Fracasa "la gran alianza" de Moreno Bonilla para la comisión de reconstrucciónEl Gobierno andaluz regala la presidencia a Vox para garantizar la mayoría de las derechas PSOE y Adelante abandonan la comisión y consideran al presidente rehén de Vox.

Miguel Santos 29/05/2020

El grupo de ultraderecha había expresado abiertamente su rechazo a participar en la mesa y votó en contra de su creación el pasado 6 de mayo

La Comisión sobre la Recuperación Económica y Social de Andalucía por la covid-19 ha nacido herida de muerte. Los dos grupos de la oposición, PSOE y Adelante Andalucía, abandonaron el grupo de trabajo en su jornada de constitución tras conocer que el Gobierno andaluz cedía a Vox la presidencia de la misma a fin de garantizarse la mayoría en las sucesivas votaciones.

El diputado de Vox Manuel Gavira sería el encargo de presidir la "gran alianza", en palabras del presidente de la Junta, a pesar de que su grupo había manifestado en reiteradas ocasiones que no participaría de los trabajos, en la línea de lo expresado por su formación en el Congreso de los Diputados, y había votado en contra de su creación en el Pleno del Parlamento andaluz el pasado 6 de mayo. Su incomparecencia en la misma, sin embargo, habría dejado en minoría al Gobierno de PP y C's frente a los grupos de la oposición, por lo que tras el pacto la portavoz de Adelante Andalucía, Inmaculada Nieto, subrayó la "fragilidad" del Ejecutivo de Moreno Bonilla, al que considera "rehén de Vox".

Antes de que tuviera lugar la votación por la cual se elegiría al parlamentario de Vox como presidente de la mesa, PSOE y Adelante Andalucía abandonaron la sala y adelantaron que, de consumarse entre el Gobierno y sus socios, no participarían en los trabajos de la comisión.

Posteriormente, ambas formaciones han exigido a Moreno Bonilla que rectifique. En esta línea, el coordinador general de IU Andalucía y portavoz de Adelante Andalucía ha reclamado al presidente de la Junta de Andalucía que "reconozca su fracaso" y ha subrayado que la comisión "debía servir para buscar esos consensos con las fuerzas democráticas", en lugar de darle la presidencia "a una fuerza política sin talante democrático y que ya dijo que no se creía esta comisión".

Este nuevo episodio de la política andaluza, que se suma a la aprobación de un decreto que modifica más de 20 leyes andaluzas durante la pandemia, pese al rechazo de la oposición, pone de nuevo en cuestión la voluntad de diálogo y la moderación de Moreno Bonilla. Además, el regalo de la presidencia a la ultraderecha pone en evidencia que el Gobierno andaluz prefiere adoptar las decisiones para el futuro de Andalucía con el apoyo de Vox que a través del diálogo con las fuerzas de la oposición.

En esta sección

Construir un polo capaz de bascular la reconstrucción hacia los intereses de la mayoría trabajadoraLa CEOE pide más ayudas pero rechaza la justicia fiscal en la recuperación económicaLa CEOE firma el pacto por el empleo y pide más ayudas al gobierno pero rechaza la justicia fiscal para la recuperación económicaUnidas Podemos pide la aclaración de la muerte del líder sahauri Bassiri desaparecido en manos de funcionarios españoles hace 50 añosEspaña debe salirse del Tratado sobre la Carta de la Energía

Del autor/a

El gobierno de Andalucía recorta 113 millones en planes de empleo con cerca de un millón de personas en paroEl Gobierno andaluz regala la presidencia a Vox para garantizar la mayoría de las derechas