Entrevista Secretario General PCEEnrique Santiago: “Unidad popular contra las clases dominantes que temen perder el poder que les estamos disputando” “El compromiso del PCE es construir unidad popular, seguir desarrollando IU hacia un movimiento político y social mucho más amplio y potenciar Unidas Podemos”

Gema Delgado 06/11/2020

Desde el XX Congreso del PCE, hace tres años, ha habido muchos cambios. En esta nueva fase política, el Partido necesitaba definir su política de alianzas, máxime en un momento en el que formamos parte del gobierno de coalición. La Conferencia Política del PCE sobre unidad popular y convergencia, que iba a celebrarse en abril, tuvo que aplazarse por la pandemia, igual que muchos de los procesos preparatorios en los territorios. Así, la parte final de la Conferencia se celebró telemáticamente entre el día 2 y 5 de octubre. Participó el 90% de las 236 delegadas y delegados. El documento, aprobado por el 76,32% de los participantes, supone un impulso para seguir con la hoja de ruta de desarrollar la IU movimiento político social (MPS) y potenciar el espacio de Unidas Podemos (UP) en el marco de la construcción un nuevo instrumento político. El Secretario General del PCE, Enrique Santiago, desarrolla en esta entrevista cómo será esa política de convergencias.

MUNDO OBRERO: ¿Cómo valoras el desarrollo y resultado de esta Conferencia?
ENRIQUE SANTIAGO:
El hecho de que, a pesar de las restricciones de la pandemia y dificultades para organizar la última fase de la Conferencia de forma virtual, hayan participado el 90% de las delegadas y delegados, refleja el gran interés de la militancia. Es para felicitarnos. Por otra parte, el apoyo a las tesis ha sido de un 76%, lo que también muestra bastante cohesión en las propuestas de política de alianzas y convergencia política. Se ha hecho un intenso trabajo para mejorar el documento de la ponencia, consensuando muchas de las enmiendas recogidas en los procesos de conferencias territoriales. El Partido ha demostrado que es capaz de anteponer el trabajo político, alcanzando un importante acuerdo interno.

“La unidad popular es algo mucho más serio y ambicioso que una mera coalición electoral de partidos”



El XX Congreso ha sido el punto de partida sobre el que se ha construido el debate. Es decir, lo que ya se acordó en el XX congreso, que ya coincidía con la XI Asamblea Federal de Izquierda Unida celebrada también hace tres años. Entendimos que era necesario darle una mayor concreción en esta nueva fase política del estado de desarrollo de Unidas Podemos, que es el espacio natural de convergencia política en el que trabaja nuestro Partido.

Los resultados ratifican el compromiso del Partido Comunista de España por construir unidad popular y potenciar Unidas Podemos más allá del actual modelo de convergencia, y la necesidad de seguir desarrollando IU en la perspectiva de ir generando un movimiento político y social mucho más amplio, con más base social y más militancia.

UNIDAD POPULAR
M.O.: ¿Cómo es la política de convergencia que ha aprobado el PCE?
E.S.:
Entendemos que la unidad popular es algo mucho más serio y ambicioso que una mera coalición electoral de partidos.

Nuestro compromiso es con la construcción de un espacio unitario en el que puedan convivir diferentes partidos de izquierda con colectivos sociales, con personas a título individual y que se unan en torno a un programa elaborado lo más colectivamente posible. Y ese movimiento debe de construirse en torno a un proceso de representaciones sociales, políticas e institucionales elegidas de la forma más participativa y unitaria posible, cohesionando al máximo. Especialmente en un momento en el que todo nuestro Partido es consciente de que nos encontramos en una fase álgida de la lucha de clases, de salida de una crisis de este régimen, el conocido como régimen del 78, que ha ido escorándose cada vez más a la derecha, con la implantación de políticas cada vez más neoliberales y eliminando progresivamente derechos sociales y espacios democráticos, un retroceso permanente tanto en lo político como en lo económico y lo social. Y en este momento, para evitar que ese régimen consiga sobrevivir a través de una salida a su actual crisis que refuerce la hegemonía de los grupos más conservadores, de las clases oligárquicas, es imprescindible que construyamos un amplio MPS, desplegando una amplia política de convergencia de la izquierda que permita evitar que la salida la crisis de régimen sea conservadora y reformista.

