Los dos partidos comunistas se funden. Nace el PCE

Francisco Erice. Sección de Historia de la FIM 08/11/2020

DOCUMENTO Nº 4
Un año después de la fundación del PC español, los terceristas que aún continuaban la batalla dentro del Partido Socialista se separaron del mismo, constituyendo el Partido Comunista Obrero Español (PCOE). Ahora, tras dos años de dura controversia, la dirección socialista había ido maniobrando para recuperar posiciones y, en el congreso de abril de 1921, la mayoría de los delegados optaron por la integración en la llamada Comunidad de Viena, pretendida “tercera vía” entre la desprestigiada Internacional Socialista y la Internacional Comunista, pero que acabaría sin tardar mucho en integrarse en la primera.

Tras esta nueva escisión, había en España dos partidos que se consideraban comunistas: uno más reducido (unos 2.000 militantes), de composición predominantemente juvenil y marcado tomo izquierdista, y otro algo más numeroso (unos 4.500 adheridos), con mayor presencia sindical y una relación más directa, ideológica y generacional, con el viejo socialismo. Como tal dualidad carecía de sentido, la Internacional Comunista planteó su fusión, frente a la tenaz resistencia de los jóvenes del P.C. español, que consideraban reformistas a los del PCOE y, agarrándose a las “21 condiciones” aprobadas por la Internacional Comunista, pedían la exclusión de algunos de sus mas conocidos dirigentes.

Sin embargo, desde 1920, la situación había ido cambiando. En 1921 la oleada revolucionaria parecía momentáneamente remitir, y la Internacional Comunista, consciente de este reflujo, empezaba a plantear la táctica del “frente único” con otras organizaciones obreras, que encajaba mejor con el perfil de los “veteranos” del PCOE que con los “jóvenes” del PC español. En todo caso, tuvo que ser Graziadei, delegado de la Internacional quien, desplazándose a España, llevara a cabo una delicada mediación entre ambos grupos, que condujo a la fusión reflejada en el documento, auténtica acta de nacimiento del Partido Comunista de España, fechada el 14 de noviembre de 1921.

El texto, firmado por Antonio Graziadei en nombre de la Internacional Comunista, Manuel Núñez de Arenas por el PCOE, y Gonzalo Sanz por el PC español, recoge el acuerdo de fusión sin entrar en discusiones ideológicas (para ello remite a lo aprobado por la Internacional Comunista en sus congresos), centrándose en cuestiones técnicas de la articulación la dirección, la prensa, etc. El tono conciliador del delegado Graziadei, perceptible en los acuerdos que se mencionan y coherente además con el giro táctico mencionado, eliminó las exigencias más radicales del PC español, aunque se reconocía con carácter transitorio la superior representación del primero de los partidos comunistas constituido frente al segundo en los órganos de dirección. Incluso, cuando alguno de los medios de prensa estaban dirigidos por miembros del PCOE (como Isidoro Acevedo), se les colocaba un “supervisor” del otro grupo. De los múltiples detalles del texto, cabe señalar, entre otros, precisamente la importancia otorgada a los periódicos como instrumentos de agitación y difusión ideológica, o la voluntad de buscar un espacio propio entre las dos fuerzas entonces dominantes en el movimiento obrero español: el socialismo y el anarquismo. También cabe señalar, entre los cargos designados, la presencia de una única mujer, la veterana sindicalista Virginia González.

La fusión se completaría en el primer congreso del PCE, en marzo de 1922, siendo elegido secretario general el histórico dirigente del PSOE Antonio García Quejido, procedente del PCOE. Las diferencias internas no desaparecieron, pero el partido iniciaba ya una trayectoria unificada que, en los primeros años, resultaría especialmente difícil.

