Una de cada tres personas en riesgo de pobreza tras la crisis económica causada por la COVID-19 será migranteCómo vemos los emigrantes el Covid en España

José Mateos Mariscal. Wuppertal (Alemania) 12/10/2020

Estar lejos de mi España ha sido una experiencia muy enriquecedora, pues he podido contrastar realidades, entender y conocer contextos antes ajenos, comparar situaciones y sentirme doblemente capaz y comprometido con el entorno y las personas que me rodean.

Mi vida como emigrante me ha permitido experimentar múltiples situaciones que posiblemente no hubiese podido vivir si no hubiese salido de España. Estas situaciones me han ayudado a entenderme más a mí mismo y ser más precavido o prudente respecto a lo que digo y hago. Lo anterior ha generado en mí un imperativo que es el de darme la tarea de entender y respetar al otro pese a sus diferencias, color o religión. Creo que, al igual que yo, muchos de los españoles que salieron del país también han tomado este imperativo para sí mismos. Por esta razón, me gusta y procuro ser optimista.

Así pienso que esta dura situación del coronavirus por la que estamos pasando los españoles ha sido y será de gran aprendizaje para todos en múltiples sentidos.

He recibido una carta de un compañero que salió de España hace tres años buscando su sueño en Alemania y ochos meses después de llegar lo consiguió. Se desahogó enviandome una carta desde Zamora, su ciudad natal, en nuestra comunidad de Castilla León, donde está compartiendo con su familia estos días. Me causó sensación y tristeza pero a la vez ganas de cambiar este momento en el que nos ha tocado vivir con el coronavirus. La comparto con todos vosotros porque confío en el dicho de que la unión hace la fuerza .Mi respuesta fue: Eliseo, contagiemos sonrisas.
“José, hoy me he dado cuenta de que esto parece Sarajevo
en época de guerra. Veo a la gente envejecida, amargada,
solo hablando de penurias y desgracias por el coronavirus.
Es la primera vez que vengo a España y veo ese espíritu de
crisis. Tengo la sensación de que a fuerza de repetírselo, de
escucharlo en voces de otros, de verlo en la televisión, al final
se lo han creído, lo viven, lo puedo palpar.
Me da pena esto. Veo todo más viejo pero no más antiguo.
Desgastados. Apagados. Con los mismos temas de conversación.
Y me pregunto si esto sucede en Alemania y tal vez soy yo quién
no lo percibe.
Se supone que la gente tendría que estar más alegre y envidio el
humor de los alemanes , no como aqui. Está esto ¡chof!
El salir de Alemania me ha afectado. Me voy a cenar y espero
despertarme con más optimismo. ELISEO”.

Una de cada tres personas en riesgo de pobreza tras la crisis económica causada por la COVID-19 será migrante, ya que el porcentaje de desempleo para el colectivo superará en diez puntos al del resto de la población en 2020, según un informe de la ONG Oxfam Intermón.

Además, la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) también destacó que uno de cada cuatro habitantes de España, el 25,3%, estaba en 2019 en riesgo de pobreza, cifra que se agravó en el caso de los menores de 16 años, ya que afecta al 30,1%.

La encuesta, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), denunció que la tasa AROPE (población en riesgo de pobreza o exclusión social) aumentó 1,3 puntos en los menores de 16 años.

El documento de Oxfam (Que lo esencial no sea invisible) reclama, entre otras medidas sociales, garantías de acceso al trabajo digno y al Ingreso Mínimo Vital para los migrantes.

Con todo lo que está cayendo, nunca se sabe quién va a ser el siguiente en sufrir las consecuencias. Sed amables los unos con los otros, tened compasión y vivid aceptándoos a vosotros mismos y a los demás.

En esta sección

Kuánta mayoría akallada a palos!!!El verdadero rostro de la emigraciónEn Honduras continúan asesinando a los ecologistasEl racismo de clase de Isabel Díaz AyusoSiempre Kambian las Karetas pero NUNKA las Karas!

Del autor/a

El verdadero rostro de la emigraciónCómo vemos los emigrantes el Covid en EspañaLa desprotección de los migrantesLos rostros de la tragediaUn homenaje a la dignidad