Diseño un símbolo que nos identificase, las 3 Rs: Resistencia, República y RevoluciónRecordando a Juan Genovés El Partido le quiso hacer un homenaje sobre la unión de la cultura y el compromiso político. Puso una condición: que fuera colectivo. Así se hizo.

Marga Sanz
José Luis Centella Gómez 16/05/2020

Con motivo de la publicación del número de Nuestra Bandera dedicado al centenario de Miguel Hernández visitamos a Genovés en su casa de Aravaca. Además de concretar su colaboración con aquel número, nos planteó una propuesta para definir, a quienes luchábamos por cambiar el mundo, que el Partido diseñará un símbolo que nos identificase en un mundo confuso y convulso.

Nos habló de las tres “Rs” relacionando la capacidad que debíamos tener de Resistencia frente a los embates del capitalismo, con República y Revolución como alternativa. Nos sugirió que diseñáramos una imagen gráfica con el símbolo de las tres “Rs” y así hicimos. De ahí surgió el símbolo que identificó el acto de reconocimiento que el partido organizó para esos camaradas imprescindibles que luchan toda su vida.



Este símbolo, que no estaría mal recuperar, puede contener la mejor forma de definir al propio Genovés, porque Juan era sobre todo un resistente que había sido capaz de mantener, en un mundo tan comercializado como el mercado artístico, la coherencia con sus principios; que había resistido los cantos del sistema para integrarlo; que había incluso resistido los intentos de los aparatos internos por domesticarlo. Esa resistencia, con el paso de los años reafirmaba su conciencia republicana como reivindicación de un futuro de libertad y avance social. Pero al tiempo Genovés era consciente de que la Resistencia, la República no tenían sentido si no tenían un objetivo revolucionario, por eso su resistencia no era una resistencia defensiva, pasiva, estaba plenamente a la ofensiva. Se sabía comunista, se sentía comunista.

En estos días de recuerdos, tenemos que reconocer que fue Juan quien nos empujó para que planteáramos la recuperación de El Abrazo, cuadro que se había convertido en referente de la lucha antifranquista y que inspiró la escultura que homenajea a los Abogados de Atocha. Un cuadro, sobre el que se daba la paradoja –reflexionamos- de representar la salida a la calle de los presos políticos del franquismo, a la vez que se encontraba “encarcelado” en los sótanos del Museo reina Sofía. Parecía que algunos quisieran borrar de la historia de este país la lucha de miles de personas contra la dictadura, como si alguien soñara con someternos a una nueva clandestinidad.

De Genovés partió la idea de colocar el cuadro en el Congreso de los Diputados. Y compartíamos la idea de que el mejor sitio donde exponer el cuadro porque representaba la entrada de esas miles de personas represaliadas, encarceladas, asesinadas por el franquismo en la que debía ser la casa del pueblo, pero también para que sirviera de acicate para seguir defendiendo la necesidad de reclamar verdad, justicia y reparación para todas las víctimas del Franquismo. Que se convirtiera en un antídoto contra la desmemoria.

Desde el orgullo que sentimos de haber contribuido a ganar aquella batalla contra el olvido, contra el encierro de El Abrazo, de haber hecho posible que ese magnífica obra de arte pueda ser admirada en un lugar emblemático de la vida política, es el momento de presentarlo como un acicate para luchar contra quienes quieren volver a aquellos tiempos en los que lo más normal era tener que ir a la cárcel por ejercer derechos que hoy, nuestras leyes, ya consideran fundamentales. Para que nunca más nos puedan robar nuestra libertad.

Por ultimo recordar como al mismo tiempo que nos ofrecía desinteresadamente su colaboración con la Portada de aquel numero dedicado a Miguel Hernández, en el que se reflejaba el rayo que no cesa en torno al pueblo en acción, y que nos dejaba la idea de las “3 R”, le propusimos que fuera el referente en el acto de nuestra Fiesta que reflejaría la unión de la cultura con el compromiso político y la lucha por la libertad. No conseguimos que aceptara el homenaje que entendíamos le debía su Partido y sólo se comprometió a asistir a la Fiesta si el homenaje era colectivo sin ninguna mención personalizada. Así lo hicimos.

Juan Genovés nos deja, junto a su obra, un legado de compromiso y un ejemplo de humildad. Ese sentido de ser parte del pueblo le llevó a rechazar la posibilidad de recibir nada en primera persona:. Como bien nos deja en muchas de sus obras, su referencia era lo colectivo, la comunidad, el comunismo. Por eso el mejor homenaje que podemos ofrecerle es seguirlo considerando parte imprescindible de esta gran marea humana que configuramos quienes en cualquier parte del Planeta luchamos por la justicia y la libertad en una sociedad socialista. Nos deja un legado.

En esta sección

DesregulaciónLa cultura en tiempos de covid19Conferencia: "El PCE en la II República"En memoria de las dignidadesSilvio Rodríguez presentó “La adivinanza” el primer tema de su nuevo disco

Del autor/a

Recordando a Juan GenovésNuestra Bandera y el centenario de la Revolución SoviéticaMonográfico Nuestra Bandera: Octubre, 100 años después. De la Revolución al debate del comunismo hoyIX Asamblea de IURefundar IU desde la apuesta por el socialismo