DOCUMENTO Nº4

ACTA DE LA FUSIÓN DE LOS DOS PARTIDOS COMUNISTAS


Reunidos durante los días 7 a 14 de noviembre de 1921 en Madrid los firmantes, en representación, con plenos poderes, del C.E. de la Internacional Comunista y de los Partidos comunista español y comunista obrero respectivamente para, sometiéndose a las decisiones del Comité Ejecutivo de la Tercera Internacional, realizar la fusión de ambos partidos, acordaron constituir un solo Partido con arreglo a los siguientes principios y disposiciones:

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

Los representantes de los dos Partidos declaran ante todo que los principios teóricos y la acción práctica del nuevo Partido unificado no pueden ser sino los que la Tercera Internacional acordó en sus congresos y que la distinguen netamente tanto del reformismo como del anarquismo. Esto en todas las cuestiones y en particular en las que pueden interesar más, dada la tradición española, como por ejemplo, las referentes a la acción individual, a la participación en las luchas electorales, a la acción sindical y a los movimientos obreros, a las formas de organización, etc., etc.

LA REPRESENTACIÓN EN LOS COMITÉS

El representante de la Tercera Internacional declaró que: la cuestión de la proporción en el Comité nacional no puede considerarse por parte de ningún compañero como ofensiva para la dignidad: esta cuestión fue decidida en el 2º Congreso de la 3ª Internacional. Se fundamenta en un sentimiento empírico de orden general y tiene un carácter transitorio no pudiendo en ningún caso prolongarse después del primer congreso de cualquier partido comunista unificado. Por tanto los representantes de ambos partidos, aceptando la propuesta de los representantes de la Tercera Internacional, teniendo en cuenta los precedentes locales, especialmente la declaración de enero de 1920 en favor de la Tercera Internacional, firmada también por los compañeros del P.C.O. deciden que el Comité nacional del Partido Comunista Unificado estará compuesto de quince compañeros en la proporción de nueve por el P.C.E. y seis por el P.C.O. En los comités regionales existirá la misma proporción y en los locales se procurará una proporción análoga.

LA CUESTIÓN DE LAS EXCLUSIONES

El representante del P.C.E. sobre la cuestión de las exclusiones hace la declaración siguiente: la cuestión de las exclusiones fue planteada en general, no contra las personas en sí, sino contra su actuación política especialmente por el hecho de que en varias ocasiones parecían no haber demostrado una perfecta concepción comunista. Sin embargo, considerando que el representante de la Tercera Internacional ha declarado que el C.E. de la misma desea que la actuación de las personas que han sido combatidas debe juzgarse, políticamente, solo a partir del momento en que el P.C.O. se formó separándose del Partido socialista y considerando que las otras condiciones de la fusión aseguran a los representantes del P.C.E. con arreglo a las tesis del 2º Congreso de la 3ª Internacional la mayoría en el Comité central provisional y en los regionales y por tanto el control sobre la prensa del partido unificado, no insisten más ante los requerimientos del delegado de la Tercera Internacional y por amor a la fusión, en las peticiones de exclusión.

DECLARACIÓN SOBRE LOS CARGOS PÚBLICOS

Los delegados de ambos partidos, después de una larga discusión y teniendo en cuenta las vivas instancias del delegado de la 3ª Internacional declaran al constituirse el nuevo Partido, acerca de la actuación de sus afiliados en las Corporaciones del Estado (municipios y diputaciones) que, por haber sido nombrados para dichos cargos en distinta situación política y no haberse aún determinado las correspondientes exactas normas comunistas sólo cuando éstas hayan sido fijadas y presentado el partido en las próximas elecciones sus candidatos, se podrá observar perfectamente la política que corresponde, sin perjuicio, naturalmente de someter de continuo la actuación presente a los comités.

DISPOSICIONES

a) El Partido unificado se denominará PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA (sección española de la Internacional Comunista).

b) Con arreglo a una declaración anterior, el Comité nacional del Partido estará compuesto por quince miembros, correspondiendo nueve al P.C.E. y seis al P.C.O.E. Los cargos de secretario del interior, vicesecretario del exterior y contador corresponderán a los primeros, y los de vicesecretario del interior secretario del exterior y tesorero a los segundos.

Este comité tendrá una duración de cuatro meses, al fin del cuarto mes será renovado ya en un congreso, ya por otro procedimiento que implique la designación directa del Partido.

