Por la industria, el empleo de calidad y más soberanía70 días de movilizaciones contra el cierre de Nissan

Ricard AJE. Sindicalista de CCOO SEAT y militante del PSUC Viu 29/07/2020

La plantilla de Nissan lleva más de 70 días de movilizaciones contra el cierre de las plantas barcelonesas, desde la huelga indefinida iniciada el 4 de mayo en la fábrica de Montcada, luego extendida a la de Sant Andreu y Zona Franca, hasta las masivas manifestaciones que toda la plantilla (tanto de Nissan como los proveedores), que están llevando a cabo todas las semanas.

Tras el anuncio del cierre de las fábricas de Barcelona, Montcada y Sant Andreu el pasado 28 de mayo, que pone en peligro a unas 25 mil familias trabajadoras de forma directa e indirecta, la multinacional nipona presentó 30 de junio ante la Generalitat catalana un ERE para despedir a 2.525 trabajadores. La empresa trata con sus maniobras de desmoralizar y quebrar la extraordinaria capacidad de lucha que está demostrando la plantilla, para que los sindicatos acepten el cierre y se resignen a negociar indemnizaciones.

El Comité de empresa respondió dejando clara su posición negativa a hablar de dinero, centrando la lucha en la defensa del empleo y la continuidad industrial frente a la intransigencia de la empresa. En palabras de Miguel Ángel Boiza, secretario general de CCOO Nissan: “Vamos a pedir que Nissan retire el ERE. Y en la negociación, plantearemos que sigan trabajando como hasta ahora o que inicien un proceso de reconversión industrial, apostando por la automoción eléctrica” (1) . La firme posición del comité y las organizaciones sindicales ha descolocado a la empresa y está forzando a que las administraciones busquen una solución de continuidad industrial. La administración central y autonómica está presionando a Nissan para que retire el ERE, seguir negociando un plan de viabilidad con Nissan, o bien, para dar tiempo a una alternativa industrial que garantice la continuidad de las tres fábricas y el empleo de las plantillas y sus proveedores.

Los sindicatos han trazado una hábil estrategia de movilización sostenida en el tiempo, basada en la solidaridad con la caja de resistencia y acciones audaces para llegar a la opinión pública, implicar a la Alianza con Renault y a las administraciones en base a sus reivindicaciones. Esta gran capacidad de lucha se mostró el pasado 1 de julio, cuando se desplazaron 300 trabajadores de Barcelona durante dos días a la fábrica de Nissan de Los Corrales de Buelna (Cantabria). A pesar de que determinados medios incitaron para que hubiera tensión entre los trabajadores cántabros y catalanes, el ejemplar comportamiento de la plantilla lo convirtió en una ola de solidaridad de clase, tanto de la fábrica cántabra como de la población de Santander.

En una nueva demostración de fuerza, 2 mil trabajadores de Nissan fueron a Madrid el 15 de julio a defender sus derechos, sus puestos de trabajo y para recabar apoyos del Gobierno y los grupos parlamentarios, con el fin de que se comprometan en la defensa del futuro industrial para los 25 mil puestos de trabajo de la plantilla de Nissan y sus proveedores. La platilla de Nissan, así como los sindicatos, reivindican de forma contundente un futuro para Nissan, de sus 25 mil empleos directos e indirectos y la derogación de la reforma laboral del 2012, aprobada por el PP con el apoyo de CiU (con más urgencia el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores relativo a la autorización administrativa de los ERE para evitar cierres y despidos unilaterales de las empresas).

La ejemplar lucha de la plantilla de Nissan es la punta de lanza por los derechos de toda la clase obrera. Ante la oleada de despidos y cierres que se anuncian (Airbus, Alcoa, Siemens, etc) o las pretensiones reaccionarias de la patronal y la derecha en la reconstrucción económica tras la 2pandemia, es fundamental reforzar la movilización obrera, la solidaridad popular y de clase, y el firme compromiso de la izquierda y el gobierno Progresista PSOE-UP para convertir esta batalla en una importante victoria.

NOTA:
(1) elliberal.cat

Publicado en el Nº 336 de la edición impresa de Mundo Obrero julio-agosto 2020

En esta sección

IU considera que la sentencia sobre Bankia consagra la impunidad de cualquier operación financiera en connivencia con los reguladoresRechazo frontal al recorte de la Renta Básica extremeñaEl PCE exige parar los ERES y elaborar un plan estratégico para el sector aeroespacialYolanda Díaz: “La política de protección social del gobierno de coalición lleva la marca de Unidas Podemos”El PCE reclama un sistema público de pensiones garantizado por una fiscalidad justa

Del autor/a

70 días de movilizaciones contra el cierre de NissanEl sector del automóvil, el futuro industrial y la reconstrucción de nuestra economíaNo al despido por enfermar: hay que derogar la reforma laboralEl PSUC es la respuesta al futuro de CatalunyaPoner al movimiento obrero al frente del pueblo y la izquierda