La militancia comunista seguimos trabajando por una salida rupturista. Para ello es fundamental fortalecer, en este combate de clases, la capacidad de incidencia e intervención social y política de la izquierda, y la forma de hacerlo es a través del fortalecimiento y desarrollo de nuestra política de alianzas.

“El PCE tiene que organizar el respaldo popular a este gobierno de coalición. Si cayera, la única alternativa sería esta derecha con sectores neofalangistas y fascistas”



El desarrollo de esta política de alianzas nos va a permitir articular una amplia convergencia y construir una unidad popular que en este momento de la vida política española es determinante para conseguir aplicar el acuerdo programático que sustenta el Gobierno de coalición entre Unidas Podemos y el PSOE. Esta tarea es el objetivo inmediato y fundamental de nuestro trabajo político.

M.O.: ¿Cuál es el papel del Partido y la militancia en este proceso de construcción de unidad popular?
E.S.:
Nuestro Partido es, en estos momentos, la organización que está más empeñada en dar cohesión y fortaleza a todo el proceso de construcción de unidad popular en todo el Estado. El PCE no forma parte formalmente del espacio de UP, trabaja en él a través de IU. Implicamos a nuestros cuadros y su capacidad de organización política para ir entretejiendo estructuras, adoptando acuerdos, construyendo políticas y abordando tareas conjuntas de intervención en el conflicto social entre todas las personas, ya sean militantes, adscritos o simpatizantes, que a través de las distintas organizaciones o redes vinculadas a Unidas Podemos forman parte de ese proyecto.

Nuestro Partido está anteponiendo un espíritu unitario, desarrollando además IU para que ésta lleve la iniciativa entre las distintas organizaciones de UP a la hora de construir estructuras comunes.

Estamos todas y todos convencidos de que una de las causas por las que ha habido un retroceso electoral en las últimas elecciones autonómicas, sobre todo en Galicia, aunque algo también en Euskadi, ha sido por habernos relajado y no haberle dado la suficiente importancia a la necesidad de estructurar el espacio de UP, por no haber conseguido presentarnos como una fuerza estructurada y solvente ante los ciudadanos. No podemos dirigirnos a ellos y mostrarnos como la alternativa para gobernar instituciones y garantizar la vida digna a nuestro pueblo si no somos capaces de gestionar nuestro proyecto político de forma solvente, de fortalecerlo y de ofrecer alternativas a todos los aspectos que incumben a la vida cotidiana. Y lo hemos pagado. Ha sido el Partido quien, constatando esa coincidencia de análisis en el seno de Unidas Podemos y de Izquierda Unida, está impulsando con más convencimientos la necesidad del trabajo conjunto. El PCE está siendo reconocido como el alma de la construcción del espacio de UP, espacio que es sin duda la única alternativa real y concreta en estos momentos de nuestra historia política para construir eficazmente unidad popular y estar así en condiciones de dar la batalla a las fuerzas de la derecha con unas mínimas garantías de éxito.

“Es necesario volver a una IU movimiento político y social en un proceso de mestizaje con el resto de las fuerzas y movimientos organizados de la izquierda.”



M.O.: El PCE, a través de Izquierda Unida y Unidas Podemos forma parte del Gobierno, que cada vez está más acosado por la derecha en todas sus ramificaciones, incluida la judicial. En este contexto la Conferencia ha resuelto que PCE organice el respaldo popular al Gobierno.
E.S.:
Por primera en 80 años tenemos un gobierno en el que participa la izquierda con vocación transformadora. Si el Gobierno de coalición cayera, la derecha sería hoy la única alternativa. Y van a recurrir a todos los medios, democráticos y no democráticos, para intentarlo, como estamos viendo estos días. Incluso desde algunas instituciones del Estado. Y hablamos de una derecha con una importante hegemonía de sectores claramente neofalangistas y absolutamente fascistas que defienden políticas radicalmente neoliberales incompatibles con una vida digna para las clases trabajadoras.

Por eso el PCE tiene que organizar el respaldo popular a este Gobierno de coalición.

