Armadas de Bolivia”Acusan en la ONU al gobierno golpista de Bolivia por la muerte y el secuestro de dos periodistas argentinos El informe forense considera Sebastián Moro pudo morir por una paliza ya que su cuerpo presentaba “claros signos de politraumatismos”.

José Manuel Martín Medem 24/03/2020

En un segundo informe sobre las elecciones presidenciales del mes de octubre del año pasado en Bolivia, el estadounidense Centro de Investigación en Economía y Política (CIEP) confirma la conclusión de su primer análisis y asegura que “en contra de lo que dijo la Organización de Estados Americanos (OEA), no hubo fraude en la victoria de Evo Morales” y añade que “la intervención de la OEA produjo acusaciones apresuradas y en última instancia indefendibles” que se utilizaron para justificar el golpe de Estado. En agradecimiento por su complicidad en la operación golpista, Estados Unidos ha organizado la reelección de Luis Almagro como Secretario General de la OEA para otros cinco años. Al mismo tiempo, el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia ha aplazado, supuestamente por la crisis del coronavirus, las elecciones que se iban a repetir en mayo. Lo han pedido las candidaturas de la derecha golpista, patrocinadas por Washington, que en las encuestas van por detrás del Movimiento al Socialismo (MAS). Los sondeos indican que el nuevo candidato del MAS podría volver a ganar en la primera vuelta como Evo Morales en la votación de octubre, anulada por el golpe de Estado con la falsa justificación de que la OEA había demostrado un fraude sobre el que en realidad no hay pruebas.

Mientras tanto ya ha llegado al Consejo de Derechos Humanos de la ONU la denuncia sobre la muerte en Bolivia del periodista argentino Sebastián Moro como consecuencia del golpe de Estado. A Moro lo encontraron sin conocimiento el 9 de noviembre en su departamento por un ataque cerebral isquémico, según la versión del gobierno golpista. Pero el informe forense considera que pudo morir por una paliza ya que su cuerpo presentaba “claros signos de politraumatismos”. El Comité de Solidaridad Internacional y de Lucha por la Paz (COSI), que ha llevado la denuncia a la ONU, acusa del presunto crimen “a la policía y a las Fuerzas Armadas de Bolivia”.

El periodista argentino trabajaba en el diario Prensa Rural y en la radio Comunidad de la Confederación Sindical Única de los Trabajadores Campesinos de Bolivia. Además había informado sobre la conspiración golpista en crónicas publicadas por el diario de Buenos Aires Página/12. El COSI ha denunciado también el secuestro en un hospital de otro periodista argentino, Facundo Morales, del que asegura que “fue sometido a torturas” en su ilegal detención.

En esta sección

Debate con Cátedra China: relaciones entre China, Unión Europea y EspañaPrisión preventiva para el ex presidente Uribe por su presunta complicidad con los paramilitaresEl gobierno golpista de Bolivia intenta impedir la participación electoral del MAS que encabeza las encuestasEstados Unidos sigue aumentando la tensión internacionalManifestación en solidaridad con la Revolución Cubana

Del autor/a

TVE ha decidido que la inmensa mayoría de los españoles son monárquicosPrisión preventiva para el ex presidente Uribe por su presunta complicidad con los paramilitaresBolsonaro juega a la guerraCristiani no impidió la matanza de los jesuitasLas patatas fritas de PepsiCo son cancerígenas