Una oportunidad para la España VaciadaDespoblamiento y teletrabajo El modelo de desarrollo franquista situó la industria en determinadas ciudades. La mano de obra salió de otros territorios que se fueron despoblando.

Manuel Bernardo Fernández Somoano. (*) 05/09/2020

El desarrollo económico propiciado durante la dictadura ha dado lugar a que únicamente en determinadas zonas del país se produjese un crecimiento industrial, siendo el resto de territorios los que de forma desordenada proporcionaron la mano de obra necesaria. Este fenómeno dio lugar a un éxodo poblacional que dio origen a un despoblamiento inicialmente cuantitativo y posteriormente a uno cualitativo, al no existir el adecuado crecimiento vegetativo de la población.

Últimamente se achaca a la falta de rentabilidad de la agricultura la justificación de ese éxodo y la consecuencia de su despoblamiento. Nada más alejado de la realidad pues con una ojeada a la evolución de nuestra balanza comercial agroalimentaria se puede afirmar que no es así, pues las razones de esa supuesta falta de rentabilidad son la suma de muchos despropósitos en materia agraria.

Pero volvamos al principio, a las razones del despoblamiento, que debemos situar en el marco histórico en general y político en particular. Lo señalado inicialmente, es decir, el desarrollo intencionado de ciertas ciudades en la dictadura, es una tendencia no modificada en la monarquía. El reparto entre el Estado y las autonomías da a estas últimas la competencia en ordenación del territorio y al Estado la ordenación de la economía, no habiendo aplicado políticas para el reparto territorial de la población por parte de las autonomías ni el Estado la producción, en definitiva la economía.

En este escenario nos encontramos sin que nada haya cambiado. Sin embargo, la situación sanitaria nos ha obligado a modificar ciertas formas de trabajo, el llamado teletrabajo, el cual necesita una regulación por razones obvias. Esta labor, que entiendo que le corresponde al gobierno del Estado, tiene dos vertientes:

? Una regulación del nuevo marco de relaciones laborales con la obligada participación social a través del Ministerio de Trabajo.

? Otra vertiente que concierne más a una actuación general del gobierno central, tendente a incentivar la movilidad geográfica de parte de los puestos de trabajo hacia zonas menos pobladas, a través de determinadas políticas públicas.

Hemos visto en estos últimos meses que quienes han estado teletrabajando lo han hecho desde los lugares más dispares, lo que ha sido posible por la existencia de la adecuada infraestructura en telecomunicaciones.

Parecen necesarias actuaciones que optimicen las posibilidades que ofrece esta nueva situación para empezar a establecer políticas públicas activas en la corrección del despoblamiento de ciertas zonas.

No es necesario esperar a elaborar políticas que abarquen el todo, esta ocasión ofrece una oportunidad única. No es necesario acertar sino empezar. Para ello, las comunidades autónomas tienen que decidir:

1. Comarcas en las que actuar para recibir población.

2. Límite poblacional a admitir en cada una.


3. Adecuar las infraestructuras necesarias.

4. Establecer incentivos para conseguir la esperada movilidad dentro de la comunidad autónoma.

A su vez el Estado debe establecer programas en los que se manifieste o se señale:

a. Qué comunidades autónomas se señalan como receptoras de población y cuales cómo donantes de la misma.

b. Establecer incentivos para el logro de esos objetivos, que se deben condicionar a una permanencia mínima en el tiempo.

Todos los incentivos que se establezcan, por las comunidades autónomas y el Estado, deberán ofrecer posibilidades tanto a personas como a grupos e incluso a empresas.

Lo que sí está claro es que el problema de la llamada España vaciada requiere imaginación política y valentía administrativa, para lo que se necesita un elenco de actuaciones muy variado pero por algún lado y en algún momento hay que empezar y esta oportunidad es única.

(*) Autor del libro DE LA ORDENACIÓN DEL TERRITORIO A LOS BANCOS DE TIERRAS. Propuestas para combatir el despoblamiento

En esta sección

Declaración y manifestación (27 septiembre) contra el confinamiento segregacionista e ineficaz impuesto por Isabel Díaz AyusoConfinamientos de difícil justificación en Madrid sin fortalecer la sanidad públicaTriage social para reforzar la dominaciónEl 'desalojo cautelar' como criminalización de la pobrezaLey de Memoria Democrática

Del autor/a

Despoblamiento y teletrabajo