Billy el Niño, no te olvidaremos Billy el Niño da la imagen exacta de lo que supuso el franquismo en este país: crueldad, arbitrariedad, sadismo.

Mauricio Valiente Ots 07/05/2020

Juan Antonio González Pacheco, un personaje siniestro. Uno más dentro de la maquinaria represiva franquista. Los hubo que cumplían con su deber de perseguir y torturar desde la monstruosidad moral de la obediencia debida. Los regímenes autoritarios fomentan este tipo de personajes, rutinarios, impasibles al sufrimiento humano. Pero hay quien desempeña un papel aún peor, el sádico que disfruta con la tarea encargada. Este fue el caso del represor que ha vuelto a saltar a las primeras páginas de los medios de comunicación. Tenía una fama ganada con empeño. Son millares los testimonios de la labor que desempeñó en las mazmorras donde ejercía su afición de provocar daño, de amenazar de la forma más indecente, de improvisar en su oscura vocación.

Hay quienes quieren hacernos olvidar el carácter del franquismo. Desde la equidistancia en el análisis del golpe de Estado de julio de 1936 o con una imagen dulcificada de lo que fue una dictadura implacable. Billy el Niño da la imagen exacta de lo que supuso el franquismo en este país: crueldad, arbitrariedad, sadismo. Nada nuevo en la serie de regímenes nazifascistas y dictaduras latinoamericanas a las que pertenece. Franco estrechó la mano de Hitler en Hendaya con la misma sonrisa con la que compartió fastos con Pinochet en Madrid. Habían pasado muchos años pero la esencia de lo que significaba el dictador era la misma.

Es perfectamente comprensible que haya en España quienes prefieran olvidar. Deben mucho de su poder político, social y económico a personajes como Billy el Niño. Ellos no se ensuciaron las manos golpeando, lo hicieron disfrutando de las prebendas de un sistema que les generó muchos dividendos, de diferentes clases.

La reacción lógica de muchas víctimas del franquismo, de las organizaciones de memoria democrática, ha sido lamentar la impunidad de los crímenes de Billy el Niño. El grupo parlamentario de Unidas Podemos ya está trabajando en una proposición de ley integral de memoria democrática, y de reconocimiento y reparación a las víctimas del franquismo y la transición. El PSOE y otros grupos del Congreso de los Diputados han presentado también sus proyectos. Aprovechemos la oportunidad que ofrece el impacto del momento para dar un impulso a un nuevo marco legal que combata la impunidad. ¿Cómo podemos vivir tranquilos pensando que compartimos bloque de viviendas, calle o carrera popular con personajes como estos?

Debemos agradecer al personaje su esperpéntica figura. Gracias a su exhibicionismo y a su desfachatez, se ha convertido en un símbolo de la perversidad y la impunidad de los crímenes franquistas. Billy el Niño, ¡juramos no olvidarte! Te tendremos muy presente. En cada movilización. En cada homenaje. En cada recurso a los tribunales. En la reivindicación de una nueva ley de memoria democrática. Porque la justicia requiere a veces de un tremendo acicate moral para no olvidar jamás.

En esta sección

Construir un polo capaz de bascular la reconstrucción hacia los intereses de la mayoría trabajadoraLa CEOE pide más ayudas pero rechaza la justicia fiscal en la recuperación económicaLa CEOE firma el pacto por el empleo y pide más ayudas al gobierno pero rechaza la justicia fiscal para la recuperación económicaUnidas Podemos pide la aclaración de la muerte del líder sahauri Bassiri desaparecido en manos de funcionarios españoles hace 50 añosEspaña debe salirse del Tratado sobre la Carta de la Energía

Del autor/a

Sólo habrá reconstrucción desde lo público y con garantía de derechosLas fuerzas de la cultura y la propuesta comunistaBilly el Niño, no te olvidaremosEl Partido, expresión política del movimiento obreroContra la guerra y la dominación colonial