Renovación en el Parlamento de Siria Ante la decisión del pueblo sirio expresada en las urnas, la Unión Europea debería levantar unas injustas sanciones que solo perjudican a un pueblo soporta una larga y cruel guerra desde hace ya muchos años.

Remedios García Albert 24/07/2020

La grave situación en que se encuentra Siria, tras más de nueve años de guerra, no ha impedido la celebración de elecciones parlamentarias, tal y como establece la Constitución del país, según la cual las elecciones legislativas deben llevarse a cabo cada cuatro años. Las elecciones anteriores habían tenido lugar en abril de 2016, con el país aún inmerso en una guerra contra el yihadismo islámico que mantenía su control en amplias zonas. Esta vez, y debido a la pandemia del coronavirus, el gobierno sirio se vió obligado a retrasarlas en dos ocasiones: la primera fecha establecida fue en abril y posteriormente en mayo. Por fin, el 19 de julio los sirios pudieron acudir a las urnas.

La situación ha cambiado con respecto a 2016. Se puede decir que, en el terreno militar, el gobierno y el ejército de Siria han logrado el control de la mayor parte del territorio y las condiciones para la celebración de estas elecciones han sido mejores. Sin embargo, Siria atraviesa una profunda crisis económica como consecuencia de la guerra pero también de las injustas sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea que impiden el normal desarrollo del país y su reconstrucción. Siria ha sufrido una fuerte devaluación de su moneda en los últimos meses (un 44%) y los precios de los productos básicos son inalcanzables para la gran mayoría de la población.

A pesar del malestar por las dificultades económicas, las elecciones se han celebrado sin incidentes. El horario se extendió durante cuatro horas más de lo establecido en un principio con objeto de facilitar la votación. En medio de la pandemia, la afluencia a las urnas ha sido bastante aceptable, teniendo en cuenta la situación de confinamiento. Se instalaron 7.400 colegios electorales por todo el país, incluidas las zonas rebeldes como Guta Oriental, provincia de Alepo y en los territorios de la provincia de Idlib hoy bajo control gubernamental. El gobierno sirio facilitó que los desplazados internos pudieran ejercer su derecho al voto fuera de sus lugares de residencia. Se estableció el sistema de manchar los dedos con tinta indeleble para impedir que se pudiera votar en lugares distintos.

Con respecto a los candidatos, en primer lugar hay que tener en cuenta que existen tres oposiciones en Siria. La que participa en las elecciones, una segunda oposición antisistema y la del exterior. Por otra parte, a partir de la reforma de la Constitución de 2012, el partido Baaz deja de ser hegemónico y además por primera vez celebra elecciones primarias para elegir a sus candidatos con un resultado que ha proporcionado sorpresas. El Baaz se ha presentado en una lista de Unidad Nacional, integrada también por otros partidos de oposición y por numerosos independientes.

Según el sistema sirio, se votan dos listas. Una de obreros y campesinos para elegir 127 candidatos. Y una segunda de profesionales, profesores y empresarios para elegir 123 candidatos que pueden ser de partidos políticos o independientes. Pero también hay otros independientes que se presentan en su propia lista. Y además hay listas de mutilados y de las numerosas viudas como consecuencia de la guerra.

La lista de la Unidad Nacional consiguió una mayoría de 177 de los 250 escaños del Parlamento.

A pesar de lo que se ha difundido en algunos medios de comunicación, esta lista ganadora no es la lista del partido Baaz sino que incluye a numerosos representantes de otros partidos que forman parte de la oposición interna y por independientes y algunos miembros del nuevo empresariado sirio. Con el resultado de estas elecciones, los sirios dieron entrada a sangre nueva en el Parlamento y sin duda se formará un gobierno más representativo de esta cámara nuevo para afrontar los desafíos económicos y sociales a los que se enfrenta el país. Y para 2021 están previstas elecciones presidenciales.

Ante la reciente decisión del pueblo sirio, expresada en las urnas, tal vez la Unión Europea debería analizar con ecuanimidad la situación, replantear sus relaciones y levantar unas injustas sanciones que solo perjudican a un pueblo muy cercano que viene soportando una larga y cruel guerra desde hace ya muchos años.

En esta sección

Debate con Cátedra China: relaciones entre China, Unión Europea y EspañaPrisión preventiva para el ex presidente Uribe por su presunta complicidad con los paramilitaresEl gobierno golpista de Bolivia intenta impedir la participación electoral del MAS que encabeza las encuestasEstados Unidos sigue aumentando la tensión internacionalManifestación en solidaridad con la Revolución Cubana

Del autor/a

Renovación en el Parlamento de SiriaEl Supremo debe reconsiderar la sentencia que niega la nacionalidad española a una saharauiLa economía neoliberal del gobierno le obliga a buscar la pazLas violaciones de los Derechos Humanos están vinculadas a la explotación de los recursos