La industria del petróleo miente sobre su responsabilidad en el calentamiento global como hizo la del tabaco con el cáncer de pulmón Comprando a expertos supuestamente independientes para influir sobre la opinión pública mediante la incertidumbre y la confusión

José Manuel Martín Medem 30/09/2020

La demanda en Estados Unidos contra ExxonMobil confirma que la industria del petróleo utiliza, para negar su responsabilidad en el calentamiento del planeta, las mismas trampas que la del tabaco para rechazar la evidencia sobre el origen del cáncer de pulmón.

Lo ha contado la BBC en un reportaje en el que se remonta a las navidades de 1953, cuando las empresas tabacaleras, en una reunión cumbre en el Hotel Plaza de Nueva York, decidieron combatir las evidencias científicas sobre las consecuencias cancerígenas de su negocio. Crearon el Comité de Investigación de la Industria del Tabaco para difundir opiniones que sostenían que no había pruebas de que fumar provoca cáncer de pulmón.

David Michaels, autor de El triunfo de la duda, lo denomina el manual del tabaco. Consiste en comprar la opinión de supuestos expertos independientes para sembrar la incertidumbre y la confusión entre los consumidores. La consultora Hill&Knowlton les recomendó a los empresarios del humo “luchar contra la ciencia utilizando a la propia ciencia”. Refutar la evidencia científica mediante expertos mercenarios que enredaban el debate público para impedir conclusiones contundentes contra su negocio.

El poder de la duda. “Si dudan, seguirán fumando”. Lo mismo han hecho las petroleras. Crear confusión para que se dude de la evidencia científica.

Mercenarios con apariencia de expertos independientes

En 1981, Marty Hoffer advirtió que la contaminación de los combustibles comenzaba a producir un calentamiento del planeta que iba a provocar peligrosos cambios climáticos. Trabajaba para la compañía petrolera Exxon, que se fusionaría con Mobil, y comunicó a la dirección de la empresa el resultado de sus investigaciones. Al ver que lo ocultaban, renunció y comenzó a denunciarlo. “Lo que hicieron fue inmoral: sembraron dudas cuando las pruebas demostraban lo grave que era la amenaza”. Dijo lo mismo Naomi Oreskes, profesora de Historia de la Ciencia en la Universidad de Harvard.

Kert Davies, de Greenpeace, organizó el Centro de Investigaciones Climáticas y consiguió documentos internos de Exxon que demuestran la orientación de su estrategia: enfatizar la incertidumbre con los mismos procedimientos de la industria del tabaco, financiando a instituciones afines y a mercenarios con apariencia de expertos que alimentan la confusión y las dudas en los medios de comunicación.

Bob Brulle, profesor emérito de la Universidad de Drexel, descubrió que ExxonMobil pagó siete millones de dólares, entre 2003 y 2007, a grupos de presión que negaron el calentamiento global o restaron importancia a la responsabilidad del negocio de los combustibles.

A todos estos testimonios la BBC añade el de un arrepentido. Jerry Taylor trabajó durante veinticinco años para las campañas de la industria petrolera, interviniendo con frecuencia en los debates televisados. Ahora reconoce que sus argumentos “estaban basados en una mala interpretación de la evidencia científica” y dice que “lamenta el impacto” de sus actuaciones.

En 2006 la histórica decisión de una jueza en Estados Unidos consideró culpables a las compañías tabacaleras de “tergiversar de manera fraudulenta los riesgos para la salud asociados con el tabaquismo al comercializar sus productos letales con engaños en función de sus beneficios económicos”. Ahora es muy difícil que la demanda contra ExxonMobil por “engañar al público” tenga el mismo resultado. El combustible del capitalismo parece intocable.

En esta sección

Declaración de la Unión Mundial de Ciegos (UMC) en el Día del Bastón BlancoGestión y Reforma Urgente de RTVEEl ‘juicio del siglo’ contra Julian Assange: 10 razones para salvar el futuro del periodismoEurodiputados de IU piden a la Comisión Europea más control sobre las cuentas de la Iglesia Católica en EspañaDeclaración de la Unión Mundial de Ciegos

Del autor/a

En Honduras continúan asesinando a los ecologistasLos ‘pititas’ bolivianos contra el MASCuba se prepara para la reforma monetariaLa industria del petróleo miente sobre su responsabilidad en el calentamiento global como hizo la del tabaco con el cáncer de pulmónEl avión mortal de Boeing