Reconocimiento unánime, desde Pedro Sánchez a Pablo CasadoJulio, una parte de la historia de España Todos le respetaron, muchos aprendieron de él.

Gema Delgado 17/05/2020

“¿Cómo de grande tienes que ser para que hasta tus detractores lamenten tu pérdida?”, escribía alguien en la interminable lista de mensajes que a través de twitter se despedían con dolor, complicidad, compromiso, cercanía y respeto de JULIO ANGUITA.

Desde el presidente del gobierno a líderes de todos los partidos como el PP, Ciudadanos, ERC, la CUP... Desde referentes del tejido social y asociativo a los secretarios generales de los sindicatos. También jefes de Estado como el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el de la República Venezolana, Nicolás Maduro, embajadas de diferentes países, la presidencia del Partido de la Izquierda Europea y líderes de la izquierda internacionalista, desde Melenchon a Correa.

“Lamento profundamente la muerte de Julio Anguita. Un hombre coherente, honesto, siempre crítico, que defendió de manera incasable la igualdad y la justicia social”, escribía el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, en su perfil.

El vicepresidente, Pablo Iglesias, decía: “Julio Anguita se atrevió siempre a señalar al poder. Dijo las más crudas e incorrectas verdades con todo en contra y, hasta el final, nos indicó el camino que algunos quisimos seguir. No solo se nos va un referente ético, se nos va nuestro mejor referente político”.

La vicepresidenta Carmen Calvo le recordaba como “uno de los líderes políticos más significativos de la historia reciente de nuestro país”. Similares palabras empleaba la vicesecretaria general del PSOE Adriana Lastre: “Se va una parte de la historia de España”.
“Tu ejemplo de integridad política, de coherencia, de compromiso con este país, no se irá jamás. Sobre ese legado seguiremos construyendo el futuro”, escribía la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. “Me afilié a IU por Julio Anguita. Hoy es un día triste para la izquierda pero también para todo el país. Le debemos mucho como sociedad", manifestaba el ministro de Consumo, Alberto Garzón.
Se va el mejor

“Aquí seguimos con tu ejemplo, que es vivir sin miedo y con pasión para que el pueblo mande”, se comprometía la ministra de Igualdad, Irene Montero. Desde Podemos,

Pablo Echenique aplaudió su “sensibilidad y agallas”. Isa Serra, su “valentía y lucidez”. “Gracias por tanto compromiso”, añadía.

También el líder de la oposición, Pablo Casado, tuvo palabras de reconocimiento: “Un político que ha defendido sus ideales con pasión en la España democrática, plural y abierta que todos queremos”. Igualmente lo hizo Arrimadas, desde Ciudadanos. Iñigo Errejón le definió como “íntegro y honesto”. La cuenta oficial del PNV le califica como “referente de la política con mayúsculas”.

“Jamás un silencio fue tan respetado en los barrios como el silencio de cuando salía Julio Anguita en la tele. Uno de los nuestros hablaba. Hoy estamos un poco más solos. Se va el mejor”, escribía Gabriel Rufián en un artículo en Público. Se va uno de los imprescindibles de Brecht, decía Beiras. “Hoy toca hablar de un comunista honesto y coherente. Siempre respeté su integridad, a pesar de las diferencias”, se despedía Otegui. “Se nos va un comunista. Seguiremos trabajando por nuestras Repúblicas de iguales”. Oskar Matute le recordó como “un maestro más allá de las aulas”. “Comunista existencial, hombre cabal. Amigo de sueños y esperanzas”, dijo Manolo Monereo.

“Ha muerto un maestro. Nos ha dejado un referente ético y político de profundas convicciones republicanas”, escribía la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. La ex alcaldesa de Madrid Manuel Carmena le evocaba como “una de esas personas que han contribuido a que nuestra sociedad sea más justa y democrática”.

Cayo Lara, ex coordinador federal de Izquierda Unida, recuerda su forma de hacer política: “Nos enseñaste valores de ética, honestidad, integridad, rebeldía. Que ante el insulto, razones. Que el mejor mensaje es el ejemplo. Y el PROGRAMA, el mejor aliado”.

Le debemos una República

Desde su tierra andaluza recibió reconocimientos emotivos y respeto político en todos los espectros. El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, expresó: “Tenía todo mi respeto y reconocimiento por su aportación a la política en España. Un hombre comprometido con sus ideas y capaz de llegar a acuerdos necesarios a pesar de las discrepancias”.

Susana Díaz reconoce en él a “una figura clave para entender la España contemporánea. Su pérdida deja un enorme vacío que todos los demócratas lamentamos”.

Teresa Rodríguez recuerda que empezó a interesarse por la política escuchándolo, “siempre valiente, siempre coherente, renunciando a los privilegios de la política y al compadreo con el neoliberalismo en cualquiera de sus facetas”.

Los secretarios generales de CCOO y UGT también le rinden homenaje. Unai Sordo se refiere a Julio como “el hombre que hizo de la política una actividad ética y un ejemplo de coherencia con sus ideas”. Similares palabras le dedica Pepe Álvarez: “Un político inusual que llevó su ética a su actividad política en todos los frente”.

Igualmente recibió agradecimientos de representantes de organizaciones y movimientos sociales. “Eras para mí la inteligencia, coherencia y resistencia hechas política”, dice Yayo Herrero, recordando su amistad. “Casi todo lo que necesitamos saber sobre lo que está pasando y lo que tenemos que hacer está en el legado de Julio Anguita”, apunta Rubén Sánchez, de FACUA.

Las y los periodistas le han recordado. Desde el respeto o desde su legado. Desde Pepa Bueno a Jordi Évole. También Javier Gallego Crudo que le hizo una entrevista hace unas semanas: “Julio Anguita era el político que este país siempre necesitó y nunca eligió como presidente. Azote para los de arriba, aliento para los de abajo, enseñó que la política hay que hacerla sino queremos que nos la hagan. Le debemos una República. Adiós, maestro”.

En esa línea se expresó Daniel Bernabé: “Le debemos mucho, tenemos una deuda histórica que saldar con él: hacer de este país un lugar más justo y decente”.

Agustín Moreno escribía en Cuarto Poder: "Su grandeza política y moral era insoportable para el sistema y por ello sufrió sistemáticas operaciones de desprestigio por los poderes establecidos. Siempre sembrando honestidad y coherencia, siempre regalando magisterio”.

En el mundo de la cultura y de la música también recuerdan su legado y su compromiso con la igualdad y la justicia social. Desde Rozalén a los Chicos del Maíz, Willy Toledo y Juan Diego Botto.

“Más allá de acuerdos o desacuerdos con sus posiciones políticas, hay un reconocimiento unánime a la honestidad y compromiso de Julio Anguita. No es frecuente esta unanimidad, que es también un reconocimiento a la familia política comunista, a la que este país tanto debe”, resumía Joan Coscubiela.

En esta sección

Falleció nuestro ex secretario general Paco Frutos quien nos enseño a ser comunistas con sencillezCancelada por la pandemia la Fiesta del PCEMovilización popular y frente institucional para un debate sobre la reconstrucción económica y social que no ha hecho más que empezarDesolaciónVa por Susana

Del autor/a

Carlos Martín Beristain: “Colombia todavía tiene enemigos de la paz con mucho poder”Las mujeres sufrirán más duramente las consecuencias de la pandemiaLa violencia machista crece durante la pandemia, la protección a las víctimas tambiénEnrique Santiago Romero: “Hay que reconstruir lo común, lo que nunca debió ser privatizado”Brutal agresión fascista al músico Javier Cuesta por tener una bandera republicana en su balcón