XII ASAMBLEA DE IZQUIERDA UNIDA

M.O.: ¿Cuál es el papel de los comunistas de cara a la Asamblea Federal de IU del próximo enero?
E.S.:
Nuestra pretensión es configurar, de forma colectiva, una serie de propuestas, en torno a las conclusiones de nuestra Conferencia, que el PCE llevará y presentará en ese proceso de discusión asamblearia.

“El PCE impulsará que IU lleve la iniciativa entre las distintas organizaciones de UP a la hora de construir estructuras comunes"



La militancia del Partido debe defender, y sobre todo explicar y proponer, las conclusiones de nuestra Conferencia en el inminente proceso asambleario de IU que abordan temas tales como los órganos de dirección, los grupos de trabajo, la elaboración colectiva, etc. Nuestro objetivo es alcanzar, como siempre ha sido la forma de trabajar de los comunistas, los más amplios consensos en torno al contenido con el resto de compañeras que conforman IU en la actualidad.

Para el Partido es fundamental que los documentos asamblearios de IU no estén en contradicción con el resultado de nuestra Conferencia Política y las propuestas programáticas que se trabajan desde las distintas secretarías del Partido.

M.O.: El Partido se ha reafirmado en la necesidad de superar la actual IU para profundizar en su rol de movimiento político y social. ¿Cómo se hará?
E.S.:
El PCE es el alma de IU, ha sido su motor durante más de 30 años y es evidente que el PCE se referencia en ese movimiento político y social que es Izquierda Unida. Desgraciadamente, en las últimas décadas IU ha ido derivando, en muchos casos por nuestra propia incapacidad para abordar el trabajo que tenemos, hacia estructuras que más bien se confunden con las de un partido político, lo que a su vez restringe la capacidad de construir hegemonía en la sociedad por no ser un espacio suficientemente amplio como para representar a toda la pluralidad de la izquierda política y social.

Por eso es necesario que volvamos a una IU más movimiento político y social, en un proceso de mestizaje con el resto de las fuerzas y movimientos organizados de la izquierda para avanzar en la ampliación de ese espacio que permita organizar a nuestro pueblo de forma que estemos en condiciones de disputar no sólo el Gobierno sino el poder real en un Estado que ha estado demasiado tiempo al servicio exclusivamente de las clases dominantes, un Estado con serias carencias democráticas en su funcionamiento en muchas de sus instituciones. Hablamos de la que más claramente identifica la falta de participación política y democrática, la Jefatura del Estado, carente de mecanismos de control ciudadano, o de la Justicia, que está cada vez más politizada y se escapa a los mecanismos de control ya de por sí laxos que establece la Constitución. La captura que la derecha ha hecho del Consejo General del Poder Judicial evidencia una situación de inconstitucionalidad por omisión que afecta al funcionamiento y control democrático del poder judicial.

Por este y por otros motivos igual de importantes, el Partido Comunista debe trabajar colectivamente en todos los contenidos que se vayan a abordar en la Asamblea Federal de IU para que avance el proceso de construcción de unidad popular en torno a Unidas Podemos.

POLITICA DE ALIANZAS

M.O.: ¿Con quién construiremos alianzas en este proceso de organización del bloque social alternativo?
E.S.:
Nuestras alianzas naturales son con los sectores populares y las clases trabajadoras, con las que tenemos que construir alianzas de clase, sectoriales y alianzas territoriales. Primero, para conseguir la puesta en marcha de unas políticas que garanticen todos los derechos fundamentales, políticos, económicos y sociales, especialmente a los sectores más vulnerables. Alianzas construidas en torno a todas las formas de organización de los conflictos sociales: movimientos sociales, sindicatos de clase, colectivos organizados que trabajan por mejorar las condiciones de vida de las clases populares y trabajadoras.

“Somos la organización que está más empeñada en dar cohesión y fortaleza a todo el proceso de construcción de unidad popular en todo el Estado"



En segundo lugar, tenemos que establecer alianzas con todas las fuerzas políticas y sociales que tienen una visión de Estado plurinacional y republicana, ya que entendemos que el Estado republicano es el único modelo que garantiza plenamente los derechos y la igualdad. Eso implica un nuevo modelo de España, una forma de entender nuestro país más acorde con la realidad de los distintos pueblos que la conforman. Todos los pueblos de España deben encontrar un marco atractivo para sentirse parte de un nuevo proyecto colectivo.

