Resumen del discurso de Luiz Inácio Lula da Silva en el Día de la Independencia NacionalLas oligarquías brasileñas han creado un monstruo que ahora no pueden controlar

Mundo Obrero Redacción 09/09/2020

Brasil vive uno de los peores períodos de su historia. Con 130.000 muertos y cuatro millones de contagiados, nos hundimos en una crisis sanitaria, social, económica y medioambiental nunca antes vista.

La abrumadora mayoría de los muertos por la pandemia son personas pobres, negras y vulnerables que el Estado ha abandonado. Padecemos un gobierno insensible, irresponsable e incompetente que no respetó las reglas de la Organización Mundial de la Salud y convirtió el coronavirus en un arma de destrucción masiva.

Los gobiernos que emergieron del golpe congelaron los recursos y erosionaron el sistema nacional de salud. Militares sin experiencia médica o sanitaria ocupan ahora el Ministerio de la Salud.

Los ingresos de los trabajadores han sufrido la peor caída de nuestra historia y el gobierno, para impedir que se defiendan de este saqueo, pretende romper la espina dorsal del movimiento sindical que resistió bajo la dictadura.

El gobierno de Bolsonaro ha cometido el mayor crimen contra su país y su pueblo: renunciar a la soberanía nacional.

Somete Brasil a Estados Unidos de manera humillante y amenaza con involucrarse en aventuras militares contra nuestros vecinos para servir a los intereses económicos y estratégicos estadounidenses. Y desmantela Petrobras para que las grandes multinacionales se apoderen de una empresa fundamental para la soberanía de Brasil.

En el aislamiento de la cuarentena he reflexionado sobre el papel que aún me cabe en la lucha de nuestro pueblo por mejores condiciones de vida.

Decidí centrarme en la reconstrucción de Brasil como una nación independiente, con instituciones democráticas y sin privilegios oligárquicos y autoritarios.

Hicimos una revolución al sacar de la pobreza a cuarenta millones de brasileños. Viendo que continuaría este proceso de ascenso social de los pobres, los que se creen dueños de Brasil, dentro y fuera, decidieron detenerlo. Ahí es donde nace el apoyo de las élites conservadoras a Bolsonaro. Ahí está la raíz de los casos armados en mi contra, de mi encarcelamiento ilegal y de la prohibición de mi candidatura. Procesos que se basaron en la colaboración criminal de las agencias estadounidenses de inteligencia.

Las oligarquías brasileñas han creado un monstruo al que ahora no pueden controlar pero al que seguirán apoyando mientras sirva a sus intereses.

Para reconstruir Brasil necesitamos un nuevo contrato social y que la economía esté al servicio de todos y no de una pequeña minoría. Más que nunca, estoy convencido de que la lucha por la igualdad social pasa por obligar a los ricos a pagar impuestos proporcionales sobre sus ingresos y fortunas.

A través de la reconstrucción, respaldada por el voto, tendremos un Brasil democrático que respete los derechos humanos, proteja el medio ambiente y defienda la soberanía nacional.

Me pongo a disposición del pueblo brasileño para construir un Estado del bienestar que defienda la igualdad de derechos y en el que la riqueza producida por el trabajo colectivo se devuelva a la población según las necesidades de cada uno.

En esta sección

Unidas Podemos demanda protección y reubicación urgente de las personas refugiadas en LesbosLa sentencia del caso jesuitas refuerza las sospechas sobre el papel de CristianiEl PCE denuncia que el supuesto informe de la ONU contra Venezuela es una nueva operación del imperialismo estadounidenseEntrevista exclusiva con el eurodiputado Manu Pineda: "El modelo de socialismo chino ha sido capaz de protagonizar la transformación económica más importante de la historia"Huelga general en Uruguay

Del autor/a

La FIM rinde homenaje el filósofo español Adolfo Sánchez VázquezUnidas Podemos demanda protección y reubicación urgente de las personas refugiadas en LesbosEl gobierno de Madrid restringe la movilidad en 37 zonas de saludLey de Memoria DemocráticaAcusado el PP de organizar operaciones policiales ilegales para eliminar pruebas de su corrupción durante el gobierno de Mariano Rajoy