Ante el cierre de la central térmica no hay recolocación de los trabajadores ni reindustrialización de la comarca El PCE denuncia que con el cierre de Compostilla II se abandona a los trabajadores y a la comarca La supuesta transición justa “hasta el momento no es ni transición ni es justa, sino un cierre sin alternativas”.

Mundo Obrero Redacción 01/07/2020

El PCE de El Bierzo había advertido, ante el cierre de la central térmica de Compostilla II, que “no había medidas para la recolocación de los trabajadores y la reindustrialización de la comarca”. Ahora, cuando se cierran las instalaciones, el partido reclama “soluciones inmediatas para no repetir los errores del pasado”.

La secretaria política del PCE en El Bierzo, Isabel Maroto, asegura que la supuesta transición justa “hasta el momento no es ni transición ni es justa, sino un cierre sin alternativas”. Maroto reitera su denuncia sobre el nefasto papel que la multinacional ENDESA está jugando con sus trabajadores y con la comarca que la vio nacer. Especialmente con las subcontratas, "dejando en la calle a decenas de familias, lo que nos brinda argumentos para reclamar la vuelta al sector público de las eléctricas y energéticas, para así poder abordar la reconstrucción del país, tras las epidemias de la desindustrialización y el coronavirus".

Para el PCE es “una prueba de que la privatización de empresas públicas y la gestión privada de sectores estratégicos, como la electricidad, sólo redunda en beneficios para unos pocos porque la mayoría lo sufrimos con tarifas más caras, peores condiciones laborales y cierres sin alternativas para comarcas como la nuestra”.

El PCE reclama medidas sociales y de recolocación en El Bierzo contra la pérdida de empleos y las situaciones críticas que se están viviendo. Al tiempo que reivindica “la reconstrucción de El Bierzo mediante un potente sector público industrial que solvente lo que la iniciativa privada no ha sido capaz de hacer, ni de forma autónoma ni beneficiándose con numerosas subvenciones”.

“La acampada de más de quinientos días de los trabajadores de las subcontratas -añade el partido- es un símbolo de la dignidad obrera y un referente para el resto de los trabajadores y las trabajadoras de El Bierzo”.

Maroto exige que la Junta y el gobierno central se comprometan con las recolocaciones, la reindustrialización y la renacionalización, insistiendo en una batería de propuestas en las que el sector público, liderado por la SEPI, debe jugar un papel fundamental.

Para el PCE, el futuro de El Bierzo pasaría por el aprovechamiento de la tradición industrial y energética de la comarca, los proyectos ya asentados, acompañados por nuevas iniciativas que pasan por una empresa pública de producción industrial de energías renovables en colaboración con una eléctrica pública y el reimpulso a la CIUDEN.

Además apuntan hacia la industria de transformación agroindustrial “para no perder el valor añadido” y un proyecto integral de restauración de espacios degradados por la minería que incluya el aprovechamiento público de recursos mineros para la producción de energía hidroeléctrica en pozos abandonados. Isabel Maroto concluye que “es la hora de reconstruir El Bierzo para recuperar el futuro.”

En esta sección

Unai Sordo: 'Habrá reforma laboral con la CEOE o sin ella'¿Qué nos jugamos en la próxima reforma laboral?CCOO exige al Gobierno no devaluar los cambios en la reforma laboral para facilitar el acuerdoLa clase obrera fuerza un acuerdo en CádizPCA: ‘Hemos de trabajar desde la unidad de acción por conseguir un convenio justo para los trabajadores del metal’

Del autor/a

El centenario del PCE y la amenaza del anticomunismoColombia: convocatoria en Madrid de la Comisión de la VerdadEl impacto del turismo masivo PCE e IU piden una respuesta firme ante el atentado fascista contra el concejal de Pezuela de las TorresVictoria de la izquierda en Honduras