También tenemos que ser capaces de entablar alianzas con sectores económicos que están siendo agredidos, aunque no sean sectores de clases populares. Sectores que han sido afectados por las políticas neoliberales y, sobre todo, por la globalización neoliberal, que lo que hace es acabar con el empleo, degradar las condiciones de empleabilidad y que lleva a la pérdida de soberanía económica, productiva e industrial para los Estados, además de una pérdida de seguridad geoestratégica y económica. Con todos ellos tenemos que ser capaces de construir alianzas para lograr una mayoría social que nos permita garantizar todos los derechos a todas las personas.

PODER POPULAR

M.O.: El documento aprobado insiste en la prioridad de agrupar y organizar todo lo organizado y no organizado en un espacio unitario. En estos momentos en los que hay tanto interés por despolitizarlo todo, háblanos de la importancia de reactivar el poder popular como instrumento de participación en la política de Estado.
E.S.:
Es muy peculiar. Después de un proceso de años que lleva a una ruptura de un modelo de la democracia exclusivamente contemplativo de la vida política española, surge un vector claro de demanda de participación política y social de amplios sectores, acompañado de grandes movilizaciones y capacidad de intervención en conflictos que degradaban las condiciones de vida. Después de ese incremento de la movilización y participación, es muy llamativo que haya habido un reflujo en la frecuencia de las movilizaciones y en la capacidad de organización popular justo cuando por primera vez en 80 años la izquierda alternativa con vocación transformadora llegaba al gobierno del Estado. Eso es una limitación importante.

Por eso creemos que la forma de construir unidad popular no es sobre la discusión teórica o el diseño teórico de distintos posibles modelos de convergencia, sino sobre la organización conjunta y colectiva de las bases y los movimientos políticos y sociales para incidir en los conflictos que estamos padeciendo.

Y en torno a esa organización sobre conflictos concretos seremos capaces de construir propuestas, darnos una cohesión programática y fortalecer nuestras redes de trabajo y nuestra organización.

“Seguimos trabajando por una salida rupturista. Por esto es fundamental fortalecer la capacidad de intervención social y política de la izquierda a través de las políticas de alianzas"



Para ello, en el espacio UP estamos articulando constantemente campañas, que faciliten y conduzcan a las militancias de las distintas fuerzas políticas que lo componen a trabajar conjuntamente, porque si no lo hacemos así unas organizaciones viviremos de espaldas a las otras. Tenemos que ser capaces de saber optimizar nuestros recursos políticos, de militancia y de incidencia en el conflicto para poder abordar todas las facetas de nuestra vida cotidiana que se encuentran afectadas por las desigualdades provocadas por el sistema capitalista. Para corregir esas desigualdades es imprescindible ir generando unas nuevas mayorías políticas organizadas.

LA SUPERACIÓN DE IZQUIERDA UNIDA

M.O.: Seguimos escuchando que la superación de IU significa la integración de IU en Podemos
E.S.:
Es un argumento falso, que se lanza de manera retorcida desde posiciones claramente a la defensiva en un momento político en el que hay que estar a la altura en la defensa de los intereses de nuestro pueblo. Pero además es un argumento que gusta también a los defensores de la oligarquía y de las fuerzas del capital, de los que siempre han mandado en este país y que no quieren renunciar a su poder, porque creen que así nos debilitan.

A lo que más miedo le tienen es a la construcción de una fuerza poderosa en el espacio de la izquierda alternativa que arraigue bien con las fuerzas populares, que se organice de forma eficaz y que sea capaz de movilizar e intervenir en los conflictos agudizando las contradicciones del sistema. Y, por supuesto, pánico de las clases dirigentes a que una fuerza así tenga además fortaleza electoral para disputar el poder. Es el mayor miedo.

