Pan o Plomo

El régimen del 78 se cae a pedazos¡Si se investiga al campechano, caen el catalán y el sevillano!

Antonio Romero Ruíz. Presidente de Honor del PCA, ex parlamentario de IU y Coordinador de la Red de Municipios por la III República 30/06/2020

Está saliendo a escena la corrupción y el fango en el que se ha movido España en las últimas décadas. Hemos estado gobernados por corruptos y criminales.

El rey emérito, el campechano, ha resultado ser, ya avalado por hechos concretos, un vulgar comisionista, un vulgar corrupto. La justicia suiza le pisa los talones, la justicia española se incorpora a regañadientes a la investigación del dinero recibido de la monarquía saudita por la construcción del tren de alta velocidad a la Meca.

En el caso de Felipe González, es penoso que una persona que se dice progresista y de izquierdas sea rescatada por la derecha y la extrema derecha. Con ese voto de Vox y del PP no solo se rescata a Felipe González sino también al régimen del 78 que empieza a agrietarse y a caer en pedacitos sobre la agenda política española.

El deterioro y la corrupción generalizada de algunos de los grandes negociadores en la salida del franquismo como Puyol, el honorable, que ha resultado ser un gran ladrón, un capo mafioso con toda su familia organizada en torno al saqueo de las arcas públicas y de las comisiones institucionalizadas industrialmente al 3%. En un trasiego en el que el dinero corrupto de los Puyol hace escala en más de diez paraísos fiscales. Cuando salieron a la luz pública todos los escándalos de la familia Puyol, el capo amenazó: “¡Si vas segando la rama de un árbol, al final cae toda la rama con todos los nidos que hay, pero no solo caerá esa rama, no, no, caerán todas!”. Por eso está cayendo de “aquella manera”. La madre superiora, pese al papel que ha jugado y juega en el organigrama de la familia, no entrará nunca en la cárcel. Solo un hijo del clan ha ingresado a media pensión.

El rey emérito ha cometido alta traición como jefe de Estado y poseedor de cuentas en paraísos fiscales y en otros países con testaferros frente a las mismas. La herencia de su padre, don Juan, estuvo muchos años en la banca suiza en tres cuentas, en Ginebra y Lausanne. El rey emérito es inviolable. ¿Es impune al mismo tiempo? Estos términos los están viendo los juristas pero el pueblo ya lo ha condenado. Su hijo ya le ha vuelto la espalda mediáticamente para intentar salvar la monarquía y su propio trasero.

Ahora, Felipe VI ha salido de Madrid a hacer campaña. Que no tiene la más mínima credibilidad si no termina en un referéndum con todas las garantías en el que el pueblo español decida entre república y monarquía.

El gran traidor

Felipe González ha sido el gran traidor en todo esto. Un líder fabricado por la socialdemocracia alemana, la CIA y Carrero Blanco. Contaba con escolta personal puesta a su disposición por el almirante y en todas las comisarias estaba la orden: “A Isidoro no tocarle ni un pelo”. Felipe González con su chaqueta de pana fue el modernizador del capitalismo español. Hizo con Solchaga el nuevo modelo financiero. Desmanteló la industria española. Pactó con los siete grandes bancos la expropiación del holding de Ruiz Mateos, Rumasa, regalándola a despojos a sus amigos, como hizo con Galerías Preciados para Cisneros. Privatizó las grandes empresas. Canalizó chorros del dinero de la PAC para la duquesa de Alba y los grandes terratenientes de España. En este sentido salieron los grandes empresarios de la oligarquía autárquica a la oligarquía burocrática de la Unión Europea.

Felipe González, además de traicionar al pueblo saharaui y al pueblo palestino, colaboró con la operación bélica de Bush y lo más grave es que se ha podido confirmar, por la descalificación de documentos reservados de la CIA, que era la X de los GAL. Utilizando el Estado de Derecho en operaciones de terrorismo de Estado.

El régimen del 78 se cae a pedazos aunque se ofrezcan antiguas ideologías con logo innovador en forma de VOX como puntales para sostenerlo.

Hay que situar en el centro de la vida política y social el debate sobre un nuevo proceso constituyente con el referéndum entre Monarquía y República.

Termino citando a Labordeta: Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra que ponga libertad.

En esta sección

Ratas de dos patas en el ejército de ColombiaSer inmigrante no es una enfermedad¡Si se investiga al campechano, caen el catalán y el sevillano!Esta crisis demuestra el carácter parasitario del sistema capitalistaUna alternativa a los modelos de trabajo jerarquizados

Del autor/a

¡Si se investiga al campechano, caen el catalán y el sevillano!¿Te acuerdas, Julio?Un tuneado borbónico del escudo andaluzEl abondono de las residencias de mayores y sobre todo en MadridDe la 'gripe española' al coronavirus