Ni muerto lo traganEl elogio envenenado de 'El País' El elogio envenenado es el recurso de los que no se atreven contra la honestidad, la inteligencia y el valor pero te descalifican por no acomodarte en la realidad que Julio no quería gestionar sino cambiar.

José Manuel Martín Medem. Director de Mundo Obrero 16/05/2020

El elogio de El País se queda en el titular: No negociaba los principios. El resto del artículo de ese diario es un continuo sí pero no. Popular pero “de carácter difícil”, coherente pero “sin cintura política”, mayoría absoluta en la alcaldía de Córdoba pero “como gestor dejaba mucho que desear”, califa rojo pero “coincidía con Aznar” y no negociaba los principios pero “sólo admitía los suyos”.

Ni muerto lo tragan.

El elogio envenenado es el recurso de los que no se atreven contra la honestidad, la inteligencia y el valor pero te descalifican por no acomodarte en la realidad que Julio no quería gestionar sino cambiar.

Lo peor del elogio envenenado de El País es que, para acusarle de encastillarse en sus principios, utiliza el desprecio de uno de los que le traicionaron.

En esta sección

Eduard Navarro reelegido Secretario General de l@s comunistas de CatalunyaExtracto del documento de Tesis Políticas y de la Enmienda a la totalidad de dichas TesisHomenaje en Langreo a Vicente Gutiérrez Solís y Marcolina Argüelles, luchadores antifranquistas por la democraciaPeligra el Hospital Varsovia de Toulouse, vanguardia de medicina social ‘No to Violence Against Women’: un espacio feminista internacionalista

Del autor/a

Colombia: hay futuro si hay verdadLa extrema derecha dispara en Colombia contra la Comisión de la Verdad antes de que se conozca su informeColombia valienteLa anemia democrática que padecemosAmparitxu, también poeta