A los militantes comunistas no nos afectan tanto esas fábulas absurdas de que si Podemos va a absorber a IU o al PCE. Cualquiera que conozca a IU y al PCE sabe que la absorción no cabe, que en lo que trabajamos es en fraguar proyectos comunes. Sabemos que nuestra fortaleza es nuestra capacidad de organización y de formular propuestas políticas e ideológicas y por eso somos un Partido con cien años de existencia. Nunca hemos sido un Partido con grandes fortalezas hasta que han llegado los momentos álgidos de confrontación de clases, y en esos momentos nuestro Partido ha sacado fuerzas de donde nadie pensaba que las tenía y ha sido capaz de hegemonizar los procesos políticos, tanto de resistencia popular como de lucha por la democracia y el socialismo.

Nosotros estamos muy orgullosos de trabajar para unir. El trabajo por la unidad organizada de las clases populares es el ADN del PCE y del movimiento comunista internacional. Lo hicimos en la alianza obrera de los años treinta, que provocó que llegara la II República, lo hicimos con el Frente Popular que propició la victoria electoral de la izquierda por primera vez en la historia de nuestro país; lo hicimos con la Junta Democrática durante el franquismo; y lo hicimos después al construir Izquierda Unida.

Los apelativos a la supuesta pureza y el no dejarnos absorber por otra fuerza política que hoy se escuchan son los mismos que se oían cuando se construyó IU: que si el PCE iba a perder su razón de ser, que si había fuerzas políticas que por ser más pequeñas que el PCE no debían de formar parte del proyecto de IU, etc. Estos discursos que buscan debilitar la organización de la izquierda transformadora siempre coinciden con unos intereses de la derecha para evitar la organización de las clases que les puedan disputar el poder. Y trágicamente siempre hay actores supuestamente de izquierdas que les dan pábulo, habitualmente los mismos actores izquierdistas que no son capaces de identificarse con ni uno solo de los procesos de cambios revolucionarios que han existido en la historia de las luchas obreras. También suelen oponerse las burocracias acomodadas a realidades preexistentes, que prefieren gestionar su estatus quo en lugar de aspirar a disputar el poder real.

Cualquiera que tenga un mínimo de conciencia de clase y conocimiento de la realidad sabe que estas teorías conspirativas que buscan el enfrentamiento interno son armas del enemigo de clase. Contamos con que los medios de comunicación, en poder de grupos económicos, trabajan para sus accionistas y van a propagar todo tipo de difamaciones y campañas de desautorización de cualquier trabajo de fortalecimiento de la unidad popular.

Ahora bien, hago un llamamiento a personas que forman parte de distintas expresiones organizadas de la izquierda social, política, que puedan formar parte de IU y de otras organizaciones de UP, que no se dejen embaucar por esos cantos de sirena y apelativos a una supuesta pureza y a remarcar diferencias cuando la izquierda es plural. Nuestra fuerza radica en saber construir unidad en torno a proyectos y propuestas comunes y construir unidad en las estructuras políticas. Miren cómo la derecha y el capital, a pesar de sus muchas diferencias, son capaces de unirse para garantizar sus intereses de clases.

No hay que caer ante los llamamientos interesados para la división de la izquierda. Nuestra arma es la unidad y las clases dominantes tiemblan cuando nos levantamos unidas y unidos.

Publicado en el Nº 338 de la edición impresa de Mundo Obrero octubre 2020

En esta sección

Unidas Podemos envía un cargamento de 10.000 kilos de leña a las familias del sector VI de la Cañada Real ante la inacción del Ayuntamiento de Madrid y el Gobierno de la ComunidadEnrique Santiago denuncia la responsabilidad criminal del gobierno de la Comunidad de Madrid en la Cañada RealIU denuncia la subida abusiva e injustificable de los precios del oligopolio eléctricoIU pide un pleno de la Asamblea de Madrid sobre la campaña de vacunaciónEnrique Santiago denuncia la connivencia de algunos policías con la extrema derecha

Del autor/a

Pedro Arrojo: 'El agua es demasiado importante para dejarla en manos del libre mercado'Irene Montero: 'Vamos a institucionalizar la lucha contra las violencias machistas'Manuel Cañada: 'El botín cultural es importantísimo para los vencedores y la historia forma parte de ese botín'Mauricio Valiente: "Sin antifascismo no hay democracia"Enrique Santiago: “Unidad popular contra las clases dominantes que temen perder el poder que les estamos disputando”