Panorama Latinoamericano

Elecciones en República DominicanaGana un centro-izquierda que podría girar rápidamente a la derecha Escasa participación y mayoría absoluta para el acaudalado empresario Abinader que tiene intención de fortalecer las relaciones con Estados Unidos.

Jorge Grela 09/07/2020

República Dominicana es un país caribeño que tiene una superficie algo mayor que la de Aragón y unos once millones de habitantes. Limita al oeste con el país más empobrecido del continente, Haití, y al este unos pocos kilómetros de Mar Caribe la separan de Puerto Rico. La historia a lo largo del siglo pasado está marcada por las invasiones de los EEUU (1916 a 1924 y nuevamente en 1965) y la dictadura de Rafael Trujillo (1930-1961), asesorado y sostenido por Washington, y el mantenimiento en el poder del “Caudillo” Joaquín Balaguer (presidente, amaño de elecciones mediante, en los años 1960-1962, 1966-1978 y 1986-1996) .

Como en buena parte del continente americano, el siglo XX fue un siglo de lucha por la independencia política y la justicia social también en República Dominicana. Dominicanas eran las hermanas Mirabal, militantes antidictatoriales que fueron asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por paramilitares trujillistas, y en cuyo homenaje cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional Contra la Violencia de Género. Dominicano era el Coronel Francisco Caamaño, quien prefirió morir combatiendo antes que doblegarse ante las imposiciones políticas, económicas y militares de los EEUU y sus lacayos locales.

Suele considerarse 1996 el año en que República Dominicana comienza a caminar por derroteros de una democracia representativa.

Su economía ha crecido en forma sostenida en las últimas décadas (una media del 5,3%), hecho que no se ha traducido en un descenso de los índices de pobreza y desigualdad. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en 2018 el índice pobreza se sitúa en el 45,5%.

República Dominicana ha sido el primer país del continente que celebra (5 de julio) unas elecciones presidenciales en esta situación de pandemia. Probablemente el coronavirus haya influido en la participación, que fue poco más del 52%.

El empresario y político Luis Abinader, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), ha vencido en primera vuelta y al obtener más del 50% de los votos emitidos será el próximo presidente de la República Dominicana.[1] Abinader, economista formado en Santo Domingo y en EEUU, asumirá la presidencia el 16 de agosto.

Telesur informa que “en segundo lugar está el candidato por el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Gonzalo Castillo, con un 37,65 por ciento, y en tercer lugar el representante de Fuerza del Pueblo (FP), el expresidente Leonel Fernández, con 8,72 por ciento. La presidencia fue disputada por Abinader, Castillo y Fernández, así como por el representante por Alianza País, Guillermo Moreno, por el Partido Nacional Voluntad Ciudadana (PNVC), Juan Cohen y por el Partido Demócrata Institucional (PDI), Ismael Reyes.”[2]

El PRM y sus aliados también se hacen con el control de la Cámara de Senadores, al conseguir 19 de los 32 escaños.

La emigración dominicana mantiene el derecho al voto a presidente/a y cuenta con siete escaños divididos en otras tantas zonas electorales. En algunos países los migrantes no han podido ejercer el derecho al voto. Por ejemplo en Argentina, situación que motivó un pronunciamiento específico de la Junta Electoral y su Director de Elecciones, Mario Núñez, explicó que “la situación sanitaria por la pandemia de COVID-19 que vive Argentina” hizo que el órgano electoral decidiera suspender el ejercicio del sufragio en ese territorio, “ya que no están dadas las condiciones para que los ciudadanos puedan moverse al local de la embajada dominicana”.[3]

Su sistema electoral tiene una curiosa característica: cada candidato presidencial tiene la obligación de presentar a la Junta Electoral Central las propuestas que piensa aplicar en caso de resultar electo. Quizá por eso la lectura de dichas propuestas incorpore muchas (demasiadas) vaguedades y elementos contradictorios.

Luis Rodolfo Abinader Corona es un acaudalado empresario que presidía el Grupo Abicor, una potente empresa familiar con intereses hoteleros, inmobiliarios, cementeros y hasta educativos (el diario.es informa que el grupo posee una universidad). Dejó la actividad empresarial para dedicarse a la política. La ambivalencia de su discurso centroizquierdista y algunos referentes personales, como su relación con el ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, lo sitúan en un inestable centro que puede virar rápidamente a la derecha. Las líneas de política exterior indican su idea de “fortalecer la relación estratégica con los EEUU”[4], con lo que ello suele implicar en América Latina y el Caribe.

Notas:

1. https://resultados.elecciones2020.do/

2. telesurtv.net

3. https://jce.gob.do/Noticias

4. https://www.cambiord2020.com/una-politica-exterior-para-el-gobierno-del-cambio/

En esta sección

Debate con Cátedra China: relaciones entre China, Unión Europea y EspañaPrisión preventiva para el ex presidente Uribe por su presunta complicidad con los paramilitaresEl gobierno golpista de Bolivia intenta impedir la participación electoral del MAS que encabeza las encuestasEstados Unidos sigue aumentando la tensión internacionalManifestación en solidaridad con la Revolución Cubana

Del autor/a

Gana un centro-izquierda que podría girar rápidamente a la derechaLa oposición política, sindical y social de Chile responde con alternativas al Gran Acuerdo Nacional de PiñeraArgentina: el gobierno interviene una de las principales cerealeras del paísLa vida no vale nada cuando el virus salta a la economíaArgentina: coronavirus y lucha por el poder