Por la necesidad de la continuidad del trabajo los cargos son intransferibles y las vacantes, temporales o definitivas, que pudieran producirse, no se cubrirán, pero el voto del ausente será atribuido por este a otro compañero de su fracción.

c) Al congreso o conferencia que se ha de celebrar dentro de cuatro meses se procurará asista un delegado de la Tercera Internacional.

d) Si las circunstancias lo hicieran necesario podrá solicitarse del representante de la 3ª Internacional en los países latinos la presencia de un delegado de la misma.

e) El primer acto de revisión en las filas del Partido se efectuará al mes de funcionar el primer comité designado libremente por el Partido.

f) El nuevo Partido se hace cargo del activo y pasivo de los partidos fusionados.

g) Toda la prensa del Partido estará sometida a la dirección política del Comité nacional. El órgano central del Partido estará bajo la dirección inmediata del Comité nacional, ejerciendo la dirección técnica una comisión del seno del comité, compuesta del secretario del interior necesariamente redactor-jefe, y de dos compañeros, uno de cada fracción.

El periódico central se llamará LA ANTORCHA.

Los periódicos Nueva Aurora, El Comunista Balear, Juventud Andaluza y El Soldado Rojo, conservarán de momento sus actuales directores. Aurora Roja será dirigida por el compañero Isidoro Acevedo, prestándole su colaboración como redactor jefe el compañero Julio M. Zalacaín. La Bandera Roja tendrá como director al comp. G. Redondo y como redactor jefe a Juan Pozas.

h) Considerando las tesis acordadas por el 3º Congreso de la Internacional Comunista en lo referente a las juventudes, los representantes de ambos Partidos declaran: que la fusión se debe considerar desde este momento como realizada también por los jóvenes comunistas adheridos a los dos Partidos; que el Comité nacional de las Juventudes Comunistas quedará formado por once compañeros, siete procedentes del P.C.E. y cuatro del P.C.O. que los comités regionales estarán compuesto en la misma proporción y los comités locales en la proporción más análoga posible: que todos los comités deberán proceder en las votaciones y en la distribución de cargos en forma semejante a la del Comité nacional del Partido unificado. Los delegados nombran como representantes del Comité nacional del Partido unificado en el Comité nacional de las Juventudes Comunistas con voto consultivo a dos compañeros, y recíprocamente, otros dos compañeros del comité de juventudes serán agregados en la misma forma al Comité del Partido.

En caso de duda en la aplicación directa o indirecta de alguna de las cláusulas del presente acuerdo el representante de la 3ª Internacional estima que debe aceptarse la interpretación de los delegados de los partidos que firman este acuerdo y éstos, a su vez, en caso de discrepancia someterán el asunto al delegado de la Tercera Internacional.

DESIGNACIÓN PARA LOS CARGOS

Nota: como excepción a lo dispuesto en el apartado b) acerca de que los cargos son intransferibles, se hace constar que por circunstancias especialísimas y sólo en los casos que se citan, se acuerda que en tanto los compañeros Cicharro, Ilescas y Pumarega no puedan tomar posesión de sus puestos, serán sustituidos respectivamente por los compañeros Ignacio Ojalvo, Ramón Lamoneda y Gonzalo Toural.

Comité Nacional: Secretario del Interior: Rafael Millá, vicesecretario de ídem: José Illescas: Secretario del Exterior, Exoristo Salmerón: vicesecretario del Exterior: R. Merino Gracia. Tesorero, Antonio García Quejido: Contador, Antonio Malillos: Vocales: Eduardo Ugarte, Juan Andrade, Virginia González, Emeterio Chicharro, Joaquín Ramos, José Rojas, Ángel Pumarega, Gonzalo Sanz y Manuel Núñez de Arenas. Representante en el C.E. de la Internacional Comunista, César R. González.

Madrid 14 de noviembre de 1921

Por el P.C.O. con plenos poderes,
M. Núñez de Arenas

Por el P.C.E. Con plenos poderes
Gonzalo Sanz

Por el Comité Ejecutivo de la III Internacional
con plenos poderes
Antonio Graziadei





En esta sección

El I Congreso del PCEEl PCE celebrará su centenario en 2021 bajo el lema “un futuro con Partido”La síntesis de las cosas sencillas y profundasPaquita Martín, una vida de compromiso y militanciaLos dos partidos comunistas se funden. Nace el PCE

Del autor/a

Los dos partidos comunistas se funden. Nace el PCEDe las Juventudes Socialistas al primer PCEEn el centenario del partido de 'los cien niños'Josep Fontana, pensar históricamenteEl Primero de Mayo y la identidad obrera