Mucha gente en Euskadi tiene la sensación de que el PNV considera que el país es suyo y gobierna como si así fueraEn Euskadi hay posibilidad de un gobierno alternativo de izquierdas La coalición Elkarrekin Podemos-IU plantea abiertamente la propuesta de un gobierno tripartito que desaloje al PNV del Gobierno y traslade al ejecutivo el resultado de la correlación de fuerzas existente en el Parlamento.

Jon Hernández Hidalgo. Secretario General del PCE-EPK 07/07/2020

La coalición Elkarrekin Podemos-IU afronta las elecciones vascas con una propuesta arriesgada como estrategia electoral pero que responde al sentir de miles de votantes que no comprenden que en un Parlamento como el vasco, donde la mayoría está compuesta por parlamentarios y parlamentarias de organizaciones que se reclaman de la izquierda, se elija como Lehendakari al candidato de un partido conservador de derechas.

Tras las elecciones de 2016 la suma de las tres fuerzas vascas que se reclaman de la izquierda representaba la mayoría absoluta del Parlamento Vasco, y aun así todo el mundo daba por hecho que volvería a gobernar el PNV tal y como acabó pasando. A nadie se le ocurrió plantear otra alternativa. A nadie excepto al Partido Comunista y con él a Ezker Anitza-IU que propusieron al día siguiente de las elecciones, y con los números en la mano, estudiar la posibilidad de un Gobierno tripartito entre las tres fuerzas que se reclaman de la izquierda vasca: EH Bildu, PSE y la coalición Elkarrekin Podemos-IU. Nadie nos recogió el guante y tanto la formación independentista como el PSE corrieron a intentar negociar con el PNV mientras nuestros socios de coalición –Podemos-, los únicos que junto a Ezker Anitza-IU rehusaron negociar su posible entrada en un Gobierno con el PNV, anunciaban que serían oposición.

Mucha gente en Euskadi tiene la sensación de que el PNV considera que el país es suyo y gobierna como si así fuera, hasta el punto que sus lideres hablan en público de “lo natural” cuando se refieren a un gobierno del PNV en Euskadi y tildan la única alternativa posible, si nos atenemos a la composición parlamentaria, como algo antinatural. Lo reseñable para mi, más allá de la criticable posición de patrimonialización de Euskadi y de la falta de humildad que suponen ese tipo de afirmaciones, es que se pueden permitir el lujo de decir esto porque el resto de fuerzas son las que han venido dando esa carta de naturaleza al PNV como el sujeto natural para dirigir las políticas vascas.

Cuatro años después, y tras una legislatura con un Gobierno PNV-PSE en minoría que en la práctica ha sido un Gobierno del PNV con tres departamentos donde los socialistas podían colocar a su gente y hacer alguna cosa siempre dentro de lo permitido por los nacionalistas, la coalición Elkarrekin Podemos-IU plantea abiertamente la propuesta de un gobierno tripartito que desaloje al PNV del Gobierno y traslade al ejecutivo el resultado de la correlación de fuerzas existente en el Parlamento.

Esa posibilidad ya ha sido rechazada de plano por los Socialistas vascos y en cierto modo rechazada también por el propio Arnaldo Otegi al afirmar que poner en marcha dicho gobierno sería “un ejercicio de ciencia ficción”. Estas dos posiciones, expresadas antes tan siquiera de plantear cuál sería el programa de gobierno de la alternativa –que es lo realmente importante- son abiertamente conservadoras porque suponen seguir otorgando al PNV el rol del “gobernante natural” ante la falta de alternativa posible. Pero parece que de nuevo nadie nos recoge el guante.

¿Por qué insistir entonces desde nuestra coalición en esta idea? Porque es nuestra obligación intentar hacer realidad el deseo de miles de vascas y vascos cansados de admitir como lo “natural” que Euskadi sea gobernada por el PNV pase lo que pase. A la gente hay que decirle la verdad, el PNV tiene derecho a gobernar si le dan los números pero el resto tiene exactamente el mismo derecho. Tan natural es lo uno como lo otro.

Si los números dan, hay que explorar la posibilidad. Y eso solo se puede hacer de una única manera, sobre la base de un programa en el que se incluyan políticas de izquierda que puedan ser compartidas o asumidas por esas tres fuerzas. No es ninguna quimera, más bien al contrario puesto que EP-IU y EH Bildu coinciden en bastantes planteamientos sociales y económicos, y también el PSE coincidió en no pocas cuestiones con la izquierda abertzale en la legislatura 2012-16 donde estaban ambos grupos en la oposición con un PNV gobernando en solitario. El ejemplo de Madrid está ahí, nuestras diferencias con el PSOE siguen siendo enormes, como antes de gobernar juntos, pero hay un programa de gobierno que podemos asumir ambos. Y buena parte de ese contenido también es del agrado de la izquierda abertzale, como vemos en el Congreso ante medidas concretas como la derogación de la reforma laboral, el Salario Mínimo Interprofesional, el Ingreso Mínimo Vital y otras cuestiones. Sobre un programa concreto, el entendimiento en Euskadi ni es quimera ni es antinatural, es simplemente programa, programa y programa.

La sola mención de que cuaje dicha alternativa pone los pelos de punta al Establishment y a la todopoderosa patronal vasca, CONFEBASK (integrada en la CEOE), y por ello rápidamente se han puesto a trabajar para trasladar a través de todos los grupos de comunicación que esta idea es irrealizable y antinatural. No vaya a ser que si se perciba como una posibilidad real, la gente la respalde y alguien tenga que acabar diciendo “Houston, tenemos un problema”.


Acto central de campaña en Bilbao. 6 de julio 2020

Publicado en el Nº 335 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2020

En esta sección

La democracia no será completa mientras no podamos elegir al Jefe del EstadoEl PCE considera que enjuiciar a Juan Carlos de Borbón es un deber ético y jurídicoLa (Re)construcción de un país para la juventud trabajadoraConstruir un modelo político, económico y social para una vida dignaEn el camino de la reconstrucción

Del autor/a

En Euskadi hay posibilidad de un gobierno alternativo de izquierdasAgur Julio! ¡Hasta siempre camarada!Construir la alternativa de izquierdas frente a un nuevo gobierno de derechasReparto del empleo existente, erradicación del empleo precario y objetivo de empleo pleno en un sistema sostenibleElecciones en Euskadi: Una coalición para la mayoría social trabajadora