Ya sabíamos lo de Felipe González pero también lo de la CIALa CIA y los GAL: confirmación y cinismo En Washington siguen denominándolo en secreto el modelo salvadoreño. Aquí ya sabíamos y nunca ha sido un secreto qué es el modelo González.

José Manuel Martín Medem 15/06/2020

Vamos a suponer que son auténticos los documentos de la CIA citados por La Razón para confirmar que Felipe González ordenó la actuación de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL).

Uno de los informes asegura que “González ha acordado la formación de un grupo de mercenarios, controlado por el ejército, para combatir fuera de la ley a los terroristas”. Y en otro anterior la CIA considera que “si la supuesta participación se confirma, las credenciales democráticas del gobierno español y del PSOE estarían seriamente manchadas”.

Lo de González ya lo sabíamos. Lo único nuevo que reconoce la CIA es que desde el principio lo supo y lo ocultó. Pero aporta un dato que hay que tener en cuenta. Y su cinismo apesta.

El dato es que los escuadrones de la muerte estaban “controlados por el ejército”. Hay que pedir explicaciones y exigir responsabilidades. ¿Qué tal una comisión parlamentaria de investigación?

En cuanto al cinismo de la CIA, nada nuevo tampoco. Pero, en una agencia creada para el terrorismo de Estado, apesta su actitud de no considerar democrático lo que contribuyó a ocultar en España mientras organizaba lo mismo en El Salvador.

Dice el diario madrileño que los mencionados informes de la CIA son de 1984. ¡Qué casualidad! El 8 de mayo de 1984, el Christian Science Monitor, periódico de Boston, anunciaba en su primera plana que había comprobado la intervención de la CIA para organizar y entrenar a los escuadrones de la muerte en El Salvador. Se estaba ensayando la criminal doctrina contrainsurgente que Estados Unidos aplicaría en Irak.

La BBC confirmó que precisamente en 1984 (cuando ya sabía y ocultaba lo de González y los GAL) la CIA conducía a los escuadrones salvadoreños bajo el mando del coronel James J. Steele, comandante de los asesores militares de Estados Unidos. Mucho tiempo después, Steele fue enviado a Irak para hacer lo mismo. En Washington siguen denominándolo en secreto el modelo salvadoreño. Aquí ya sabíamos y nunca ha sido un secreto qué es el modelo González.

En esta sección

Ratas de dos patas en el ejército de ColombiaSer inmigrante no es una enfermedad¡Si se investiga al campechano, caen el catalán y el sevillano!Esta crisis demuestra el carácter parasitario del sistema capitalistaUna alternativa a los modelos de trabajo jerarquizados

Del autor/a

La CEOE pide más ayudas pero rechaza la justicia fiscal en la recuperación económicaRatas de dos patas en el ejército de ColombiaLa pandemia devora a América LatinaLa denuncia en portada de El EspectadorLa CIA y los GAL: confirmación y cinismo