125º aniversario del natalicio del General de Hombres y Mujeres LibresEl ideario de Sandino sigue vigente en la Nicaragua de hoy

Pedro Javier López Soler 22/05/2020

El 18 de mayo de 1895 nacía Augusto César Sandino, hijo de un adinerado cultivador de café y una de sus sirvientas indígenas. De extracción social humilde, parecía premonitoria su llegada al mundo en el municipio de Niquinohomo, cuyo significado en castellano es pueblo de guerreros. Con los años, Sandino haría honor a sus orígenes liderando la resistencia patriótica que expulsó a las fuerzas de ocupación estadounidenses de Nicaragua.

Los marines de Estados Unidos ocupaban el país centroamericano entre 1912 y 1933, cuando fueron derrotados por el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional (EDSN), una guerrilla que llegó a contar con más de 5.000 efectivos organizada por el propio Sandino. Se trataba de la primera derrota del ejército estadounidense, que años atrás había resultado victorioso de la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Bajo la determinación del general de hombres y mujeres libres, como le llamarían sus seguidores, este pequeño país de apenas 130.000 km² logró infringir una humillante derrota al imperialismo estadounidense en un contexto de expansión por el sur del continente.

Han pasado 86 años desde que el general Sandino fuera traicionado y vilmente asesinado por quienes instaurarían una dictadura de más de 40 años con el apoyo de EEUU pero su pensamiento sigue vigente en la Nicaragua de hoy. La grandeza de Sandino no es solo haber derrotado a las fuerzas de ocupación sino también reinventar una Nicaragua que había sido edificada sobre la base de la desigualdad.

Soberanía nacional, justicia social e integración latinoamericana

Siete elementos básicos de su pensamiento guían hoy la acción de gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN):
1. Protagonismo de la mujer. La propia esposa de Sandino, Blanca Arauz, fue responsable de comunicación del EDSN y de la logística de las primeras cooperativas del país. No fue la única revolucionaria que tuvo un papel destacado en la expulsión de los Estados Unidos de Nicaragua. Junto a ella destacaron por sus aportaciones las hermanas Altamirano, Angelita González o María Venancia, entre otras. Hoy, Nicaragua afronta con éxito la lucha contra la desigualdad de género, ocupando el quinto puesto a nivel mundial en el informe de 2018 sobre la Brecha Global de Género. Las políticas del FSLN en el fomento del protagonismo político y económico de la mujer nicaragüense son una referencia para el mundo.

2. Economía cooperativa. Sandino fue el padre de las cooperativas en la región centroamericana, fundando las primeras en el norte de Nicaragua. La Revolución Popular Sandinista continúa con este legado. Con la vuelta al gobierno en 2007, se impulsó la creación del Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa con el fin de respaldar al tejido cooperativista que fue fundado en la primera etapa de la revolución (década de 1980) y que sobrevivió a las arremetidas de los gobiernos neoliberales. Gracias a este modelo, Nicaragua ha conseguido alcanzar la soberanía alimentaria, produciendo en torno al 90% de los alimentos que su población consume.

3. Antiimperialismo y anticolonialismo. Uno de los principios más característicos del pensamiento sandinista es su espíritu de resistencia y soberanía, siendo uno de los mayores legados de su lucha. En la actualidad, la influencia de Sandino se ve reflejada en el principio de autodeterminación y solidaridad internacional que rige la política exterior del gobierno.

4. Redención de los «oprimidos» y «postergados», como Sandino se refería a los sectores tradicionalmente marginados de la historia. La redistribución de la riqueza y la restitución de derechos a la clase trabajadora nicaragüense es uno de los motores de la acción gubernamental. Cuando el sandinismo regresó al gobierno en 2007, la primera medida que adoptó el presidente Daniel Ortega fue la universalización y gratuidad de la educación y la sanidad. Gracias a la política socializadora del FSLN la pobreza general se ha reducido del 29% en 2006 al 14% en 2017.

5. Latinoamericanismo. El general de hombres y mujeres Libres tuvo la capacidad de aglutinar a combatientes de toda la región alrededor de brigadas internacionalistas. El gobierno que preside Daniel Ortega continúa con este legado apostando por la unión y la integración de América Latina y el Caribe, participando de forma activa en los diferentes proyectos surgidos en los últimos años (ALBA, CELAC y SICA).

6. Incorporación de la Costa Caribe al modelo de construcción del país. Históricamente la región caribeña de Nicaragua ha sido marginada por sus gobernantes y su población indígena olvidada. Sandino brindó voz a los pueblos originarios, uniéndolos a su causa. El compromiso del FSLN con la Costa Caribe queda patente con el reconocimiento como Región Autónoma de la Costa Caribe Norte y Sur, así como con la restitución a sus habitantes de los derechos que les fueron arrebatados por los gobiernos liberales y conservadores.

7. Fomento de la paz como política de Estado. Los valores de solidaridad, paz, reconciliación, convivencia y hermandad rigen la acción del gobierno. Frente a las intentonas golpistas de la oposición, el FSLN siempre ha apostado por el diálogo como instrumento político.

La Revolución Popular Sandinista, iniciada en los años ochenta y continuada en una segunda fase tras la victoria electoral de 2006, está construyendo una Nicaragua nueva afincada en las raíces ideológicas de Sandino, un modelo de país propio, único y original que se basa en su imaginario.

En esta sección

Roque Dalton: la muerte de la utopíaEl ideario de Sandino sigue vigente en la Nicaragua de hoyEl Manifiesto del Partido Comunista BritánicoLa Cracovia del coronel Alexéi BotiánJusticia

Del autor/a

Costa Rica aprueba el matrimonio igualitarioRoque Dalton: la muerte de la utopíaEl ideario de Sandino sigue vigente en la Nicaragua de hoyConstantes tramas internacionales contra la soberanía de NicaraguaBukele: improvisación y autoritarismo