Sí importa quién gobierne. Esta crisis se ha abordado desde un gobierno progresista, con un objetivo, que nadie quede atrásEl Acuerdo Social en Defensa del Empleo debe ir acompañado por grandes acuerdos políticos e institucionales Los agentes sociales hemos sellado un acuerdo con el gobierno situando el diálogo social como método de gobierno y como legitimación de la actuación del poder público.

Mari Cruz Vicente Peralta. Secretaria de Acción sindical CSCCOO 30/07/2020


El Acuerdo Social en Defensa del Empleo (ASDE II), alcanzado entre el Gobierno, las centrales sindicales CCOO Y UGT y las organizaciones empresariales CEOE y CEPYME, el pasado 24 de junio, da continuidad a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) que, en base al acuerdo suscrito por estos mismos agentes el 8 de mayo, finalizaban su vigencia o sus condiciones extraordinarias el 30 de junio.

El objetivo de este acuerdo, sigue siendo el que inspiró y dio cuerpo al Real Decreto-ley 8/2020 de 17 de marzo; es decir, estabilizar el empleo, evitar la destrucción de puestos de trabajo, contribuir al mantenimiento del tejido productivo y proteger a las personas trabajadoras que se han visto afectadas por los ERTEs, como consecuencia de la COVID-19, con medidas extraordinarias de protección por desempleo.

Para CCOO este acuerdo es muy importante, en un momento en el que entramos en una fase de recuperación paulatina de la actividad económica y laboral tras el fin del estado de alarma; este acuerdo vienen a facilitar la incorporación escalonada de las trabajadoras y trabajadores a su puesto de trabajo y actualiza la regulación de los ERTEs Covid-19, para adaptar esta herramienta a la nueva situación.

Se mantiene las medidas extraordinarias de protección por desempleo como el no computo del tiempo de desempleo consumido y que no se exija periodo de carencia para tener acceso a la prestación por desempleo; medidas especiales para quienes tienen más dificultades para reiniciar la actividad y las personas con trabajos fijos discontinuos, la prohibición de despedir por estas causas, la reactivación de los contratos temporales o las exoneraciones de cuotas a las empresas, haciendo incompatibles éstas con el reparto de dividendos en las empresas participadas y excluyendo de estos beneficios a las empresas que tengan su sede en paraísos.

Además, se regulan las condiciones para los nuevos rebrotes de la enfermedad que repercutan en el empleo; la exoneración de cuotas a la seguridad social en los ERTEs por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP), así como la prohibición de la realización de las hora extraordinarias y nuevas externalizaciones de la actividad, ni nuevas contrataciones directas o indirectas, salvo excepciones y previa información a la representación legal de las personas trabajadoras, mientras dure el expediente, como los aspectos novedosos de este acuerdo.

Estos acuerdos constituyen un hecho relevante, que ponen de manifiesto por una parte, la apuesta del gobierno progresista por el diálogo social, como la vía para encarar toda un arquitectura normativa en el ámbito laboral, que ha sido necesaria para hacer frente a la crisis sanitaria y económica, que seguimos padeciendo y por otra, el interés que los agentes sociales han demostrado para lograrlos.

Como todo acuerdo con amplios contenidos, no ha sido fácil. Su negociación ha sido compleja, pero creo que tanto el gobierno como las organizaciones sindicales y empresariales, hemos estado a la altura de las circunstancias, poniendo de relieve que estos acuerdos son el reflejo de una actitud: La de la colaboración y corresponsabilidad. Hoy podemos afirmar que los acuerdos sobre ERTEs, han salvado la paralización intensa de la economía y cientos de miles de empleos en España, con una importante utilización de recursos públicos, que sin duda habrá que financiar con aportaciones extraordinarias.

Desde CCOO somos conscientes de que los ERTEs, por si solos, no pueden hacer milagros. En esta transición hacia la mayor actividad económica necesitamos políticas de estímulo económico y por eso los acuerdo que se han producido en el ámbito del dialogo social deben ser acompañados por grandes acuerdos en el plano político e institucional.

En ese sentido también los agentes sociales hemos sellado un acuerdo con el gobierno para la reactivación económica y el empleo. Este acuerdo establece unas líneas de actuación futura, situando el diálogo social como método de gobierno y como legitimación de la actuación del poder público-Antonio Baylos- y que en el momento que se produce supone también reforzar la posición del gobierno en la negociación de las ayudas europeas, donde sin duda un acuerdo entre los agentes sociales, ofrece cierta estabilidad. El contenido de este acuerdo marca la vía para ir diseñando un proceso de reconstrucción económica social después del periodo de excepción que estamos viviendo.

Termino con dos reflexiones que podemos sacar de esta etapa excepcional, en el ámbito laboral, la importancia del dialogo social para hacer las reformas pendientes de forma negociada y equitativa, para introducir dinámicas diferentes a las vividas recientemente.

Y también que no todos los gobiernos son iguales, sí importa quién gobierne. Tenemos muy reciente la crisis financiera, económica y social que hemos vivido y las políticas que adoptó el gobierno del PP, generadoras de paro, de precariedad y de desigualdad social sin precedentes. Esta, se ha abordado desde un gobierno progresista, con un objetivo, que nadie quede atrás, con medidas de flexibilidad interna para preservar la salud y el empleo, generalizando los ERTEs, prohibiendo despedir por esta causa y estableciendo medidas para proteger a las personas que forman parte del eslabón más débil de la cadena de producción y en la sociedad.

Publicado en el Nº 336 de la edición impresa de Mundo Obrero julio-agosto 2020

En esta sección

No podemos olvidar los empleos indirectos de NissanEl Acuerdo Social en Defensa del Empleo debe ir acompañado por grandes acuerdos políticos e institucionales70 días de movilizaciones contra el cierre de NissanLa abogacía en defensa de los trabajadores se movilizaEuropa Press y La Razón despiden en vez de aplicar un ERTE

Del autor/a

El Acuerdo Social en Defensa del Empleo debe ir acompañado por grandes acuerdos políticos e institucionales